Miami, FL. 25 de septiembre de 2018 Actualizado: 01:22
 

El Marco Polo de Lorica en Quito

Enrique Córdoba visitó Quito, Ecuador. Lee, escucha y mira todo lo que hizo allá.
Cita con Caracol | Septiembre 11 de 2016

Por Enrique Córdoba

Mi reencuentro con Quito comenzó en la Plaza de Independencia, en un lado el Palacio de Carondelet o palacio presidencial, el arzobispado, la catedral y la alcaldía.

 

Encontré un Quito ordenado, con la construcción del metro que estará listo en el 2018, el nuevo aeropuerto en Tababela, moderno y con novedosos diseños del Trolebús, versión del Transmilenio.

 

Todo muy moderno pero al mismo tiempo, volví a encontrar las casonas de la sociedad colonial convertidas en hoteles, boutiques, pero igual de hermosas y elegantes como la Casa Gangotena, donde almorcé un día y el Patio Andaluz, donde dormí una anoche. Y ni hablar de los lugares patrimoniales: conventos, iglesias los abren para eventos.

 

Y si hablamos de comida, imaginen todo lo que probé, especialidades sin igual como la trilogía de empanadas con seis opciones de picante (manabita, salsa picante con mango, aji quiteño hecho en tiesto) el locro quiteño a base de papas y queso, acompañado de maíz tostado y aguacate. El café, ni les cuento, café Galletti, cultivado en Loja, Volcanes, amazonas y tostado en Calle Espejo, al pie del Teatro Bolivar.

 

Calle Espejo y pintura del precursor Eugenio De Santacruz y Espejo.

 

 

 

Calle Venezuela y al fondo la Virgen del Panecillo.
Calle Venezuela y al fondo la Virgen del Panecillo

 

 
Catedral metropolitana de Quito

 

Patio de la que fue casa de Juan José Flores, primer presidente de Ecuador.

 

Quito atrae desde cuando Bolivar llegó en junio de 1822 y conoció a Manuelita,  a unas cuadras de la Casa de Juan José Flores, primer presidente del Ecuador en 1830. En esta casona de Flores dormimos y desayunamos: 16 cuartos, patios, jardin, solario, histórica y bella.

 

 

 

 

Con esta obra, Guayasamin, el artista que sentía la tragedia de Latinoamérica y los conflictos del hombre, se eternizó. La Capilla del Hombre es un homenaje a todas las razas. En el edificio de al lado, desde donde se divisa Quito, su residencia, con sus pinturas, esculturas, bocetos, cartas, pensamientos, colecciones de objetos recogidos por el mundo. Y a la salida el árbol de la vida y bajo su sombra sus restos. Fue un mestizo genio, inmenso, infinito. Donó casi 200 cuadros y todo este proyecto de su Fundación al Estado. Siempre pensó en el mañana.

 

 

 

 


 

 


 

 


 

 

 


 

 

Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: