Stevie Wonder y Bryan Adams, el lado más romántico del Rock in Río Lisboa

El momento álgido de la noche llegó cuando Adams decidió sacar a una persona entre el público para que cantara a su lado "When you're gone".
EFE | Junio 3 de 2012
El Rock in Río Lisboa vivió hoy su jornada más romántica con la actuación de Stevie Wonder y Bryan Adams, en lo que fue una continua lluvia de éxitos durante la que ambos demostraron que todavía están en buena forma en el escenario.

El cuarto día del festival colocó en las tablas a dos veteranos (62 años de Stevie Wonder por los 52 años de Adams) con una larga carrera a sus espaldas, autores de algunas de las baladas más populares que se recuerdan, lo que les permite hacer conciertos como los de hoy, sin temas nuevos pero igualmente apreciados por el público.

Prueba de ello fue la mezcla de generaciones que se dio entre los asistentes a sus conciertos -más de 70.000 personas, según informó la organización-, donde se dieron cita desde adolescentes hasta personas de mediana edad, muchos de ellos incluso con sus hijos.

La noche se alargó hasta las tres de la madrugada, después de que la actuación de los dos cabezas de cartel se alargara más de dos horas cada una.

Con sus míticas gafas negras y una sonrisa deslumbrante salió el estadounidense Stevie Wonder al escenario, desde el que derrochó voz y energía además de dar un recital con el piano y la armónica.

Considerado prácticamente un mito viviente y uno de los artistas negros más importantes de la historia -de él dice Elton John que es el mejor cantante de "R&B" que nunca ha habido junto con Ray Charles-, interactuó constantemente con el público, al que instó incansable a tararear, cantar y disfrutar sus canciones.

Sus temas, una mezcla de ritmos africanos, "reggae" y "soul", dieron cabida a la trompeta, los bongos, el piano, la guitarra, la armónica y el sintetizador, entre otros instrumentos.

Ciego de nacimiento -debido a que el suyo fue un parto prematuro y acabó por recibir demasiado oxígeno en la incubadora, según ha explicado él mismo en decenas de ocasiones-, eso no le impide moverse con alguna ayuda por el escenario o incluso tocar un piano "portátil" tumbado en el suelo, como hizo hoy nada más arrancar su espectáculo.

El estadounidense volvió a brillar, tal y como ya hiciera en otro Rock in Río, el de Brasil, en 2011, en el que se coronó como uno de los artistas más destacados de todo el festival.

Temas como "The way you make me feel", "Love it", "I just called to say I love you", "Superstition" o "Overjoad" fueron sonando, prácticamente sin darse un respiro y en varias ocasiones casi entremezcladas.

La lluvia a punto estuvo de hacer aparición e incluso durante varios minutos cayeron gotas amenazadoras, pero finalmente nada evitó que Stevie Wonder cumpliera con su actuación, en la que interpeló al público para defender que es posible "cambiar el mundo y hacerlo mejor".

Antes que él, el canadiense Bryan Adams había hecho vibrar a los lisboetas al mando de sus guitarras -a veces eléctricas, a veces española- con un repertorio basado en la mayoría de sus grandes "hits", casi todos de los 80' y los 90'.

Desde "Back to you" hasta "Heaven" pasando por "Cloud number 9" o "Here I am", el artista -al que muchos señalan como el canadiense más popular en el mundo entero- apenas se dejó éxitos en el tintero.

Sus frecuentes punteos a la guitarra, varias carreras de lado a lado por el escenario, y su inconfundible voz, un punto ronca, reflejaron su lado más rockero, que intercalaba con algunas de sus más íntimas baladas.

En algunas de estas canciones más íntimas se vieron imágenes curiosas, como en "Everything I do", cuando más de una pareja logró abstraerse de la multitudinaria compañía que tenía alrededor para bailar agarrada.

El momento álgido de la noche llegó cuando Adams decidió sacar a una persona entre el público para que cantara a su lado "When you're gone".

Coincidencia o no -él propio artista nada dijo sobre que fuera premeditado y aparentó echarlo a suertes-, la elegida fue Vanessa Silva, una
cantante y actriz portuguesa conocida por haber participado en varios programas de televisión y musicales lusos y con la que formó un dueto que volvió a enganchar al público.

El escenario principal del festival, ubicado en un valle en el parque de Bela Vista, acogió así una jornada inolvidable con dos de los "grandes" a la espera del quinto y último día, cuando "The Boss", Bruce Springsteen, pondrá fin a esta edición del Rock in Río Lisboa.

Óscar Tomasi
Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: