Enrique Córdoba: La dicha de ser 'El Marco Polo de Lorica'

Enrique Córdoba, al fondo la iglesia de Lorica, Colombia.
'Todos vivimos del cuento, pero yo vivo del cuento de la cultura'.
Cita con Caracol | Marzo 21 de 2014
Gozar y vivir de ello. En sus propias palabras “Todos vivimos del cuento, pero yo vivo del cuento de la cultura”. A través de la historia de este colombiano del mundo, descubriremos al empresario, al periodista, al diplomático, al escritor. Un hispano que lleva años retratando el mundo, y cuyo puerto principal es la Miami rítmica y cambiante, que descrita por él, puede tomar otro sabor.
 
Enrique Córdoba, lleva muchos años de aventuras en la mochila, por eso sorprende que lo primero que uno sienta en su relato es la estructura de un empresario, la que le da el orden necesario para que el dinero que produce, pueda ser reinvertido en la pasión que alimenta su vida.
 
“Soy un ser humano con mucha sensibilidad hacia la gente que busca la prosperidad, hacia las causas sociales, soy un soñador pero con los pies en la tierra”, nos cuenta un Enrique siempre cercano, siempre gentil.
 
Pero lo que funge como el eje vertebral de su vida, es su esencia de periodista, “Soy un periodista con mucho espíritu investigativo, con mucho interés por el mundo, un apasionado de la historia que le encanta viajar para conocer la gente, sus lugares, su comida”.
 
Pues esa es su empresa, Cordoba Productions se dedica a promover y crear espacios de comunicación para divulgar estas aventuras por el mundo, a través de ella maneja la promoción de sus 4 libros, un programa de radio, uno de televisión, columnas en varios diarios y su blog, entre otras actividades.
 
El presidente de esta empresa, es ese mismo que salió de Lorica, ese pintoresco pueblo colombiano, a los 14 años, y que a través de cartas describiendo su aventura a la familia, comenzó a convertirse en periodista, para luego formarse como reportero de provincia.
 
“Quiero saber de la gente, el contexto de lo que le ocurre, trato de investigar la complejidad humana de las regiones, por eso me informo de donde vivo, Miami. Me informo de Colombia, mi tierra natal, de América Latina, del Mundo”.
 
Lleva 26 años de transmisión ininterrumpida de su programa radial “Cita con Caracol” donde, aunque usted no lo crea, ha seducido a la Miami ecléctica y de poca fama cultural, con un espacio dedicado a lo sublime de forma terrenal.
 
Son esos 26 últimos años, los mismos que lleva en Miami, a la que llegó luego de ser diplomático. Atraído de nuevo por el periodismo, llegó como corresponsal del periódico El Espectador, para cubrir la sonada extradición del capo colombiano Carlos Lehder.
 
“Cuando llegué se me ocurrió hacer un programa de radio, hablando de todo pero con perfil cultural, porque yo quería contar lo que había vivido como viajero, y saber de la gente que pasa por mi programa, de la literatura, el vino, la comida, y todo contado de una manera elemental, sencilla. De tal forma que cuando yo hablo de Beethoven, de Thomas Mann, cuando hablo de algún personaje de la filosofía lo cuento de una manera desprevenida, y así lo entiende el camarero, el chófer de bus, y todo el que gusta de la historia. Y me ha resultado”.
 
En esos tiempos, la presencia hispana en Miami estaba absolutamente dominada por los cubanos, “… Pensé en radio –dice Córdoba- cuando no había emisoras colombianas acá. Empezamos un proyecto con otros colombianos, creamos Radio Klaridad, y posteriormente fue Radio Caracol, que fue la emisora que luego compró el grupo Prisa y que tiene mucho éxito en la comunidad.

En esta emisora, he sido empleado y empresario, y eso me ha dado la independencia de hacer lo que me gusta, y poder salir un mes para irme a una feria literaria, cubrir eventos culturales, o estar presente en la guerra del golfo pérsico, todo esto sin estar atado a un horario. Porque a raíz de los adelantos tecnológicos, yo me comunico y mando mis entrevistas, mando mis columnas desde cualquier parte del mundo”.
 
Las facetas culturales de Enrique Córdoba, son tal vez más conocidas, pero su paso intenso por el sur de la Florida, le permite en sus interminables viajes atender a los que están atraídos para invertir en este singular espacio de Estados Unidos. Le preguntamos ¿Qué le aconsejaría a un empresario con ganas de venirse a Miami? Y no dudó en contar la anécdota de uno de sus viajes más recientes:
 
“Le diría lo que le dije al dueño del restaurant Miramar, en Marsella, el puerto más importante en el sur del Mediterráneo, que tenga mucho cuidado y estudie bien la plaza, porque en Miami el plomo flota y el corcho se hunde, Miami tiene su propia nomenclatura y su propia forma de ser, es muy directa y muy complicada”.
 
Tan diferente es la zona, que Don Enrique detecta un error clave, “Los empresarios tratan de aplicar los conocimientos y la experiencia que han tenido en otros lugares, por eso Miami es un cementerio de fortunas y un emporio de sueños, sobre todo de la gente que ha logrado tener la creatividad para sobrevivir aquí”.
 
Y es porque como nos explica el cronista, Miami, en su caso se presentó sin el proponérselo, pero forma parte de su proyecto de vida. “Para lo que he vivido acá, me estuve preparando”. Enrique Córdoba, sabe que Miami es un imán, lo constata en sus viajes, la gente le dice que le gustaría poner su negocio aquí, “Lo que ocurre es que en Miami hay que organizarse bien, ser austeros y saber aprovechar la plata, porque esto es Caribe, pero es Norteamérica”. Así sintetiza es te mundo complejo entre los hispano y lo anglosajón.
 
El viajero incansable
 
Le relataba a Jaime Bayly en días recientes, durante su programa de televisión, que estaba en su mejor momento, evidentemente porque está haciendo lo que quiere. Enrique Córdoba acaba de publicar “El Marco Polo de Lorica” un libro que partiendo de la base autobiográfica de los 117 países conocidos, sirve de invitación a recorrer el mundo, en el prólogo del mismo Armando Caicedo lo describe así: “Cuando terminé de leer sus memorias y estas deliciosas crónicas, me percaté que Córdoba Rocha es un gitano que no necesita inventarse un Macondo, porque Lorica ya existía, incluso antes del hielo. Ha fungido como embajador extraordinario y plenipotenciario de los espíritus que arroja el Río Sinú, ante gobiernos y cortes extranjeras. En el sur de la Florida es invitado de honor en los banquetes de Estado, en los bazares de caridad, en las parrandas vallenatas y hasta en los sepelios de la comunidad hispanohablante pues conoce más anécdotas sobre el finado, que la misma viuda”.
 
Antes había publicado “100 voces de América”, “El Pueblo, mi mundo y yo” y “Te espero en la frontera”.
 
De viajero a viajero, quisimos saber que es importante llevar en el alma para estos recorridos, y este trotamundos sibarita nos habló del principal equipaje: “El ánimo de conocer nuevos mundos, ir desprevenidos, sin esperar mucho”.
 
“A los amigos en Canadá -acota Don Enrique-, de la que tengo gratos recuerdos polares, de su inmensidad de país, sus recursos y gente preparada, les recomiendo, sin duda, conocer el Caribe”
 
Córdoba era el personaje que buscábamos, es el conector por excelencia, ahora tiene todo preparado para seguir sus viajes, acompañado por su musa, Maripaz, y en el tintero otro par de libros que tendrán su momento, porque nada parece afanarle.
 
2 Comentarios
Página 1 de 1
  • 1 
2 Unice mendez | hace 3 dias Es un place y un honor contar con colombianos en el exterior haciendo lo que les gusta y haciendo patria!felicitaciones y que siempre continue compartiendo toda su experiencia y conocimiento.felices festividades de fin de ano 2014 y un nuevo 2015 con las mejores y mayores satisfacciones! Responder
1 V09zuasrsa | hace 29 semanas Your instinct is spoton i think. the tiny, vralfiebie details are the tentpegs that stop the fantastical elements of your story from flapping too wildly and blowing away.i think an inverse law of size applies with research, too. the tinier and more obscure a single detail is, the more powerful it becomes, and the more it conjures a whole world into being around itself. from the red colour of the clay under a characters fingernails, you can imagine an entire landscape. you dont have to describe it all its about giving the readers the tools with which they can imagine it for themselves. Responder
  • 1 
Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: