Miami, FL. 25 de junio de 2017 Actualizado: 01:22
 

Día de Acción de Gracias, una celebración estadounidense con menú latino

Según la Federación Nacional del Pavo, más del 85 por ciento de los estadounidenses comerán en total 45 millones de pavos.
EFE | Noviembre 23 de 2016

Si hay una celebración típica y únicamente estadounidense es la del día de Acción de Gracias, aunque la mayoría de los alimentos que se consumen en esta fecha son producto de la geografía y el ingenio de las culturas prehispánicas de lo que hoy es América Latina.
 

Según la Federación Nacional del Pavo, "más del 85 % de los estadounidenses comerán en total 45 millones de pavos, en el festín de Acción de Gracias", pero pocos saben que esta ave fue domesticada en lo que hoy conocemos como territorio mexicano.
 

También el maíz y la calabaza, ambos parte esencial del menú tradicional de esta fiesta que conmemora el momento en el que indígenas y colonos europeos saldaron sus diferencias y compartieron un banquete, le deben su presencia en la mesa a los conocimientos de botánica de los habitantes de norteamérica y mesoamérica.
 

Y no es menos, pues la papa (patata), otro de los acompañantes indispensables del pavo, tiene su origen en Suramérica.
 


 

Los hallazgos arqueológicos más antiguos de huesos de pavo fueron descubiertos en 2012 por expertos de las universidades de Florida y Trent.
 

Según el líder de la investigación, Eric Thornton, los huesos datan del período preclásico, es decir de unos 300 años AC al año 100 de la era actual.
 

"El pavo mexicano es el ancestro de todos los pavos que se consumen en el mundo", afirmó la investigación publicada en la revista digital científica PLoS ONE.
 

Los especialistas consideran que le debemos agradecer su domesticación a los aztecas, y de hecho en México, Honduras y El Salvador al pavo se le llama guajolote, derivada de la palabra en náhuatl "huexolotl".
 

Aunque no hay indicios confirmados de la presencia del pavo en la primera comida de Acción de Gracias entre los colonos europeos y los indígenas de la etnia Wampanoag, se considera que sí estuvo en el menú, gracias al comercio azteca con sus vecinos del norte.
 

Los aztecas también son considerados los padres de la calabaza y del maíz, dos ingredientes esenciales para los tradicionales pan de maíz y pan de calabaza.
 

El antropólogo estadounidense Richard Stockton MacNeish, quien revolucionó los conocimientos de la agricultura indígena de las Américas durante la segunda mitad del siglo XX, descubrió restos arqueológicos de plantas de maíz en la cueva de Coaxcatlan, en México que datan de 5.000 AC.
 

En la misma época, los aztecas habrían domesticado el tipo de calabaza más popular para las celebraciones de los días de la Noche de Brujas (Halloween) y Acción de Gracias.
 

El puré de papas o patatas, otro acompañante de rigor, también es oriundo de la América prehispánica, esta vez cortesía de los Incas, quienes domesticaron el originalmente tubérculo venenoso.
 

Se ha registrado su presencia en su zona de influencia en América del Sur desde 8000 y 5000 AC.
 

Irónicamente, la mayoría de los hispanos que viven en Estados Unidos agregan otras carnes y acompañantes a sus mesas de Acción de Gracias.
 

Un estudio de la Asociación Nacional del Cerdo descubrió que para el 52 por ciento de los latinos, que más disfrutan de la celebración de Acción de Gracias (Thanksgiving) lo hacen creando platos mediante la combinación de recetas y platillos estadounidenses y de sus países.
 

Así, en las casas caribeñas el puré de papas es sustituido por el arroz, en las mexicanas el pan de maíz se convierte en tamales y muchos centroamericanos aprovechan la fecha para hacer pupusas.
 


 

Además, el pavo tiene que compartir su lugar de honor con el cerdo, por lo general en forma de pernil.
 

"La carne de cerdo es muy esencial en nuestra cultura y es impresionante ver a estas recetas cobrar vida de una forma tan vibrante en estas fiestas", manifestó José de Jesús, director de mercadeo multicultural de la organización.
 

Y por si fuera poco, hay una teoría que indica que no solo los primeros ingredientes de la primera cena de Acción de Gracias estadounidense son latinos, sino que la celebración original también fue hispana.
 

"Cuando los primeros colonos españoles llegaron el 8 de septiembre de 1565 a lo que hoy es San Agustín (Florida), lo primero que hicieron fue celebrar una misa para agradecer a Dios el haber llegado sanos y salvos", asegura el historiador Michael Gannon en su libro "The Cross in the Sand" (La cruz en la arena).
 

El experto relata que "después de la misa, el padre Francisco López, capellán de la expedición y primer misionero de San Agustín, decidió que los indígenas de la etnia Timucua fueran alimentados conjuntamente con los españoles, incluyendo al líder Don Pedro Menéndez de Avilés.
 

Esta fue la primera acción de gracias y la primera comida del Día de Acción de Gracias en Estados Unidos, sostiene. 

Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: