Cómo viajar sin un centavo en el bolsillo

Periodista alemán recorrió desde Berlín hasta la Antártida ingeniándoselas para sobrevivir
Caracol 1260 | Agosto 30 de 2013
Por El Universal / GDA

Michael Wigge se fue un día de Berlín sin un centavo y recorrió 25 mil millas hasta la Antártida pidiendo aventón, trabajando en lo que viniese e ingeniándoselas para viajar en avión, barco, automóvil y a pie de Europa a Canadá y Estados Unidos, y luego por América Latina.

La red de televisión pública PBS estadounidense está transmitiendo en mayo y junio el programa "Cómo viajar por el mundo gratis", usando videos filmados por el propio Wigge sobre sus andanzas. Aquí algunas pistas de cómo se las ingenió para hacer semejante viaje:

El viaje en sí: Wigge, un periodista alemán que cubre la industria turística y habla inglés y español, además de su idioma natal, partió de Berlín en junio del 2010 y recorrió 11 países en 150 días, llegando a la Antártida en noviembre del mismo año. Fue ayudado por más de 100 personas que le ofrecieron transporte, comida y sitios donde dormir. Planificó el viaje durante un año, consiguiendo contactos de personas que podrían asistirlo con alojamiento o trabajo, pero dependió en buena medida de la bondad de extraños.

Comida: Al principio Wigge buscó comida en los cestos de basura de supermercados, pero pronto se dio cuenta de que eso no era necesario. "Podía recibir alimentos a cambio de algún servicio. Me ofrecía a limpiar pisos y estanterías, a lavar platos en restaurantes a cambio de un buen sándwich. La mayor parte de la gente que contacté en comercios, supermercados y restaurantes me dio algo", relató.

Alojamientos y actitud de la gente: Wigge dice que descubrió que en América Latina "la gente te ayuda si golpeas su puerta y dices, "no sé dónde voy a dormir esta noche, puedo dormir aquí?". Son solidarios, tal vez porque hay mucha pobreza y saben lo que se siente. No les importaba mi historia. Pero en Estados Unidos sí se interesaban más en mi historia. Me decían, "esto está muy bueno, te vamos a ayudar a que logres tu objetivo". Eso es lo que impacta a los estadounidenses".



Trabajo: Cruzó el Atlántico trabajando en un barco de carga entre Bélgica y Canadá a cambio del pasaje. Hizo de todo, desde pintar hasta cambiar el aceite en la sala de motores. En Las Vegas participó en batallas con almohadas en la calle por un dólar y se ofreció como "sofá humano", para que la gente se sentase sobre sus espaldas. En San Francisco cobró propinas empujando a turistas pesados que tenían dificultades para transitar por calles empinadas. Llegó a reunir 300 billetes de un dólar con los que compró un pasaje en avión hasta Costa Rica. De allí se fue a dedo a Panamá, donde trabajó como mayordomo para el embajador de Alemania.

Para cruzar desde Ushuaia, la ciudad más austral del continente, en Argentina, hasta la Antártida, trabajó en un crucero de lujo como ayudante del líder de la expedición. "Limpias las botas de los turistas, los ayudas en el hielo, colocas banderas rojas en los sectores donde hay pingüinos, le pones gasolina a las lanchas".

El peor trabajo: Maletero de turistas en una expedición a Machu Picchu. "Fue un desastre. Fui el peor maletero en la historia de los Andes", expresó. Los otros maleteros estaban acostumbrados a hacerse cargo de carpas y alimentos a lo largo de 80 kilómetros durante cinco días, a transportar 15 millas de equipaje en sus espaldas y a tener el campamento listo cuando llegasen los turistas, todo esto a más de 13 mil pies de altura, pero Wigge no tenía la energía necesaria. "Me dijeron, "esto no es una diversión, no puede hacerlo, no queremos perder los clientes". Me tuve que disculpar", recordó. Al tercer día pusieron su equipaje en un caballo y le permitieron caminar al ritmo normal".

Diario en vídeo: Wigge llevó un diario filmado de su recorrido con la idea de hacer una serie de televisión. Usó una cámara Canon HDV 1080i con un buen lente y micrófono. Filmó decenas de cintas, con las que preparó segmentos de 30 minutos. Casi pierde las cintas cuando estuvo con otro alemán en Cusco, Perú. "Hubo un incendio en el departamento", indicó Wigge. Pero logró rescatar sus cosas, incluidos videos y la cámara.

Viaje de vuelta: Luego de haber cumplido su objetivo de llegar a la Antártida sin gastar un centavo, no tuvo empacho en acudir a su cuenta bancaria y comprar un pasaje de vuelta a Alemania.

Consejo: "Quiero motivar a la gente", manifestó. "Si no eres muy orgulloso y estás dispuesto a enfrascarte en una pelea con almohadas o a hacer de sofá humano, puedes con muy poco hacer algo grande. ¿Por qué no viajar y hacer un poco el ridículo?".

Para mayor información puedes visitar el portal de Wigge o leer el libro que él mismo publicó, Cómo viajar por el mundo gratis: Yo lo hice y usted también puede hacerlo.
Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: