Ayuda financiera en Florida llega a estudiantes de familias pudientes

Las escuelas han otorgado cada vez más ayuda financiera a estudiantes adinerados.
El Nuevo Herald | Abril 1 de 2014
Prácticamente todo el mundo sabe que ir a la universidad se ha vuelto más costoso pero un nuevo análisis exhaustivo revela que esos costos están aumentando más rápido para algunos – principalmente para las familias más pobres que de por sí ya enfrentan grandes dificultades para obtener educación superior.

La recopilación de datos federales estudiantiles –tanto del costo en papel como de lo que los estudiantes pagan en realidad de su bolsillo luego de tomar en cuenta subvenciones y becas– muestra que las escuelas de Florida en general siguen un patrón nacional de cambios en los costos causados por recortes a programas de subvenciones federales y disminución de los presupuestos estatales. Al mismo tiempo, las escuelas han otorgado cada vez más ayuda financiera a estudiantes adinerados.

Todo eso da como resultado lo siguiente: los estudiantes están pagando más pero aquellos que más necesitan ayuda financiera ven los costos subir en mayor medida.

"Las escuelas tienen un discurso ambivalente. Dicen que apoyan el acceso, pero en general, están dándole más y más de su ayuda [financiera] a estudiantes con ingresos más altos", dijo Stephen Burd, un analista senior de políticas en New America Foundation centro de investigaciones sin fines de lucro.

Calificó dicha práctica como "acción afirmativa para los ricos".

La base de datos de Tuition Tracker – disponible en tuitiontracker.org – fue recopilada por un equipo de la Asociación de Periodistas de Educación, el diario Dallas Morning News, y el Reporte Hechinger, una organización noticiosa sin fines de lucro que se enfoca en temas relacionados con la educación.

Va más allá de sencillamente ver el precio anunciado de la matricula, la residencia y la comida para determinar el precio neto que las familias realmente pagan en cinco diferentes niveles de ingresos.

Si bien Tuition Tracker puede servir como una simple herramienta para el consumidor al ayudar a aclarar algo de la confusión que rodea los costos universitarios, también revela un cambio mayormente desapercibido en las políticas de precios.

Los estudiantes con más dinero han sido golpeados con aumentos en la matricula, y en promedio, aún pagan más por su educación universitaria. Pero el ritmo en el cual su "precio neto" ha aumentado, ha sido más despacio en comparación con los jóvenes más pobres.

Es una tendencia impulsada por la demanda comercial. Las universidades usan las becas como incentivos de venta para atraer estudiantes, incluidos aquellos de familias adineradas que todavía pagan la factura más alta por matricula luego de ese descuento.

También es impulsada por las clasificaciones anuales en revistas – una pugna por la mejor clasificación, que definitivamente no se basa en ninguna ciencia pero que es ferozmente competitiva. Ofrecer mayor ayuda a estudiantes con promedios de calificaciones y notas en los exámenes SAT (post secundaria) más altas puede mejorar la clasificación de las universidades lo cual sirve como una importante herramienta de mercadeo y reclutamiento para las escuelas.

En muchos casos, los críticos dicen que el dinero de ayuda seria mejor utilizado para abrirles las puertas a estudiantes con ingresos más bajos.

Mientras tanto, los recortes en programas de ayuda federal como por ejemplo las Subvenciones Pell, y los recortes en muchos estados – mayormente – le han dado un golpe doble a los estudiantes más pobres que deben buscar más arduamente en sus bolsillos o adquirir deudas de prestamos más grandes para poder pagar por la universidad.

"Sólo estamos exacerbando las desigualdades económicas y las brechas en logros educativos" dijo Deborah Santiago, cofundadora y vicepresidente de Excelencia en Educación, un grupo sin fines de lucro que aboga por los estudiantes hispanos.

En la Universidad de Florida, por ejemplo, el precio neto para los estudiantes más pobres (que ganan menos de $30,000 al año) aumentó más del doble, de $3,188 en 2008-2009 a $7,061 en 2011-2012. Comparativamente, la cantidad pagada por familias que ganan más de $110,000 al año aumentó sólo un tercio. Sin embargo, en total en dólares, sí desembolsillaron mucho más por su educación – $15,349.

Durante ese período de tres años, la cantidad de dinero en subvenciones que UF otorgó directamente a estudiantes de bajos ingresos de hecho aumentó de $548 a $950. Pero la ayuda financiera disminuyó en un promedio $566 para esos estudiantes, lo cual significa que los paquetes de ayuda en general disminuyeron ligeramente – en un momento en el que los costos de matriculación eran considerablemente más altos.

"¿A nivel nacional, están las subvenciones otorgadas en base a la necesidad a la par con los costos en alza de la educación? Yo no creo que lo estén", dijo Rick Wilder, Director de Asuntos de Ayuda Financiera de UF. "Esos son temas nacionales que necesitan ser atendidos".

Wilder dijo que UF está comprometida a ayudar a los estudiantes más pobres – particularmente aquellos que sean los primeros de sus familias en asistir a la universidad. La universidad tiene un programa de becas basadas en necesidad que cubre todos los gastos no pagados por otras subvenciones lo que permite a quienes reciben la beca graduarse completamente libres de deudas. Más de 1,300 estudiantes recibieron la beca el año pasado, dijo Wilder, a un costo de cerca de $12 millones.

Sin embargo, otras cifras de UF pueden provocar que los críticos digan que las universidades están dando demasiado dinero a los adinerados. Si bien UF aumento el promedio de ayuda que le otorgó a estudiantes pobres en los años recientes, también aumentó el promedio de ayuda dedicada a los estudiantes más adinerados en casi $100 más. El promedio de ayuda de UF a estudiantes pobres aún está por encima de lo que recibe un estudiante con dinero, pero las cifras están cerca: $950 vs. $881.

No es de sorprenderse que Tuition Tracker muestre que los costos universitarios en general aumentaron dramáticamente durante la recensión – un aumento de precio parcialmente causado por fuertes recortes por parte de las legislaturas estatales en todo el país.

Por ejemplo, una encuesta anual realizado por investigadores de la Universidad Estatal de Illinois arrojó que los legisladores de Florida recortaron los fondos para educación superior en casi 25 por ciento entre 2008 y 2013.

Los legisladores de la Florida también han aumentado las calificaciones necesarias en los exámenes de admisión a la universidad para clasificar para las becas Bright Futures.

El Miami Herald reportó la semana pasada que la Oficina para los Derechos Civiles del Departamento de Educación de los Estados Unidos, ha reabierto una investigación abandonada desde hace tiempo, el programa de becas Bright Futures. La investigación se enfoca en si los criterios de elegibilidad de las becas discrimina en contra de estudiantes hispanos y afro-americanos que tienen calificaciones más bajas en sus exámenes SAT que sus contrapartes blancos.

Al postularse para ayuda financiera, aseguran algunos funcionarios universitarios, algunas familias con ingresos más altos se han beneficiado al saber cómo aprovechar el sistema.

Cuando una universidad en particular ofrece un paquete de ayuda financiera a un prospecto de estudiantes, no es necesariamente la oferta final. Las familias tienen el derecho de negociar su "precio neto".

En consecuencia, tienen la capacidad de obtener dinero adicional al enfrentar a las universidades una contra la otra y negociar por el mejor paquete.

Este fenómeno está ocurriendo aún cuando muchas universidades alegan que tienen menos capacidad de ayudar financieramente a familias de bajos ingresos. Las familias de altos ingresos también se benefician desproporcionadamente de las reducciones en sus impuestos por parte del gobierno federal por matricula educativa.

Cuando se trata de asequibilidad, las universidades comunitarias locales (community colleges) han sido tradicionalmente una de las mejores ofertas disponibles. Escuelas como Miami Dade College siguen siendo bastante más baratas que otras universidades, pero ahí también, los costos están subiendo. De acuerdo a Tuition Tracker, el precio neto para los estudiantes más pobre en MDC ha subido de $12,973 a $13,627.

El estudiante de MDC Yuri Velásquez dijo que ha notado el aumento en la matricula. Velásquez anteriormente asistió a MDC en 2005 y dijo que recuerda haber sido capaz de pagar por un semestre como estudiante a tiempo completo por cerca de $1000 o menos. Los precios de las clases prácticamente se han duplicado, dijo él.

Y Velásquez, al igual que muchos adultos que regresan a la universidad, ha descubierto que ya no califica para las Subvenciones Pell que recibía cuando era más joven. El trabajo de Velásquez como asesor de educación en el área de salud lo coloca en el segundo nivel de ingresos (entre $30,001 a $48,000 al año) pero dijo que no calificaba para ninguna ayuda con base financiera.

Por eso, Velásquez está asistiendo como estudiante a medio tiempo, por ahora.

"Lo pago de mi bolsillo, así que no puedo costear tres o cuatro clases", dijo él.

La Universidad Internacional de la Florida también dice que su "precio neto" puede confundir aunque por una razón distinta. La vicepresidenta de inscripciones de FIU Luisa Havens, dice que la escuela cometió "un error de cálculo" cuando entregó las cifras de sus costos para 2008-2009 al gobierno federal.
 
Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: