Breast Cancer Survivorship Clinic:Terapias para sobrevivientes de cáncer de seno

Tenía el cáncer en el seno izquierdo, pero la prueba genética mostró que había riesgo de contraerlo en el otro y decidí someterme a una mastectomía doble, explicó.
El Nuevo Herald | Octubre 19 de 2013
IVONNE GÓMEZ
IGOMEZ@ELNUEVOHERALD.COM

Recientemente Lilette Ruiz, nicaragüense de 44 años y sobreviviente de cáncer de seno, decidió tomar control de los síntomas consecuencia de una doble mastectomía y de un tratamiento de quimioterapia a comienzos del 2012.

Por recomendación de la enfermera de su oncólogo, asistió por primera vez a la consulta integral del nuevo programa de Sylvester Breast Cancer Survivorship Clinic, de la Universidad de Miami.

“No he logrado recuperarme de los efectos secundarios de la enfermedad y del tratamiento. Siento mucha ansiedad. Tengo dificultad para adaptarme a las situaciones, tanto en mi vida privada como en el trabajo. Y he subido de peso”, destacó, Ruiz madre de dos hijos de 17 y 10 años.

“Tenía el cáncer en el seno izquierdo, pero la prueba genética mostró que había riesgo de contraerlo en el otro y decidí someterme a una mastectomía doble”, explicó.

En su primera visita al Centro, Ruiz fue recibida en la oficina de una psiquiatra, posteriormente la vio una nutricionista y luego un especialista en ejercicio quienes estudiaron su caso.

“La cita duró dos horas y me sentí bien atendida. Los especialistas que me vieron estaban realmente informados de mi historial. Trataron mi caso de manera individual y desde el primer momento me dieron varios consejos para aprender a manejar la situación. Esta primera cita me dio esperanzas de superar las consecuencias de mi tratamiento”, destacó.

“Además, el programa de ejercicios es importante para evitar el riesgo de sufrir de un linfedema, que puede aparecer incluso 10 años después del tratamiento”, agregó acerca de esta secuela de la mastectomía. El linfedema es un tipo de edema producido por una obstrucción en los canales linfáticos. Cuando la linfa se acumula en las áreas entre las distintas células de un tejido, dentro del tejido celular subcutáneo, el brazo aumenta de tamaño ya sea de forma completa o parcial, así como la desaparición de los relieves que están por debajo de la piel.

Al igual que Ruiz, Yohandra de la Prida, de 39 años, es nueva en el programa.

“Mi tratamiento de doble mastectomía y quimioterapia y radioterapia lo terminé a finales del 2010, pero desde entonces he subido unas 18 libras y mi oncólogo me refirió al programa para controlar el peso. Además tengo diabetes”, contó De la Prida, quien se reunió con un dietista y un especialista en ejercicio.

“Desde el comienzo los especialistas me dieron varias técnicas que creo me pueden ayudar con mi problema. Mi próxima cita es en enero”, contó De la Prida, nacida en Cuba y madre de dos niños de 9 y 6 años.

El programa de la Sylvester Breast Cancer Survivorship Clinic, único en el sur de la Florida y cubierto por los seguros médicos, se inauguró en julio del 2013 y está diseñado para ser un suplemento de los chequeos de rutina con el oncólogo. De acuerdo con estadísticas manejadas por la clínica, los sobrevivientes de cáncer de seno representan el grupo más grande de sobrevivientes de cáncer en Estados Unidos.

“Sabemos, además, que un 53 por ciento de las pacientes sobrevivientes de cáncer de seno desarrollan síntomas relacionados, tanto con la enfermedad como con el tratamiento. Entre los más comunes están el cansancio, falta de concentración y pérdida de la memoria, depresión, aumento de peso, miedo a la recurrencia de la enfermedad, linfodema, dolor o limitación de movimiento en el lado afectado, aparte de problemas de sueño, síntomas de menopausia y disfunción sexual”, destacó la psiquiatra Beatriz Courrier, directora de la clínica.

El programa cuenta con especialistas en medicina convencional además de especialistas en medicina alternativa, quienes diseñan de manera individual el tratamiento de cada paciente con miras a mejorar su calidad de vida una vez que ha completado sus respectivos tratamientos contra el cáncer. También ayudan a a prevenir la recurrencia de la enfermedad.

“El sobrepeso y la depresión crónica son factores que aumentan ese riesgo”, explicó Currier.

En la clínica, por otra parte, se elabora para cada paciente el llamado Cancer Treatment Summary, que consiste en un reporte detallado de los tipos de tratamiento y las medicinas que este ha tomado en el manejo del cáncer.

“Muchos pacientes no saben con exactitud sobre los detalles de los tratamientos a los que han sido sometidos porque a veces resulta complicado y este informe les resulta de gran importancia; lo pueden llevar a todos los médicos que los tratan fuera de la clínica”, agregó.

A partir de la consulta inicial del paciente, se planean las consultas educativas y se le dan los referidos a los especialistas que deben tratar los problemas identificados, entre ellos especialistas en psiquiatría, medicina integrativa, rehabilitación de cáncer, grupos de apoyo, nutrición o ejercicio oncológico. Sumado a los tratamientos convencionales se toma también de la medicina alternativa los tratamientos de acupuntura, yoga y Tai Chi.

“Durante los tratamientos contra el cáncer, el paciente pierde la confianza y la habilidad de manejar su salud. Hay mujeres jóvenes que tienen tratamientos muy agresivos, que aparte de efectos sicológicos, afectan su peso y su sistema inmunológico. El programa incluye pasos a largo y a corto plazo para manejar las diferentes situaciones’’, explica el doctor Ashwin Mehta, internista especialista en medicina del sueño y director del departamento de medicina integrativa.

Como internista especialista en medicina del sueño y medicina integrativa, Metha se concentra en enseñar a los pacientes a manejar la salud través del ejercicio, a mejorar la calidad de sueño, así como métodos de relajación y recomendaciones de nutrición y el uso de suplementos naturales.

“Este aspecto de la medicina es muy importante después del tratamiento contra el cáncer. Se sabe que el ejercicio, la calidad de alimentación y el sueño apoyan el sistema inmunológico y por consiguiente tienen vital incidencia en la recuperación. Lo que pasa en la mente afecta el cuerpo, está demostrado en investigaciones’’, afirmó.

Los tratamientos agresivos, según Mehta, pueden, por otra parte, dejar como secuela niveles elevados de inflamación sistémica o metabólica, la cual promueve la mayoría de condiciones crónicas, como la diabetes. Es cuando se hacen necesarios los tratamientos multidisciplinarios.

La meta es que en cuestión de seis a ocho semanas se logre una mejoría del paciente.

La Sylvester Breast Cancer Survivorship Clinic está localizada en el Courtelis Center, en el primer piso del Sylvester Comprehensive Cancer Center, Room C021.

Para más información, puede llamar al 305-243-4129.

Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: