Se entrega esposo de mujer asesinada en Miami con sus hijas

Machado empezó a salir con Sierra poco después de que se separara de Padrino en febrero del 2010, según registros judiciales.
El Nuevo Herald | Noviembre 14 de 2012
Melissa Sanchez, David Ovalle y Anna Edgerton
msanchez@elnuevoherald.com

Un día después de que se hallaran los cuerpos de una joven madre con sus dos hijas en el clóset de su casa en el oeste de Miami-Dade, su esposo se entregó a las autoridades el miércoles por la tarde.

Los detectives del Departamento de Policía de Miami-Dade esperaban interrogar a Alberto Luis Sierra, de 29 años, el miércoles por la noche por las brutales muertes de su esposa, Gladys Machado, y sus hijastras, Julia y Daniela Padrino, de 8 y 4 años, respectivamente.

Sierra, quien se entregó en las oficinas de Kendall de la policía de Miami-Dade, es un ex convicto cuyos antecedentes incluyen arrestos por posesión ilegal de armas y violencia doméstica. Su pasado delictivo había generado preocupación en la familia.

De hecho, el padre biológico de los pequeños le había implorado a un juez del Condado Miami-Dade que le otorgara la custodia exclusiva de Julia, Daniela, y Michael, el pequeño de 6 años que estaba con su bisabuela cuando ocurrió el asesinato. Padrino hizo la petición en octubre del 2011 después de que Julia llegara a su escuela con señales de una mordida en un brazo. La pequeña le dijo a su maestra que Sierra -- quien se había casado con su madre tres días antes -- la había mordido.

“Yo creo que sus vidas están en peligro”, le dijo Michael Padrino, el padre biológico de los niños, en su petición escrita a mano. “Estoy rogando por la misericordia de esta corte a que me ayuden a mí y a mis hijos”.

Pero el juez Scott Bernstein negó la petición, debido a que trabajadores del Departamento de Niños y Familias (DCF) habían retornado los niños a la custodia de Machado, tras haberlos separado brevemente.

Amigos y conocidos de Machado dijeron que ésta se había separado de Sierra recientemente y dejó la casa que compartían en el 7310 NW 4th Street. La mujer se mudó con sus hijos a la casa de su abuela en Homestead.

El martes por la tarde, una vecina que vive en un efficiency detrás de la casa en NW 4th. Street descubrió los cuerpos en un clóset en la recámara principal de la casa.

Las autoridades aún no han dicho cómo o cuándo murieron Machado y sus hijas, ya que esperan los resultados de las autopsias. Fueron vistas por última vez el sábado, cuando salían para hacer compras. Machado había dejado a Michael Jr. al cuidado de su bisabuela.

“Esa es la parte que me sorprende”, dijo Teresa Lorenzana, quien ha conocido la familia de Machado por varios años. “Si el nieto estaba con su abuelita, no sé cómo pasaron tantos días y nadie se dio cuenta”.

Aparentemente, la relación entre Machado y Sierra había sido marcada por violencia y frecuentes peleas verbales desde que empezaran a salir en el 2010, según registros policiales y entrevistas con vecinos y amigos.

“Uno se daba cuenta de lo que estaba pasando”, dijo un amigo de Padrino y Machado que no quiso ser identificado.

Machado empezó a salir con Sierra poco después de que se separara de Padrino en febrero del 2010, según registros judiciales.

En octubre de ese año, Machado reportó a las autoridades que, durante una “discusión caliente”, Sierra mordió su brazo izquierdo, robó su pistola y huyó en un Ford Expedition.

“La única forma en que vas a recuperar esta pistola es si me disparas”, le dijo Sierra antes de escapar, de acuerdo con el informe del arresto.

Después, Machado alegó que había encontrado su pistola y reportó a la policía que el arma no había sido robada. También retiró una petición para una orden de restricción contra Sierra.

Dos meses después, las autoridades encontraron a Sierra con 79 gramos de éxtasis, una pistola nueve milímetros Smith & Wesson y balas. También encontraron cinco frascos de una droga de diseño conocida como “Poppers”.

Sierra les dijo a las autoridades que había robado la pistola algunos meses antes.

En junio del 2011, un juez de Miami-Dade sentenció a Sierra a un año de libertad condicional. También tuvo que tomar un curso sobre “valores”.

Dos meses después, Sierra fue arrestado otra vez, ahora por conducir un vehículo a pesar de ser considerado como un infractor habitual de tránsito.

El miércoles por la tarde, la familia de Padrino indicó no iban comentar sobre la tragedia. En su petición de octubre del 2011, Padrino dijo que pedía la custodia de sus hijos porque el DCF “consideraba que hubo abuso infantil”.

Machado dijo a las autoridades que no supo lo que ocurrió, según la petición de Padrino.

Los registros indican que Padrino recibió la custodia temporal de su hijo, pero no está claro dónde se quedaron las niñas.

Una vocera de DCF reconoció que la familia de Machado tenía un historial con su agencia, pero insistió en que los trabajadores de la agencia jamás habían separado a los niños de la custodia de su madre.

En noviembre del 2011, Sierra cayó de nuevo bajo la lupa de las autoridades cuando un grupo de detectives investigaba un robo residencial. En ese tiempo, Sierra vivía con Machado en la misma casa en el área de Flagami, donde la mujer y sus hijas fueron halladas muertas el martes por la tarde.

Cuando las autoridades realizaran una búsqueda en la casa, encontraron un rifle Rugar con cañón recortado, una escopeta de 410 y municiones.

Las autoridades acusaron a Sierra de posesión de una arma ilegal, porque es un ex convicto, y su libertad condicional fue revocada. Sierra luego se declaró culpable y fue sentenciado a 364 días en una cárcel de Miami-Dade, pero quedó en libertad el pasado 22 de junio.

Entonces, volvió a vivir con Machado.

Los vecinos dijeron que rara vez veían a los hijos de Machado, pero que la familia solía recibir visitantes que se quedaban por horas afuera de la casa, discutiendo.

“Siempre había gente afuera, peleando”, dijo un vecino, que no quiso ser identificado pero que saca a caminar a su perro todas las noches frente la casa.

La ex esposa de Sierra le dijo a El Nuevo Herald que no cree que éste sea capaz de cometer actos violentos.

“Cuando nosotros estábamos juntos, el jamás era violento”, dijo la mujer, que pidió no ser identificada.

La mujer reconoció que Sierra, quien emigró de Cuba cuando era pequeño, vendía drogas cuando estaban juntos y que lo dejó porque no encontraba trabajo. Los registros delictivos indican que Sierra ha sido arrestado en múltiples ocasiones por venta de marihuana.

Sierra no parece haber tenido un trabajo fijo, y sus conocidos dijeron que hacía reparaciones de casas o hacía trabajos de pintura cuando encontraba empleo.

A cambio, conocidos de Machado la describieron como una mujer trabajadora que pasaba poco tiempo en casa debido a sus largas horas en las oficinas de Beauty Schools of America, en el 1176 SW 67 Ave., donde se encargaba del registro de nuevos estudiantes.

“Acompañamos a la familia en el sentimiento”, dijo Jeff González, director ejecutivo de operaciones de la escuela. “Estamos muy tristes por lo que ha pasado”.

A lo largo del miércoles, empleadas y estudiantes de la escuela se reunían en la entrada del edificio para hablar sobre la tragedia.

“Es un caso bien duro”, dijo la estudiante Rosario Castillo.

Otra estudiante que rehusó identificarse dijo que sus compañeras de clase están fuertemente impactadas.

“Es suficientemente malo que hayan matado a la madre, ¿pero por qué matar a las niñas?”, se preguntó. “Ellas eran inocentes en todo esto”.

La reportera Brenda Medina colaboró con esta información.



Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: