Hallan culpable a policía de Miami de robar drogas y dinero

El fiscal federal Wifredo Ferrer afirmó que el caso de corrupción ilustraba cómo un agente de policía puede defraudar la confianza de la comunidad.
El Nuevo Herald | Enero 19 de 2013
BY JAY WEAVER
jweaver@MiamiHerald.com

El sargento Raúl Iglesias de la Policía de Miami juró en el banquillo que él no hizo nada incorrecto mientras fungía como jefe de una brigada encubierta centrada en los vendedores de drogas callejeros.

Iglesias insistió en que no robaba drogas y dinero a los narcotraficantes, no pagaba con droga a los informantes, no plantó cocaína y no mintió a agentes federales.

Pero los jurados no le creyeron, y concluyeron el viernes que Iglesias cometió todos esos delitos, excepto plantar la cocaína.

El jurado federal de 12 personas, después de todo un día de deliberaciones, halló culpable a Iglesias de ocho de nueve cargos en un tenso juicio por corrupción en que se vio enfrentado con sus propios detectives.

En el juzgado, miembros de la Orden Fraternal de la Policía se sentaron juntos a un lado de la sala para mostrar su apoyo a Iglesias, mientras que los investigadores de Asuntos Internos del departamento que colaboraron con el FBI en el caso se sentaron del otro lado.

Fuera de la sala del juzgado, el caso creó un abismo entre los partidarios de Iglesias, quienes describieron a los detectives que testificaron en su contra como “soplones”, y sus detractores, quienes opinan que el departamento necesita limpiarse de corrupción interna.

Iglesias, de 40 años, quien dirigía la Unidad de Supresión del Crimen (CSU), fue hallado culpable de dos violaciones de los derechos civiles, además de conspiración para poseer, y posesión con intención de distribuir, cocaína y crack. Fue hallado además culpable de obstrucción de justicia y de hacer declaraciones oficiales falsas. Lo exoneraron de una cuenta de conspiración contra los derechos civiles.

Iglesias, un ex marine que peleó en la Guerra de Irak, enfrenta un máximo de 20 años de cárcel cuando comparezca para ser sentenciado el 28 de marzo ante la jueza de distrito federal Cecilia Altonaga. No quedó detenido.

La investigación sobre las irregularidades de Iglesias comenzó después de que se le enviara una carta el 13 de abril del 2010 a Asuntos Internos. alegando que Iglesias había robado drogas y dinero a los traficantes dos o tres veces por semana durante un período de cuatro meses.

El fiscal federal Wifredo Ferrer afirmó que el caso de corrupción ilustraba cómo un agente de policía puede defraudar la confianza de la comunidad.

“El violó la ley plantando drogas a un particular, distribuyendo drogas, obstruyendo la justicia y haciendo declaraciones falsas”, declaró Ferrer en un comunicado. “Mi oficina, y los hombres y mujeres honestos y dedicados que trabajan en la policía, tienen cero tolerancia ante semejante corrupción”.

Tanto Iglesias como sus abogados defensores se mostraron sombríos cuando se anunciaron los veredictos de culpabilidad en la mañana del viernes, tras un juicio de dos semanas. Expresaron su incredulidad ante el resultado del juicio contra el veterano de 18 años en la policía, quien fuera relevado de sus deberes en mayo del 2010.

El abogado defensor Rick Díaz había alegado ante el jurado que el caso era el resultado de los intentos de Iglesias por controlar una brigada antidroga indisciplinada, lo cual había puesto a los detectives en contra suya.

BY JAY WEAVER

jweaver@MiamiHerald.com




El sargento Raúl Iglesias de la Policía de Miami juró en el banquillo que él no hizo nada incorrecto mientras fungía como jefe de una brigada encubierta centrada en los vendedores de drogas callejeros.

Iglesias insistió en que no robaba drogas y dinero a los narcotraficantes, no pagaba con droga a los informantes, no plantó cocaína y no mintió a agentes federales.

Pero los jurados no le creyeron, y concluyeron el viernes que Iglesias cometió todos esos delitos, excepto plantar la cocaína.

El jurado federal de 12 personas, después de todo un día de deliberaciones, halló culpable a Iglesias de ocho de nueve cargos en un tenso juicio por corrupción en que se vio enfrentado con sus propios detectives.

En el juzgado, miembros de la Orden Fraternal de la Policía se sentaron juntos a un lado de la sala para mostrar su apoyo a Iglesias, mientras que los investigadores de Asuntos Internos del departamento que colaboraron con el FBI en el caso se sentaron del otro lado.

Fuera de la sala del juzgado, el caso creó un abismo entre los partidarios de Iglesias, quienes describieron a los detectives que testificaron en su contra como “soplones”, y sus detractores, quienes opinan que el departamento necesita limpiarse de corrupción interna.

Iglesias, de 40 años, quien dirigía la Unidad de Supresión del Crimen (CSU), fue hallado culpable de dos violaciones de los derechos civiles, además de conspiración para poseer, y posesión con intención de distribuir, cocaína y crack. Fue hallado además culpable de obstrucción de justicia y de hacer declaraciones oficiales falsas. Lo exoneraron de una cuenta de conspiración contra los derechos civiles.

Iglesias, un ex marine que peleó en la Guerra de Irak, enfrenta un máximo de 20 años de cárcel cuando comparezca para ser sentenciado el 28 de marzo ante la jueza de distrito federal Cecilia Altonaga. No quedó detenido.

La investigación sobre las irregularidades de Iglesias comenzó después de que se le enviara una carta el 13 de abril del 2010 a Asuntos Internos. alegando que Iglesias había robado drogas y dinero a los traficantes dos o tres veces por semana durante un período de cuatro meses.

El fiscal federal Wifredo Ferrer afirmó que el caso de corrupción ilustraba cómo un agente de policía puede defraudar la confianza de la comunidad.

“El violó la ley plantando drogas a un particular, distribuyendo drogas, obstruyendo la justicia y haciendo declaraciones falsas”, declaró Ferrer en un comunicado. “Mi oficina, y los hombres y mujeres honestos y dedicados que trabajan en la policía, tienen cero tolerancia ante semejante corrupción”.

Tanto Iglesias como sus abogados defensores se mostraron sombríos cuando se anunciaron los veredictos de culpabilidad en la mañana del viernes, tras un juicio de dos semanas. Expresaron su incredulidad ante el resultado del juicio contra el veterano de 18 años en la policía, quien fuera relevado de sus deberes en mayo del 2010.

El abogado defensor Rick Díaz había alegado ante el jurado que el caso era el resultado de los intentos de Iglesias por controlar una brigada antidroga indisciplinada, lo cual había puesto a los detectives en contra suya.

Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: