Detenido hombre por inyectar silicona en traseros sin licencia médica

Butler le dijo que se diera baños tibios y que masajeara los nódulos y que los síntomas desaparecerían, se dice en el informe de la policía.
Caracol 1260 | Enero 24 de 2013
ALEXANDRA SELTZER
Palm Beach Post

Un hombre de 44 años residente de Pahokee está acusado de practicar cirugía plástica en un motel de West Palm Beach y haber dañado a sus “clientes” después que les inyectó silicona en los traseros.

Al parecer, Calvin E. Butler, conocido también como Tamieka Butler, alquiló una habitación en El Patio Motel en West Palm Beach, donde les inyectaba silicona en los traseros aunque no tenía licencia ni certificación médica para hacerlo.

La policía de West Palm Beach, que trabajó junto al Departamento de Salud en el caso, habló con una de las presuntas víctimas de Butler el pasado 13 de diciembre y la mujer describió cómo se quitó la ropa de la cintura para abajo y Butler le inyectó silicona en el trasero en áreas que necesitaban “rellenarse”, según un informe de la policía.

Después de limpiar cualquier resto de sangre o fluido del trasero, Butler ponía goma Krazy Glue en las incisiones, le dijo la víctima a los detectives que la interrogaron.

Esto ocurrió cuatro veces entre el 12 de septiembre y el 12 de octubre en el motel, y en cada ocasión Butler cobró $200.

Todo indica que Butler le dijo a la mujer historias diferentes sobre dónde obtuvo la silicona. Una vez le dijo que se la compró a una enfermera del Florida Medical Center; otra vez que se la compró a una mujer llamada Debra que es conocida por realizar prácticas similares en el área de Miami.

Después de la última visita de la mujer a Butler, la víctima comenzó a sentir “nódulos dolorosos” en los lugares donde fue inyectada. El dolor aumentó en el área del trasero. Fue entonces que acudió a Butler en busca de ayuda.

“Butler le dijo que se diera baños tibios y que masajeara los nódulos y que los síntomas desaparecerían”, se dice en el informe de la policía.

La mujer siguió los consejos de Butler, pero empezó a tener fiebre y a hincharse. A mediados de noviembre, los síntomas de la mujer se hicieron mayores y le salieron heridas en el trasero.

Entonces decidió ir al hospital JFK Hospital en Atlantis para recibir tratamiento y fue dada de alta tras recibir antibióticos.

Luego de terminar con los antibióticos, los dolores volvieron, de modo que la mujer fue ingresada otra vez en el mismo hospital el 29 de noviembre. En esa ocasión fue atendida por linfadenitis, que es una inflamación en los nódulos linfáticos debido a una infección bacterial. Fue dada de alta el 5 de diciembre, pero no se ha recuperado, y padece dolores y tos crónica.

Entretanto, la policía habló con otra presunta víctima —un hombre— en diciembre que también fue ingresado en el hospital después que al parecer recibió tratamientos silicona de Butler.

El 20 de diciembre detectives fueron al Palm Beach Gardens Medical Center para hablar con el hombre. Tenía llagas abiertas en el trasero y lo encontraron sumido en una posición fetal cuando los detectives llegaron a su habitación del hospital para hablar con él.

El hombre le dijo a los investigadores que había conocido a Butler hacía varios años después que éste salió de la cárcel. Comenzó a recibir inyecciones de silicona en el motel desde junio del 2012, y después una vez a la semana todos los domingos durante octubre.

Butler le cobró al hombre $100 y le dijo que era un precio con descuento porque eran amigos. Al parecer Butler le dijo al hombre que le cobraba a las desnudistas $400 por visita.

Poco después, el hombre fue ingresado en el Palm Beach Gardens Medical el 19 de noviembre debido a una infección que contrajo.

Los médicos se vieron obligados a extirpar parte del trasero de la víctima. Se examinaron las heridas y se determinó que dieron positivo para MRSA y otras infecciones bacteriales.

Enfurecido porque el hombre buscó atención médica, Butler lo visitó en el hospital durante la primera semana de diciembre.

Butler entró en la habitación usando una larga peluca, varias joyas y un abrigo de piel. No hizo más que dar vueltas en la habitación.

El hombre le preguntó a Butler qué hacía allí y Butler le respondió: “Tienes que recordar quien ca… es el que manda aquí”, según el informe de la policía.

Butler tiene amplios antecedentes penales, entre los que se encuentran cargos por vagabundeo (en el 2001), prostitución (en el 2001), manejar con una licencia de conducción suspendida (en el 2007) y manejar con una licencia de conducción suspendida y resistirse al arresto (en el 2008).

Las autoridades le piden a cualquier persona que haya recibido inyecciones de silicona por parte de Butler, que llame a Crime Stoppers al teléfono (800) 458-TIPS .

Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, Fl - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: