Demandan a policía de Miami Gardens por discriminación racial

Willie James Battle, de 69 años, ha sido detenido por los policías de Miami Gardens en la tienda 207Quickstop.
El Nuevo Herald | Noviembre 27 de 2013
JULIE K. BROWN
JBROWN@MIAMIHERALD.COM

Durante más de un año, las cámaras en 207 Quickstop en Miami Gardens rodaron todo el tiempo.

Capturaron a un agente de la policía que enfrentaba a una mujer de apariencia frágil. Metiendo su mano en la bolsa de la señora, vaciando su contenido en el pavimento, pateando los dispersos artículos antes de irse caminando.

La cámaras rodaban cuando otro policía uniformado esposó a un hombre de 69 años, revisó sus bolsillos, le ordenó que se sentara en la acera mientras lo esposaba por la espalda, algo que el anciano solo pudo lograr al tirarse hacia atrás.

Hay más metraje: un agente le quita una bolsa de plástico llena de bebidas Red Bull a un hombre, tira las latas en la acera, entonces agarra una de ellas y se la da a un hombre en un auto.

No es como si los agentes no supieran que eran filmados.

Ellos no solo lo sabían, como muestran los videos, sino que en algunos casos lo disfrutaban, burlándose del dueño de la tienda al agitar el “siniestro contrabando” de latas abiertas y vasos de cerveza directamente frente a las cámaras como si fueran trofeos.

El martes, el dueño de la tienda, junto con un grupo de sus clientes y empleados, presentaron una demanda federal de derechos civiles en que acusaron a la policía de Miami Gardens —la mayoría de ellos blancos o hispanos —de discriminación racial, revisión y decomiso ilegal, hostigamiento e intimidación de los empleados y clientes, en su mayoría afroamericanos.

La demanda ocurre cuatro días después que el Miami Herald publicó un artículo, junto con videos de las cámaras de la tienda, que detalló cómo los agentes de policía de la ciudad habían detenido y arrestado repetidamente a personas por infracciones menores. Durante años, según el dueño de la tienda Alex Saleh, los agentes han registrado y cacheado ilegalmente a sus clientes y empleados en violación de la Cuarta Enmienda, que protege a los ciudadanos de registros y confiscaciones no razonables.

PROTECCIÓN DE LOS POLICÍAS

Saleh, quien ha sido propietario de la tienda durante 17 años, instaló las cámaras en junio pasado, no para protegerse de los criminales, sino para atrapar a policías que él dice han estado abusando por años de los derechos civiles de sus clientes.

Uno de los demandantes, Earl Sampson, ha sido arrestado en 62 ocasiones por allanamiento, incluso cuando trabaja en la tienda desde octubre del 2011. Tres videos, previamente obtenidos por el Herald, muestran a agentes que vienen a la tienda y se llevan a Sampson mientras él rellena los refrigeradores y saca la basura. Un corto videoclip muestra a Saleh cuando protesta mientras los agentes se llevan a Simpson en medio de su turno.

A pesar de sus antecedentes penales de 38 páginas, Sampson, de 28 años de edad, nunca ha sido encontrado culpable de nada más grave que posesión de mariguana.

El alcalde de Miami Gardens, Oliver Gilbert, declinó comentar sobre la demanda, pero dijo que los videos, algunos de los cuales le mostró el diario, son inquietantes y decepcionantes, especialmente en una ciudad cuyos dirigentes son casi todos afro americanos.

Agregó que el veterano jefe de la policía Matthew Boyd podría irse pronto. Boyd, quien es negro, anunció anteriormente que planea irse en enero, pero probablemente sea antes, dijo Gilbert.

El administrador de la ciudad, Cameron Benson, quien fue designado en octubre, lanzó una investigación, y Gilbert, un ex fiscal y abogado de derechos civiles, dijo que cualquier agente que haya violado las leyes será disciplinado, e incluso podría ser despedido.

“No puedo ser que el alcalde de una ciudad que es 80 por ciento negra y tiene agentes que hostigan a los negros no haga nada”, dijo Gilbert. “No te pueden arrestar por solo ir a la tienda”.

Durante años, la ciudad ha luchado contra el crimen violento. Los asesinatos se han duplicado desde que la ciudad se incorporó hace 10 años. La tercera mayor ciudad en Miami-Dade, Miami Gardens también tiene el tercer mayor porcentaje de afroamericanos de cualquier ciudad en el país.

Gilbert dijo que no hay dudas de que la investigación examinará si los agentes han violado los derechos civiles básicos de algunos de sus ciudadanos más pobres.

Pero lo que es simplemente tan problemático para Gilbert es la forma en que los agentes respondieron después que el cliente se quejó de sus acciones. En los meses después que presentó la queja, la enorme casa rodante del departamento ha estado estacionada con regularidad fuera de la tienda. Y justo la semana pasada, el mismo día en que se hizo pública la historia, el sargento Martín Santiago caminó hasta la cámara de la tienda de Saleh, sostuvo en alto un vaso de cerveza y lo vació en el piso.

El Herald compartió el lunes los videos con Gilbert.

“Parece”, dijo Gilbert, “que los agentes se mostraban arrogantes debido a su autoridad y eso es inaceptable”.

Willie Battle vive sólo en una pequeña casa en Place 33 del Northwest en Miami Gardens.

Ahora casi de 70 años, está discapacitado y camina con un bastón, al lesionarse hace una década su espalda en una caída durante una construcción. Se ha sometido a varias operaciones, y las cicatrices lo prueban.

Comienza todos los días con una lenta, pero constante caminata hacia la pequeña tienda al doblar la esquina, la 207 Quickstop.

En enero, Battle fue detenido por la policía de Miami Gardens a eso de las 6:30 p.m. por tener un recipiente abierto de cerveza frente a la tienda. La notificación se desestimó posteriormente, pero el episodio, capturado en la cámara de video de la tienda, permanece con él.

En ese día, el agente William Dunaske se acercó a Battle, lo interrogó, le quitó su cerveza, entonces le ordenó que vaciara sus bolsillos. Pero Battle es lento y Dunaske, aparentemente para acelerar las cosas, le pidió que pusiera sus manos detrás de su espalda, para poderlo esposar.

Dunaske procedió entonces a poner sus manos en los bolsillos de Battle, sacando tiras de papel y tirándolas a los pies del hombre. Lo llevó hacia un auto patrulla y le dijo a Battle que se sentara en el pavimento, algo que el esposado Battle solo pudo lograr al dejarse caer sobre su lesionada espalda.

“Tengo casi 70 años, no me puedo sentar así en el piso”, manifestó Battle. “Les dije que me dejaran sentarme en la parte de atrás del auto de la policía, pero me dijeron que tenía que sentarme en el pavimento”.

Saleh presentó el año pasado una queja con la policía de Miami Gardens, la fiscal estatal Katherine Fernández Rundle y el FBI. El expediente del caso de la fiscal estatal no se ha dado todavía a conocer, pero documentos obtenidos por el Herald muestran que su oficina, que tiene copias de los videos, declinó investigar. Miami Gardens también cerró el caso en junio, al alegar que Saleh no cooperaba, un cargo que niega su abogado.

ACTIVIDAD POLICIAL

El alcalde, que vive en el vecindario, dijo que la policía ha estado tratando, durante años, de limpiar la zona de Quickstop, que está llena de delitos relacionados con las drogas y la actividad de pandillas. Un hombre fue baleado y muerto hace unos pocos meses en el estacionamiento, y los residentes se han quejado sobre la turbia clientela de la tienda, dijo el alcalde.

Pero Saleh también ha estado consciente de las preocupaciones del vecindario. En el 2008, los registros muestran que firmó el programa anticrimen del departamento de la policía, que designó a su tienda como una “Zona de Cero Tolerancia”.

El programa, que se ha usado con éxito en otras partes del país, parece bueno en la superficie. Le da a los agentes de la policía amplios poderes para parar y arrestar a personas en una propiedad privada por incluso el menor de los delitos, con la idea de enviar un mensaje a los criminales de que la policía – y los dueños de negocios – no tolerarán a malhechores.

“Pero entonces comenzaron a acusar de allanamiento a personas que eran mis clientes, a personas que tenían mi permiso para estar aquí”, dijo Saleh. El trató sin éxito de razonar con los agentes, pero mientras más se quejaba, más agresivos de ponían, dijo.

A comienzos del 2013, Saleh le dijo a los agentes que venían a la tienda que no quería que hicieran más arrestos por allanamiento. Pero eso no detuvo a la policía, que continuó parando y registrando a montones de sus clientes.

Toree Daniels ha sido parada y registrada tantas veces por la policía de Miami Gardens que casi conoce a los agentes por su nombre de pila.

Así que cuando el agente Michael J. Malone se le acercó el 31 de julio del 2012 en el 207 Quickstop, ella dijo que no se puso nerviosa cuando “él tomó su cartera, comenzó a revisarla, tiró su contenido a la acera y se fue”. Un cliente que pasaba se detuvo a ayudarla a recoger sus pertenencias.

Lo mismo ocurrió con Omar Dean, quien fue detenido durante el mismo mes por Malone. El video muestra a Malone que agarra la bolsa de compras de Dean y entonces tira un grupo de latas no abiertas de Red Bull en el piso.

Tanto Daniels como Dean tienen largas historias criminales por delitos graves relacionados con las drogas y agresión, pero Saleh dijo que ninguno le ha causado problemas, ni son una amenaza para la sociedad.

Desde entonces, Malone dejó la fuerza. Stephan López, el abogado que representa a Saleh y los otros demandantes, dijo que Malone nunca fue encausado o disciplinado por sus acciones y por lo tanto, retiene su certificado de policía. López alega que tomar la propiedad de Dean y lanzarla en la acera es equivalente a un robo.

Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, Fl - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: