Eric Holder, un actor clave ante las tensiones raciales en EE.UU.

La decisión del presidente de EE.UU., Barack Obama, de enviar a Eric Holder a Ferguson (Misuri) destaca el papel clave del titular de Justicia ante las tensiones raciales, un área que resulta espinosa para el mandatario y en la que el primer fiscal general negro del país quiere forjar su legado.
Agencia EFE | Agosto 19 de 2014

Lucía Leal

Washington, 19 ago (EFE).- La decisión del presidente de EE.UU., Barack Obama, de enviar a Eric Holder a Ferguson (Misuri) destaca el papel clave del titular de Justicia ante las tensiones raciales, un área que resulta espinosa para el mandatario y en la que el primer fiscal general negro del país quiere forjar su legado.

Cuando Holder llegue mañana a Ferguson para reunirse con los investigadores locales y con líderes de una comunidad revolucionada por el asesinato del joven negro Michael Brown, muchos seguirán con atención el tono de un funcionario que, a menudo, ha estado dispuesto a hablar sobre la raza de una forma en que Obama no puede.

"Enviar a Holder es significativo no sólo porque lidera el Departamento de Justicia, sino también porque él es, con diferencia, el miembro del gabinete (de Obama) más dispuesto a hablar de forma crítica sobre el tema de la raza", dijo a Efe Mark Anthony Neal, profesor de estudios afroamericanos en la Universidad Duke.

Holder, el primer afroamericano en llegar a secretario de Justicia en EE.UU., no ha dudado en hablar en términos combativos sobre las tensiones raciales en el país, a pesar del temor en la Casa Blanca de que cualquier declaración vehemente sobre raza desde el gabinete de Obama pueda ahondar la polarización en el país.

En 2009, el recién llegado fiscal general irritó a la Casa Blanca al no informar del contenido de un discurso que planeaba dar con motivo del mes de la historia negra, y que resultó ser más apasionado de lo que habría querido el círculo cercano a Obama.

"Este país se considera así mismo orgullosamente como una mezcla de etnias, pero en temas de raza siempre hemos sido y seguimos siendo, en demasiados sentidos, básicamente una nación de cobardes", sentenció Holder en el discurso, que de inmediato provocó acusaciones de provocación racial al Gobierno de Obama.

La reprimenda de la Casa Blanca no hizo cambiar de tono a Holder, que en otro discurso el pasado mayo denunció un racismo latente en algunas políticas que aún "impide la igualdad de oportunidades" y provoca que "las sentencias a afroamericanos sean casi un 20 % más largas que las impuestas a los blancos por los mismos crímenes".

"Él es un hombre de raza", afirmó Charles Ogletree, un buen amigo de Holder que también conoce de cerca a Obama, en un perfil sobre el fiscal general publicado el mes pasado por la revista Politico.

"(Holder) ha ido más allá y ha profundizado más en asuntos de raza de lo que le gustaría a la Casa Blanca, pero sé que tiene el respaldo del presidente. Está claro que (Obama y Holder) creen en las mismas cosas", aseguró Ogletree.

Según Politico, el propio Holder aseguró recientemente a otro amigo suyo que siente que parte de su trabajo es "hablar sobre cosas de las que el presidente no puede hablar tan fácilmente" debido a las limitaciones políticas que entraña su cargo.

De acuerdo con Jeffrey Toobin, un experto legal que ha seguido de cerca la carrera de Holder, el fiscal general ha decidido que quiere "un legado en materia de derechos civiles".

"Holder ha sido más directo en temas de raza porque puede hacerlo. No es el presidente y no tiene votantes a los que rendir cuentas, lo que le da más libertad", indicó a Efe Andra Gillespie, una experta en raza y política de la Universidad Emory (Georgia).

En el caso de Ferguson, un suburbio predominantemente negro exasperado con un departamento de policía mayoritariamente blanco, la visita del primer fiscal general afroamericano del país puede no ser suficiente para "reducir las tensiones", señaló a Efe Steven Taylor, profesor de Gobierno de la American University.

No obstante, Neal recuerda que "históricamente, los líderes federales, estatales y municipales han buscado la ayuda de afroamericanos moderados para suavizar situaciones intensas, como la que hay en Ferguson".

Para Gillespie, el hecho de que Holder viaje a Ferguson en lugar del propio Obama, como reclaman muchos activistas, es ante todo una nueva muestra del enfoque precavido con el que la Administración está afrontando los disturbios en Misuri y la muerte de Brown.

"El presidente no puede dar la impresión de mostrar apoyo a los manifestantes violentos. Si él fuera a Ferguson, la gente podría sacar conclusiones equivocadas. En cambio, que Holder vaya a liderar una investigación da un mensaje más imparcial sobre la voluntad de la Administración de encontrar la verdad", resumió Gillespie. EFE

Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: