Por qué protesta Brasil

El denominador común es el descontento con los gobernantes y la clase política brasileña en general
Caracol 1260 | Junio 23 de 2013
BBC Mundo

Diogo Cunha fue parte del millón de brasileños que salieron a las calles el jueves a mostrar que las protestas que sacuden su país aún crecen, pese a los intentos de las autoridades de calmarlas con bajas de tarifas de transporte y otros gestos.

“La tarifa de ómnibus no es el único motivo de la manifestación: el país está cansado de la corrupción, de los privilegios de los políticos, del desorden en la educación y la salud”, dijo Cunha mientras asistía a una marcha masiva en Río de Janeiro, una de las más de 100 ciudades de Brasil donde hubo protestas.

“Básicamente tenemos que cambiar un país entero, no solo el boleto de ómnibus”, añadió este técnico electrónico de 32 años.

El aumento de las manifestaciones en número de gente y ciudades, varias con escenas de violencia que incluyeron un muerto, llevó a la presidenta Dilma Rousseff a cancelar un viaje a Japón y convocar una reunión de emergencia de su gabinete.

Dos preguntas persisten: ¿por qué aumenta la revuelta popular en un país que era presentado como modelo de progreso económico y social? ¿Y qué puede hacerse para apaciguar la situación?

Y todo indica que ninguna de las dos interrogantes tiene respuesta simple para las autoridades brasileñas.

“Más difícil”

Las rebajas de las tarifas de transporte colectivo anunciadas esta semana en Río, Sao Paulo y otras ciudades del país donde acababan de aumentar era el reclamo más visible de las protestas callejeras cuando arrancaban hace dos semanas.

Pero la gama de demandas que se incorporaron con los días y se escucharon en las calles el jueves es amplia y los propios manifestantes admiten que su resolución será más ardua que en el caso de la tarifa de transporte.

“Con seguridad va a ser más difícil”, comentó Daniela Peixoto Tavares, una abogada de 38 años que manifestó en Rio con un cartel “contra la impunidad”. “Sacar corruptos del poder es muy difícil”, agregó.

De hecho, si hay un denominador común en las protestas es el descontento con los gobernantes y la clase política brasileña en general, mayormente expresado de forma pacífica pero a veces también con ira.

Las manifestaciones se han dirigido hacia símbolos de poder.

En la capital Brasilia, un grupo de personas intentó invadir el ministerio de Relaciones Exteriores y lanzaron objetos contra sus ventanales. La policía respondió con balas de goma y gases lacrimógenos; hay reportes de al menos 30 heridos.

En Río la protesta de 300 mil personas tenía el objetivo de llegar a la sede de la Alcaldía, pero la policía lo impidió tirando gases lacrimógenos y balas de goma. Los incidentes se extendieron por el centro de la ciudad y dejaron más de 60 heridos.

Los manifestantes tuvieron también consignas contra el Mundial de Fútbol 2014 en Brasil, que ven como un despilfarro de recursos públicos en estadios y obras asociadas en un país con problemas grandes de educación y salud.

Varios carteles publicitarios relacionados a ese evento deportivo fueron destrozados con furia por los manifestantes a lo largo de una avenida céntrica.

Llegó el “divorcio”

Paulo Henrique Martins, un brasileño que preside la Asociación Latinoamericana de Sociología, dijo que en estas protestas “es importante señalar el divorcio entre los partidos políticos y movimientos sociales”.

A su juicio, eso apunta a la importancia de una reforma política que será una bandera importante para las elecciones del año que viene.

“Los principales mentores (de las protestas) son estudiantes universitarios o jóvenes profesores que vienen debatiendo en las aulas (…) el problema del deterioro de la gobernabilidad en Brasil”, indicó Martins a BBC Mundo.

Los especialistas advierten que resulta difícil predecir cómo seguirá este movimiento, que tuvo un muerto en Ribeirão Preto atropellado por un auto cuando participaba de una manifestación, lo que podría agudizar las tensiones.

Pero estaq semana también pudo comprobarse que la ola de protestas que comenzó en las grandes ciudades del país ya alcanza a otras menores.

La falta de un liderazgo claro y de una estructura orgánica del movimiento vuelve aún más difícil cualquier negociación para los políticos.

En la manifestación de Río hubo carteles y gritos contra Rousseff, pese a que el martes saludó las protestas como positivas para la democracia.

El alto índice de aprobación del gobierno de Rousseff ha caído ocho puntos entre marzo y junio, según dos encuestas recientes (que no incluyen el efecto de las protestas), un fenómeno atribuido a la insatisfacción de los brasileños con el alza del costo de vida y el deterioro de la situación económica.

Pero el blanco principal de las críticas de los cariocas fueron el alcalde y el gobernador estatal de Río, pese al anuncio que habían hecho el miércoles de rebajas del precio del transporte público, lo mismo que en Sao Paulo.

Adriana Benedict, una profesora universitaria de 58 años y con la cara pintada en amarillo y verde para la manifestación en Río, también dijo que hay motivos para seguir con las protestas después de la baja de la tarifa de ómnibus.
Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, Fl - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: