Maduro juega con fuego en Venezuela

La intervención de las tiendas condujo a que miles de venezolanos se aglutinaran en distintas tiendas de electrodomésticos para aprovechar las rebajas de precios ordenadas por el régimen.
El Nuevo Herald | Noviembre 12 de 2013
adelgado@elnuevoherald.com
Antonio Maria Delgado el Nuevo Herald

El régimen de Nicolás Maduro parece haber estado jugando con fuego al estimular al populacho a que vaciara los anaqueles de una tienda que vendía productos electrodomésticos a altos precios, con un discurso mucho más incendiario de lo usual que el lunes mantenía vigente el espectro de los saqueos a lo largo del país.

Cientos de comercios cerraron sus puertas a en distintos puntos de la nación petrolera bajo el temor de ser saqueados, al tiempo que se registraron incidentes de ese tipo en Valencia, Puerto La Cruz, Los Teques, Ciudad Ojeda y Upata.

“Los eventos de los últimos días son expresiones de un escenario de descomposición social y de incertidumbre que está siendo estimulado por el discurso desesperado de Maduro”, comentó el asesor político venezolano Rafael Revilla en Miami.

Es un discurso desesperado porque si bien puede en teoría ser usado para generar réditos políticos, al mismo tiempo podría terminar siendo una jugada muy peligrosa bajo la actual crisis político-social del país, dijo.

“El discurso de Maduro es un arma de doble filo. Si la intención era que podía servir a los propósitos políticos electorales [frente a los comicios municipales de diciembre] o como factor intimidante contra algunos sectores empresariales, allí se estaría jugando con fuego porque podría ser utilizado como justificación para salir a saquear, y luego el gobierno, al haber propiciado este tipo de cosas con su propio discurso, estaría en una situación muy difícil para salir a reprimir estas acciones policial o militarmente”, explicó.

Los eventos se produjeron poco después de que Maduro ordenara la ocupación de la cadena de tiendas de electrodomésticos Daka, acusándola de elevar injustamente los precios de sus artículos.

“He ordenado la ocupación de esa red de tiendas y sacar los productos a la venta del pueblo a precio justo, que no quede nada en los anaqueles, que no quede nada en los almacenes”, dijo Maduro.

Pero lo que debió haber sido una operación custodiada por la Guardia Nacional para vender los productos intervenidos a “precios justos”, terminó propiciando en la noche el saqueo de la tienda, luego de que los consumidores, que tenían largas horas esperando para ingresar al local, terminaran rompiendo las vitrinas y se llevaran los artículos sin pagarlos.

El lunes, los saqueadores ni siquiera esperaron que las tiendas fuesen intervenidas por las autoridades.

Agentes de la policía tuvieron que actuar para controlar los saqueos registrados en el centro comercial El Tambor en las afueras de Los Teques, luego que una muchedumbre comenzara a sustraer mercancía de la tienda General Import y de otros negocios de comerciantes chinos y árabes distribuidos en la calle Miquilén.

Algo similar ocurrió a 350 kilómetros de distancia, en Puerto La Cruz, luego que decenas de personas trataran de forzar la entrada a una serie de locales que habían cerrado sus puertas por temores a saqueos, bajo la mirada de cientos de personas que también esperaban la oportunidad de ingresar.

Conatos parecidos fueron reportados por los medios locales en Valencia, y las más pequeñas Ciudad Ojeda y Upata.

Maduro ordenó las intervenciones de las tiendas en un intento por obligar a los comerciantes a vender su mercancía importada al tipo de cambio oficial de 6.30 bolívares por dólar, en vez de la cotización del tipo de cambio paralelo, que el lunes cerró en cerca de los 60.78 bolívares.

Pero es justamente en el mercado paralelo donde mucho de los comerciantes alegan que adquirieron los dólares para importar la mercancía, ya que las autoridades sólo otorgan divisas al tipo de cambio preferencial a un grupo muy selecto de empresarios, la mayoría de ellos con estrechos vínculos con el chavismo.

La intervención de las tiendas condujo a que miles de venezolanos se aglutinaran en distintas tiendas de electrodomésticos para aprovechar las rebajas de precios ordenadas por el régimen.

A las puertas de una tienda del este de Caracas, Ana García, una joven gerente comercial, estuvo haciendo fila por más de dos horas para entrar en grupo al establecimiento, custodiado permanentemente por dos policías.

“La medida de Maduro es buena para nosotros, pero supongo que mala para el empresario. Si de verdad los propietarios de las tiendas importan sus productos a dólar oficial y lo venden calculándolos al negro, se están burlando del pueblo”, comentó García en declaraciones recogidas por la agencia de noticias AFP.

Pero los saqueos parecían haber generado preocupación entre el oficialismo el fin de semana, llevando a Maduro a pedir cordura, insistir en la necesidad de mantener la paz entre los venezolanos.

Para Rafael Poleo, dueño del diario El Nuevo País y la revista Zeta, el giro emprendido por Maduro -desde un discurso sumamente hostil el viernes hasta otro más conciliador el domingo- denota que el gobernante se dio cuenta de que la gestación de un ambiente anárquico agudizado por los saqueos es una fórmula de alto riesgo para su régimen frente a la pronunciada pérdida de su popularidad.

Los saqueos se dan en el marco de un grave deterioro económico, con una tasa de inflación que podría cerrar este año en cerca del 60 por ciento y agudos problemas de desabastecimiento, que están generando una situación de descontento.

“Este súbito cambio de estrategia acordado en Consejo de Ministros tiene una sola explicación, el de que la estrategia de intimidación no funciona y los gobernantes temen que las cabezas a caer no serán las de sus adversarios sino las suyas propias”, comentó Poleo en un editorial.

“Pasa que los venezolanos han evolucionado mucho más allá de lo calculado por los despectivos analistas cubanos que pautan la estrategia del régimen. […] Saben que nos ha arruinado un manejo incapaz y deshonesto de la economía, inspirado no por el interés nacional venezolano sino por la conveniencia de los hermanos Castro, quienes pautan la conducta del actual gobierno venezolano”, sostuvo.

Este artículo fue complementado con los servicios cablegráficos de El Nuevo Herald.


Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: