Maduro consolida su presidencia tras los pasos de Chávez

Su actual situación es una suma de aciertos propios y errores de sus contrarios.
El Pais | Diciembre 30 de 2013
Es cierto: no tiene el carisma de su padre político Hugo Chávez y quizá tampoco concita en torno a sí la unanimidad de todo el chavismo. Pero nadie podrá negarle al presidente de Venezuela Nicolás Maduro que culmina 2013 mucho más fortalecido en lo político que como estaba a comienzos de año. Hoy tiene la fuerza para convocar a un diálogo condicionado con la oposición. La base de ese posible entendimiento será el programa de gobierno, llamado Plan de la Patria, escrito por el líder bolivariano en 2012, y que, según sus críticos, contradice a la Constitución.

Su actual situación es una suma de aciertos propios y errores de sus contrarios. Hoy, tras nueve meses en el poder, se permite no ya imitar sino hacer de Hugo Chávez. El diálogo implica la aceptación de un modelo que reduce la propiedad privada como motor de la economía mediante el desarrollo de empresas comunales de propiedad social, y avala la creación de las comunas, un ente de gobierno local controlado por el poder central, que resta competencias a las alcaldías y gobernaciones. Valga este otro ejemplo: el fin de semana pasado el jefe del Estado apareció en La Habana para conversar con los hermanos Castro. Fue una corta y no anunciada visita, no autorizada por la Asamblea Nacional, tal como las que solía hacer su predecesor. “Tuvimos largos encuentros de conversación y trabajo con el comandante Fidel Castro”, agregó Maduro en su mensaje de vísperas de Navidad desde el palacio de Miraflores.

Más que un gesto que ratifique los estrechos lazos que Chávez forjó en vida con los Castro, la visita representa un hito personal para Maduro. El día de Navidad parecía como si el tiempo hubiera retrocedido a los meses previos del diagnóstico de la enfermedad de Chávez. Es esa sensación de que este Presidente tampoco tiene límites en el ejercicio del poder y que las formalidades son prescindibles.

Maduro había al menos disimulado el desprecio por los formalismos cuando su gobierno apenas se sostenía. En abril, tras una pírrica y cuestionada victoria sobre el abanderado opositor Henrique Capriles Radonski, había rebajado el perfil arrogante del movimiento que le apoya y tendió puentes con el sector privado en aras de encontrar soluciones al crónico desabastecimiento que azota a este país. Mientras tanto el pragmático ministro de Finanzas, Nelson Merentes, sugería una flexibilización del rígido control de cambio para oxigenar la economía. Incluso hubo un acercamiento con Estados Unidos en la Asamblea General de la OEA en Antigua celebrada en junio. Al día de hoy todos esos indicios lucieron como una manera de ganar tiempo mientras el reclamo en tribunales de la oposición, que considera que ganó los comicios, era desestimado por el Tribunal Supremo de Justicia, cuyos 32 magistrados tienen como primera credencial su foja chavista. Tres meses después de su elección Maduro retomó la costumbre de gobernar a espaldas del país que se le oponía, que en ese entonces era de 49%.

El elevado gasto público es quizá la principal razón por la cual el chavismo mantiene tantas simpatías entre la mayoría de los venezolanos. Las constantes elecciones -19 en los últimos quince años- son la excusa para mantener el frenesí de repartir dinero a través de programas clientelares y mantener movilizada a la base afecta al proceso bolivariano. A pesar de todo esto Maduro comenzó un lento declive hasta el mes de noviembre. Las encuestas mostraban un rechazo a su gestión. La encuestadora Hinterlaces aseguraba que en su medición de octubre 69% de la población consideraba que el país no iba por buen camino. Los asesores oficialistas tomaron nota del declive. El 8 de noviembre Maduro dio un golpe en la mesa y ordenó la ocupación de la tienda de electrodomésticos Daka para confiscar y rematar su existencia a valores fijados por el gobierno. Fue el inicio de un plan ambicioso que pretende regular los precios de todos los bienes y servicios que se ofertan en el país, con el argumento de que los comerciantes especulan e inducen un incremento artificial de la inflación, que en un año alcanzó 54,3%. El margen máximo de ganancia aún no ha sido establecido de forma oficial, pero ronda el 30%.

Una medida como esta permitió a Maduro recuperar 12 puntos y coronar una victoria del Gran Polo Patriótico, la alianza de organizaciones oficialistas, en las elecciones municipales del 8 de diciembre. Pese a que la oposición avanzó conquistando importantes capitales de provincia y aumentó el número de alcaldes, la suma de los votos nacionales mostró una brecha similar a la última victoria obtenida por Hugo Chávez en octubre de 2012 (alrededor de 10 por ciento). La diferencia entre esas dos Venezuelas ha vuelto a manifestarse. Ni los sectores populares parecen dispuestos a pasar masivamente del lado de la oposición, ni las clases medias han logrado ser conquistadas por el chavismo.

La gran pregunta es si esa porción que hoy es mayoría circunstancial ya ha asumido como hoja de ruta el modelo propuesto por el gobierno. Maduro tiene el reto de lidiar con el negro vaticinio del corto plazo. La escasez, derivada de los controles de los precios de los alimentos e insumos básicos, la ineficiencia y la falta de recursos, amenaza con alcanzar niveles nunca antes vistos. El gobierno, que ha demostrado su ineficiencia como administrador, ahora asumirá la reposición de inventarios de muchos otros rubros porque el empresariado, temeroso de importar y vender por las regulaciones impuestas a la ganancia, ahora se mueve con más cautela. El fin de la resaca navideña marcará el inicio de una inédita etapa en la vida republicana de Venezuela.
Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: