Imitan en Honduras a Hillary Clinton

La esposa de Zelaya lidera las encuestas
AP | Junio 23 de 2013
Manuel Zelaya fue derrocado con pocos miramientos cuatro años atrás cuando el ejército de Honduras lo expulsó del país en pijama, un golpe de Estado impulsado por el miedo de la élite económica y política de que estuviera tratando de acaparar demasiado poder.

Ahora podría estar cerca de regresar a la casa presidencial, esta vez en calidad de esposo de Xiomara Castro, la candidata que lidera las encuestas.

Las encuestas muestran que Castro, de 53 años, va adelante de otros siete candidatos de cara a las elecciones del próximo 24 de noviembre entre los que se encuentra Romeo Vázquez, el general que dio el golpe. Los dos partidos tradicionales del país luchan por la tercera y cuarta posición detrás de Castro y de un popular comentarista televisivo de deportes.

La elección de alguien que se autoproclama socialista podría ser tomada como un cambio sorprendente en un país en el que la oligarquía ha mantenido el poder político sobre una mayoría de la población empobrecida y con bajos índices educativos. Pero Zelaya no es, a fin de cuentas, más que otro terrateniente acomodado perteneciente a la vieja guardia y muchos creen que la candidatura de su esposa no es más que una maniobra en un país que no permite la reelección presidencial. Zelaya compite por un puesto en el parlamento en representación de su Olancho natal.

Incluso alguien que le ha escrito discursos en el pasado dice que Castro no tiene la trayectoria política de otras mujeres que ejercen liderazgos en el continente como Cristina Fernández en Argentina o Michelle Bachelet en Chile, que llegaron al poder con una larga trayectoria propia. “Un estandarte inventado para cubrir una necesidad política de Manuel Zelaya”, dijo Sergio Suazo, profesor de Ciencia Política de la Universidad Nacional Autónoma.

Zelaya dice que es el chofer, conserje y custodio de su esposa y está presente en su campaña “para garantizar su seguridad, para estar lo más cercano posible a ella”. Cuando se presentan en actos políticos, las cámaras y los militantes se agolpan sobre él y ella permanece siempre en un segundo plano hasta que él decide traspasarle el protagonismo.

Incluso Castro lo ve como el estilo de Hillary y Bill Clinton: “Dos por el precio de uno”.

“Las decisiones las voy a tomar yo, ahora me toca a mí”, dijo a The Associated Press la candidata durante una actividad electoral, “pero voy a consultarle en cada ocasión, como él me consultó a mí en el pasado”.

Existía la sospecha de que Zelaya quería reformar la Constitución para ser reelegido, lo que influyó en primer lugar para su derrocamiento. Fue expulsado del país a punta de fusil en junio de 2009 después de desafiar una orden de la Corte Suprema para detener la convocatoria de un referendo no vinculante para preguntarle a la población si la carta magna debía ser modificada.

Zelaya fue electo como miembro del Partido Liberal de centro, pero comenzó a alinearse cada vez más con el presidente venezolano Hugo Chávez.

Adoptó sus plataformas y retórica populistas. Su derrocamiento fue apoyado por miembros de su propio partido que creyeron que Zelaya, como Chávez, buscaría mantenerse en el poder. Chávez fue presidente durante 14 años venciendo elecciones y había sido reelecto por seis años más cuando murió de cáncer en marzo.

Zelaya ha negado que esa fuera su intención y ha explicado que buscaba abrirle el gobierno al pueblo.

El rechazo y las sanciones internacionales contra el golpe fueron generalizados, incluyendo la suspensión del país de la Organización de Estados Americanos.

Zelaya finalizó su exilio en mayo de 2011 gracias a un acuerdo negociado por Colombia y Venezuela que permitió la reintegración del país a la comunidad internacional. Así comenzó a preparar la fundación de un partido político denominado Libertad y Refundación (LIBRE).

Ahora Castro busca el mismo objetivo, convocar a una asamblea constituyente para refundar el país. Ella y Zelaya llaman a "combatir el capitalismo salvaje".

"Expulsaremos a la oligarquía del poder a través del socialismo democrático", dijo Castro. También defiende reintegrar a Honduras a la Alianza Bolivariana de las Américas liderada por Venezuela.

No está claro que de llegar al poder pueda conseguirlo. Mientras las encuestas muestran su avance, un sondeo de CID Gallup le da el liderazgo con 28% de intención de voto, lo que sería suficiente para ganar la presidencia en un sistema electoral sin segunda vuelta pero podría dejar al Congreso en manos de los partidos más conservadores.

Salvador Nasralla, un locutor deportivo que lidera el recién creado partido Anticorrupción, aglutinaba en mayo un 21% de intención de voto; el presidente del Congreso Juan Orlando Hernández, del gobernante Partido Nacional, estaría en tercer lugar con un 18% de intención de voto.

La encuesta se realizó entre el 2 y el 8 de mayo con un margen de error de 5%.

Los sondeos reflejan el colapso de la confianza en los partidos Nacional y Liberal, que se han repartido el poder en Honduras durante más de un siglo. El país se hunde en la pobreza y la violencia está tan extendida que Honduras es considerado el país más peligroso del mundo.

Los expertos creen que la caída de la confianza en los partidos tradicionales refleja en parte el descontento de la población con el golpe de Estado. El Barómetro de las Américas, realizado por la Universidad Vanderbilt, muestra que un 58% de la población se mostró contraria al golpe de Estado y un 72% no apoyó la expulsión de Zelaya del país.

Aunque los votantes eligieron al presidente Porfirio Lobo del Partido Nacional en 2009, la participación fue menor al 50% comparado con el 56% que había elegido a Zelaya en 2005.

Castro es popular por sí misma. Una mujer que ganó su credibilidad en las calles como cara de la resistencia al golpe. Se casó con Zelaya a los 17 años y ha trabajado junto a él a lo largo de sus 30 años de carrera política. Tienen cuatro hijos. Como primera dama estuvo a cargo de los programas de desarrollo social del gobierno y trabajó en una coalición de primeras damas creada por las Naciones Unidas para combatir el sida en las mujeres.

"Xiomara (Castro) probó su liderazgo durante el golpe. Dirigió la resistencia cuando su marido estaba en el exilio", dijo el miembro del partido LIBRE Gerardo Torres. "Nunca se escondió y dirigió a la gente para que continuara luchando de manera pacífica", agregó.

Pero parece tímida al lado de la personalidad desbordante de su marido y gente que los conoce cree que ella no era parte del círculo de toma de decisiones durante el golpe.

"Cuando estábamos encerrados en la embajada de Brasil ella nunca formó parte del comité político, de la redacción de manifiestos, de la toma decisiones, siempre fue marginada", explicó Milton Benítez, que acompañó a la pareja durante su encierro de tres meses en la sede diplomática brasileña en Tegucigalpa tratando de negociar el regreso del presidente al país.

Suazo cree que el golpe fue un gran error de cálculo de los enemigos políticos de Zelaya.

"Las imágenes del ejército reprimiendo, golpeando a la gente en las calles, el exilio forzado de un presidente, que no le dejaran regresar al país, todo eso creó un misticismo, una mitificación de un líder que no existía antes", dijo Suazo. "Lo convirtió en el abanderado de las víctimas porque él también era víctima", añadió.

Si no hubiera sido por el golpe Zelaya estaría, según el politólogo, "en su finca de Olancho como un ex presidente sin mayor relevancia".

Pero cuatro años después del golpe, Zelaya "ha ganado en cualquiera de los escenarios", sostuvo.
Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, Fl - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: