Cuba disminuye 596,500 puestos de trabajo en el sector público

El número de licencias emitidas para empresas privadas de tamaño pequeño como restaurantes y trabajos de 'autoempleo' ha aumentado a más de 450,000 en el 2013.
El Nuevo Herald | Febrero 25 de 2014
Cuba ha recortado 596,500 trabajadores de sus infladas nóminas estatales, pero se mantiene distante de sus metas iniciales para reducir el gasto público y hacer más eficiente su economía.

La campaña para disminuir los puestos de trabajo en el gobierno y empresas estatales, lanzada en el 2010, ha sido parte de los esfuerzos del gobernante Raúl Castro para hacer más eficiente a la economía estilo soviético al abrir las puertas a más compañías privadas.

Pero después de establecer metas ambiciosas, las reformas se han hecho más lentas, al reconocer Castro que de hacer éstas más rápidas podrían aumentar los riesgos y la resistencia de los burócratas a entregar sus férreos, y personalmente provechosos, controles sobre las actividades económicas.

Un informe presentado a un congreso de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), mostró que los empleos en el sector público se redujeron en 596,500 desde el 2009, de acuerdo con una información del domingo publicada en el diario Juventud Rebelde, portavoz oficial de la Unión de Jóvenes Comunistas.

La información también destacó que el número de licencias emitidas para empresas privadas de pequeño tamaño, como restaurantes; y trabajos de “autoempleo”, como plomeros y jardineros, ha aumentado a más de 450,000 en el 2013, dijo el diario.

Castro, al hablar la semana pasada en la sesión de clausura del congreso de la CTC en La Habana, alertó que su gobierno no consideraría grandes aumentos salariales para los trabajadores estatales, su sueldo promedio actual es de unos $20 por mes, a menos que aumente la productividad.

“Sería irresponsable y con efectos contraproducentes disponer un aumento generalizado de los salarios en el sector estatal, ya que lo único que causaría es una espiral inflacionaria en los precios, de no estar debidamente respaldado por un incremento suficiente de la oferta de bienes y servicios”, dijo Castro.

“Tengamos presente el principio esencial de que para distribuir riqueza, primero hay que crearla”, agregó.

Sin embargo, añadió, la economía de Cuba “continuará basándose en la propiedad de todo el pueblo sobre los medios fundamentales de producción y que la empresa estatal es y será su forma principal”.

Cuba tiene una fuerza laboral de unos 5 millones de trabajadores. Hasta las reformas de Castro, lanzadas en su mayor parte después que sucedió oficialmente en el 2008 a su hermano enfermo Fidel Castro, el gobierno controlaba un estimado del 85 por ciento de la economía y los empleos.

Los despidos, aunque necesarios para hacer más efectiva la economía, se han quedado cortos con respecto a las metas porque la apertura del sector privado ha sido relativamente lenta y limitada, dijo Carmelo Mesa-Lago, un experto en economía de la Universidad de Pittsburgh.

El gobierno cubano ha reconocido que tiene un excedente de 1.8 millones de trabajadores en las nóminas estatales, una de las razones detrás de la baja tasa de desempleo de apenas un 3.5 por ciento que se reportó oficialmente en el 2012.

Inicialmente estableció una meta de un millón de despidos para finales del 2011, pero el informe de Juventud Rebelde mostró que dos años después del plazo se había cumplido un poco menos del 60 por ciento, dijo Mesa-Lago.

La más reciente meta establecida por el gobierno es ahora de un millón de despidos para el 2016, de acuerdo con Mesa-Lago, considerado unos de los principales expertos en la economía cubana.

Castro ha estado tratando de mejorar la economía al entregar empresas estatales de segunda línea, Fidel nacionalizó en 1968 todos los negocios de la isla desde puestos de limpiabotas hasta barberías, al sector privado y el autoempleo.

Por ejemplo, su gobierno ha estado rentando barberías a sus empleados y taxis a chóferes privados. También ha dado licencias a cooperativas privadas para que se hagan cargo de empresas estatales como restaurantes.

Pero la información de Juventud Rebelde destacó que el congreso de la CTC, el único sindicato legal en la isla, oyó quejas de que el gobierno retuvo demasiados controles sobre los “auto empleados” y necesita hacer más para apoyar al sector privado.

No hay mercados mayoristas donde los pequeñas negocios puedan comprar insumos a precios de descuento, dijo el informe, y los inspectores del gobierno acosan a algunos “cuentapropistas” mientras que se hacen de la vista gorda con el trabajo ilegal de otros.

Sin embargo, la información agregó que los miembros de la CTC en el congreso “insistieron que hay mucho por hacer para enfrentar las violaciones e ilegalidades entre miembros del sector no estatal, como la evasión fiscal y otras indisciplinas”.

 
Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: