Chávez cortejó sin éxito a los pobres de EEUU

Chávez, por otro lado, tenía una relación combativa con los líderes de Estados Unidos que rebasaba el ámbito de la política.
AP | Marzo 7 de 2013
Stacey Plaissance y Kevin McGill (desde Nueva Orleáns) y Juan Lozano (Houston). Armario informó desde Miami.

Después del huracán Katrina, Hugo Chávez ofreció enviar miles de soldados, bomberos y voluntarios para ayudar con la limpieza. También ofreció un millón de dólares en asistencia y combustible para reconstruir las ciudades devastadas por el temporal, como Nueva Orleáns.

Los ofrecimientos, todos rechazados, fueron parte de una iniciativa más amplia: los reiterados esfuerzos del mandatario venezolano por aportar ayuda humanitaria a familias estadounidenses de bajos recursos. A pesar de esos esfuerzos, nunca logró ser visto como un paladín de los pobres de Estados Unidos, como en Venezuela. De hecho, se lo acusaba con frecuencia de lanzar iniciativas con fines políticos que, en la práctica, hubieran ayudado a pocos estadounidenses.

"Mucha gente cuestionó sus intenciones", expresó Eric Farnsworth, vicepresidente de la organización de investigaciones Consejo de las Américas/Sociedad de las América. "¿Eran verdaderamente gestos humanitarios o una oportunidad de irritar a Estados Unidos? Sospecho que en Estados Unidos mucha gente opta por lo segundo".

Si bien buena parte de la visión socialista de Chávez, fallecido el martes a causa de un cáncer, coincide con los ideales de muchos liberales estadounidenses, el líder venezolano nunca fue muy admirado en Estados Unidos.

El actor Sean Penn y el cineasta Oliver Stone lo elogiaron, pero fueron la excepción. Mucha más gente se abstuvo de apoyar a un líder de origen militar que cerró medios de prensa y abolió los límites a las reelecciones.

Chávez, por otro lado, tenía una relación combativa con los líderes de Estados Unidos que rebasaba el ámbito de la política.

En el 2006 le dijo diablo al presidente estadounidense George W. Bush hijo en un discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, acotando que el podio olía a azufre tras el paso de Bush. Allegados a Chávez, asimismo, han dicho que Estados Unidos estuvo detrás de un intento de golpe del 2002. No obstante, pese al antagonismo, Chávez nunca dejó de exportar petróleo a Estados Unidos.

En el 2005 Katrina azotó Luisiana, dejando a Nueva Orleáns bajo el agua y a decenas de miles de personas sin servicios públicos, con escasa comida y con un gobierno que tardaba en responder a la catástrofe.

Chávez intervino de inmediato y ofreció enviar un avión lleno de ayuda. Aprovechó además para tirarle un dardo a Bush, describiéndolo como "el rey de las vacaciones" porque estaba en su rancho de Texas cuando llegó la tormenta.

Ni el gobierno nacional ni el del estado de Luisiana aceptaron el ofrecimiento. Bob Mann, quien era director de comunicaciones de la gobernadora de ese estado Kathleen Blanco, dijo que apoyó la decisión porque pensó que la intención de Chávez no era realmente humanitaria sino que quería hacer quedar mal a Bush.

Ocho años después, tiene una visión distinta.

"Tal vez debimos aceptar el dinero porque no recibimos la ayuda que necesitábamos del gobierno federal", expresó.

Chávez se granjeó cierto prestigio mediante un programa de aceite de calefacción. Más de 1,7 millones de personas tuvieron calefacción en el invierno en los últimos ocho años por el aceite que recibieron a través de Citgo, una empresa del gobierno venezolano. El programa fue rechazado inicialmente por varios estados, pero ha beneficiado a familias de 25 estados y de Washington.

El ex representante Joseph Kennedy II, director de Citizens Energy, dijo el martes que Chávez se preocupó por los pobres en momentos en que "algunas de las personas más ricas del planeta tenían más dinero del que pueden gastar". Un portavoz de Kennedy afirmó que Chávez y el pueblo de Venezuela habían donado unos 200 millones de galones (750 millones de litros) como parte de un esfuerzo conjunto con Citizens Energy.

Thomas Boswell, profesor de geografía de la Universidad de Miami, dijo que la cantidad de dinero y de petróleo que aportó Chávez son demasiado pequeñas como para tener un impacto importante.

Esos aportes "no llegaron a la mayoría de los pobres en Estados Unidos", señaló Boswell, agregando que la mayoría de los estadounidenses ni siquiera se enteraron de los esfuerzos de Chávez.

Hay muchas otras razones por las que el mensaje populista de Chávez no tuvo eco en Estados Unidos. Sus iniciativas no tuvieron demasiada difusión y el idioma fue una barrera. El profesor de la Universidad de Nueva York Alejandro Velasco dijo que los estadounidenses nunca vieron con buenos ojos la idea de que otros países les suministren ayuda a su población.

La actitud de Estados Unidos hacia Chávez no cambió demasiado con Barack Obama, el primer presidente de raza negra.

"Cuesta apoyar a alguien que desmantela las instituciones democráticas, no importa si uno es de izquierda, de derecha o de centro", expresó Farnsworth.

Agregó que, a diferencia de lo que ocurría en Venezuela, en Estados Unidos hay programas para los pobres que incluyen subsidios para el aceite para calefacción.

Las víctimas de Katrina están hoy divididas en torno a si Estados Unidos debió haber aceptado la ayuda que ofrecía Chávez.

"No tengo tratos con ese país. No sé en qué andan", comentó James Cager, de 52 años, cuya casa de Nueva Orleáns quedó totalmente bajo las aguas. "Si nuestro gobierno pensó que no era una buena idea aceptar ayuda, tengo que aceptarlo".

Otros, no obstante, lamentan que Estados Unidos no haya aceptado ayuda en un momento desesperado para tanta gente. Mtangulizi Sanyika, de 70 años, vivía en Nueva Orleáns cuando llegó la tormenta. Hoy reside en Houston. Dice que a los afectados no les interesaba de dónde venía la ayuda.

"Un ofrecimiento del señor Chávez puede tener muchas dimensiones. Sí, puede ser un intento por hacer quedar mal a Estados Unidos", declaró. "Pero al mismo tiempo, pudo haber sido un gesto genuino".

____
Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: