Aumenta el contrabando humano desde Bahamas al sur de la Florida

Cubanos que llegan a Miami desde Bahamas denuncian abusos
El Nuevo Herald | Noviembre 11 de 2013
ALFONSO CHARDY
ACHARDY@ELNUEVOHERALD.COM

Antes de la tragedia del 16 de octubre en la que una embarcación que transportaba más de una docena de inmigrantes naufragara justo al este de Miami Beach, botes llenos de inmigrantes indocumentados de varios países han estado llegando al sur de Florida desde las Bahamas y otras islas del Atlántico y el Caribe.

El 3 de octubre, 13 días antes de la zozobra del barco frente a Miami Beach, las autoridades federales avistaron un bote que partía de Bimini, en las Bahamas, y viajaba al oeste, en dirección de la costa de Miami, sin luces de navegación.

En otro incidente, el 28 de agosto, contrabandistas de inmigrantes obligaron a un grupo de haitianos a saltar al mar cerca de la costa de Palm Beach, y nadar hasta la orilla. Una niña de 14 años de edad, fue encontrada muerta sobre la playa.

Y entre el 2009 y el 2010, varias embarcaciones que realizaron viajes entre las Bahamas y el sur de la Florida transportaron de contrabando a decenas de brasileños que viajaron primero a Europa por avión y luego volaron a las Bahamas para abordar embarcaciones que los transportaron al sur de la Florida.

Las autoridades federales dicen que hay un aumento en el tráfico de barcos hacia el sur de Florida que transportan inmigrantes indocumentados de diversas nacionalidades.

El incremento en el tráfico de embarcaciones que transportan inmigrantes desde las Bahamas parece ser el resultado de un aumento en el interés de contrabandistas que una vez transportaban principalmente inmigrantes cubanos a través del estrecho de la Florida. Actualmente, estos contrabandistas parecen estar centrados en los inmigrantes de otros países, porque las organizaciones de contrabando de inmigrantes cubanos en gran medida han quedado desmanteladas, según dijeron los funcionarios federales.

“Los contrabandistas buscan negocio en cualquier sitio”, dijo un funcionario federal familiarizado con el tema.

GOLPE AL TRÁFICO

El desmantelamiento de las redes de tráfico de inmigrantes cubanos junto con la mejora de las tácticas de patrullaje de los guardacostas en cuanto a la intercepción de embarcaciones han contribuido a una dramática disminución en el número de inmigrantes cubanos que llegan por mar.

Como resultado de esto, la mayoría de los inmigrantes cubanos indocumentados ahora están llegando a través de la frontera con México. Vienen no solo en barco desde la isla hasta la península de Yucatán, sino que también llegan por tierra desde América del Sur y Centroamérica.

El grupo Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI ), una unidad de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE ), es la agencia líder en la investigación de redes de tráfico de inmigrantes en embarcaciones.

En los últimos dos o tres años, los investigadores han notado un aumento en el número de embarcaciones operadas por contrabandistas que transportan inmigrantes indocumentados de diversas nacionalidades —no solo cubanos como antes.

El funcionario federal familiarizado con el tema dijo que si bien hay varias organizaciones de contrabando de inmigrantes, todas parecían tener cosas en común.

El principal factor en común, agregó el funcionario, es que muchas de las embarcaciones inician los viajes hacia el sur de la Florida en las Bahamas, pero transportan inmigrantes que vienen de diversos países más alla de la zona del Caribe, tales como Brasil, Ecuador o Colombia. Algunos de los inmigrantes también vienen de Haití o República Dominicana, pero luego se dirigen a las Bahamas donde abordan las embarcaciones de los contrabandistas para cruzar el último tramo al sur de la Florida.

Algunas embarcaciones sobrecargadas con inmigrantes han comenzado sus viajes en Haití, a más de 700 millas de distancia.

Ese fue el caso en el desafortunado viaje del barco de pesca de 25 pies que zozobró y se volcó a unas cinco millas al este de Miami Beach el 16 de octubre en el cual perecieron cuatro mujeres haitianas. El bote transportaba 15 personas, que iniciaron el viaje en la ciudad costera haitiana de Port-de-Paix, según Louisias Pierre, uno de los sobrevivientes entrevistados recientemente por el Miami Herald.

Una declaración jurada presentada en la corte federal de Miami por un agente especial de HSI cita a uno de los testigos de la tragedia diciendo que los inmigrantes indocumentados abordaron la embarcación en las Bahamas, y no menciona a Haití.

Pierre dijo al Miami Herald que los contrabandistas se comprometieron a transferir a los inmigrantes a un barco más grande en las Bahamas, pero que eso nunca sucedió . El mismo bote que salió de Port-de-Paix hizo una escala en las Bahamas, pero solo para recoger a más pasajeros.

En el episodio del 3 de octubre, el bote de 24 pies comenzó su viaje a Bimini, de acuerdo con una declaración jurada de otro agente especial de HSI presentada también en el tribunal federal de Miami.

INTENTO DE EVASIÓN

Cuando una embarcación de patrullaje de la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) interceptó al bote este desobedeció la orden de detenerse.

“El piloto de la embarcación sospechosa ​​procedió a aumentar su velocidad y realizó maniobras evasivas, girando a la izquierda y luego a la derecha, en un intento de eludir a las autoridades”, dijo el agente en su declaración jurada. “Debido al hecho de que el bote sospechoso no obedeció la orden de parar, un agente de CBP disparó dos tiros de advertencia delante de la proa de la embarcación”.

La declaración jurada dice también que el bote sospechoso finalmente se detuvo, después de los disparos, a unas 10 millas al este de Elliott Key, una pequeña isla justo al sur de Key Biscayne.

Cuando los agentes de CBP se acercaron, observaron que había cinco hombres en la embarcación. Uno de los hombres, le dijo a los agentes que simplemente estaban probando el bote, posiblemente para comprarlo. Un segundo hombre afirmó que él era el intermediario de la posible venta. Los otros tres hombres, según le dijeron a los agentes, eran inmigrantes que habían rescatado de una embarcación a la deriva.

Pero una vez que el bote fue traído a la costa, los agentes federales obtuvieron confesiones de los dos tripulantes de que eran traficantes de inmigrantes y que los otros tres eran inmigrantes cubanos sin visa.

El funcionario federal familiarizado con el tema dijo que los inmigrantes pagan a los contrabandistas cuotas que varían en base a la distancia y que van desde $1,000 a $2,000 para personas que abordan botes en las Bahamas hasta un máximo de $15,000 o más para gente que viene de Brasil o China. Una red de contrabandistas desarticulada en el 2010, por ejemplo, cobraban esa suma a brasileños que abordaban vuelos a París o Londres y luego a las Bahamas para ahí tomar un bote que los traía al sur de la Florida.

No está claro si la mayoría de los botes de contrabandistas logran evadir el patrullaje de los Guardacostas y otros servicios federales de vigilancia costera

“Estaría mintiendo si dijera que nosotros detenemos a todos los botes”, dijo el funcionario”. “Es en realidad un juego del gato y el ratón”.

Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: