Agoniza la atención médica en Venezuela por grave escasez de medicinas

La crisis de desabastecimiento pesa como una condena de muerte para miles de enfermos en el país.
El Nuevo Herald | Junio 10 de 2014
La crisis de desabastecimiento de Venezuela pesa como una condena de muerte para miles de enfermos en el país sudamericano, donde no se encuentran 22 de los 30 fármacos más comunes para tratar el cáncer y donde escasean los medicamentos para tratar enfermedades crónicas como la hipertensión y la diabetes.

Médicos consultados dijeron que los servicios de salud se encuentran en terapia intensiva en Venezuela, donde los pacientes pasan meses en lista de espera para poder recibir los servicios que urgentemente requieren y luego pasan días peregrinando de farmacia en farmacia para ver si encuentran los medicamentos.

Las fuentes advirtieron además que la crisis médica también involucra el colapso de los servicios brindados por el personal cubano bajo el programa “Barrio Adentro”, ya que más de la mitad de sus Centros de Diagnóstico Integral (CDI) tienen las puertas cerradas.

“La salud publica venezolana está de muerte lenta. Estamos en terapia intensiva con muy pocas posibilidades de vida y tenemos a los venezolanos muriéndose de mengua en los hospitales, en los ambulatorios, diezmados por la enfermedades contagiosas que el gobierno no resuelve”, advirtió Douglas León Natera, presidente de la Federación Medica de Venezuela

“La atención médica en este país va en retroceso y estamos viendo los mismos niveles de atención [en términos de acceso y de calidad] que teníamos en el país en 1925, cuando gobernaba Juan Vicente Gómez”, agregó León Natera desde Caracas.

Según el presidente de la federación, Venezuela está registrando el retorno de enfermedades que llevaban décadas erradicadas o al menos controladas, como la malaria, la tuberculosis, el dengue y el sarampión.

Ahora reaparecen de nuevo para afectar a miles de venezolanos que no tienen donde ser tratados debido a la crisis de desabastecimiento que sacude al país y que mantiene a las farmacias y a los hospitales públicos operando marginalmente.

“El 97 por ciento de los 300 hospitales que existen en Venezuela apenas tienen entre el tres y el siete por ciento de los insumos, medicamentos y material quirúrgico que se necesitan para que el médico o el equipo de salud pueda resolver los problemas que el paciente aspira que se le solucionen”, advirtió León Natera.

La situación es algo mejor en las clínicas privadas, las cuales están mucho mejor dotadas que los hospitales públicos. Pero el sector también se está viendo afectado por la escasez de dólares que aflige al país.

Además de eso, las clínicas privadas tienen una capacidad de atención muy inferior a la de los hospitales públicos.

“El sistema publico venezolano tiene alrededor de 46,000 camas, mientras que el sector privado tiene alrededor de 7,500. Sin embargo, el sector privado se ve obligado a resolver más del 63 por ciento de los casos que se producen en Venezuela”, dijo León Natera.

Pese a disfrutar de una enorme renta petrolera, los venezolanos han comenzado a acercarse a condiciones de miseria pocas veces vistas en la historia del país, viéndose obligados a pasar horas de cola para entrar a supermercados y farmacias con anaqueles vacíos.

Economistas atribuyen el fenómeno al colapso del “petro-populismo” implantado por el fallecido presidente Hugo Chávez, cuyas políticas socialistas terminaron por destruir gran parte de la producción nacional obligando al país a depender cada vez más de las importaciones.

La renta petrolera es ahora insuficiente para soportar el enorme peso de los subsidios chavistas, más la onerosa cuenta de las importaciones, lo que ha llevado al país a padecer la mayor tasa de inflación del mundo, y a niveles de escasez inéditos en su historia moderna.

Para los pacientes de cáncer, la situación es una condena de muerte, explicó José Manuel Olivares, medico especializado en Radioterapia Oncológica y Medicina Nuclear.

“Están muriendo venezolanos por falta de insumos”, dijo Olivares desde Caracas.

“El cáncer no puede esperar. El éxito del tratamiento se da en base a un diagnóstico temprano y el tratamiento oportuno. Hoy en Venezuela esto no se puede hacer, comenzando desde la biopsia”, comentó.

En muchos de los hospitales del país tienen equipos de detección, como tomógrafos y mamógrafos, que no están operativos, lo que está forzando a muchos pacientes a viajar a otras ciudades para poder someterse a los exámenes que necesitan.

Y eso no puede hacerse de inmediato, comentó Olivares. La demanda es tan grande que los pacientes tienen que pasar meses en lista de espera para poder hacerse los exámenes o recibir el tratamiento indicado.

“Tenemos que el tomógrafo y el mamógrafo del hospital Universitario de Caracas, que es el primer hospital del país, están malos y de igual manera está más del 60 por ciento de los hospitales del país, donde los tomógrafos y los mamógrafos no están operativos”, dijo Olivares.

“En los centros donde tradicionalmente son realizadas las radioterapias, el tiempo promedio para que le den una cita a cualquier venezolano con cáncer es de tres o cuatro meses”, sostuvo Olivares antes de resaltar que el cáncer es la segunda causa de muerte en Venezuela.

A esto hay que sumarle la falta de medicamentos.

“En el país hoy, faltan 22 de los 30 fármacos de quimioterapias más utilizados”, comentó Olivares.

“Hay un enorme desabastecimiento en las farmacias, lo que quiere decir que los medicamentos de alta rotación, como pueden ser los antihipertensivos, o los medicamentos para la diabetes, no se encuentran, lo que obliga a los pacientes o a sus familiares a buscarlos, buscarlos y buscarlos, o traerlos al país por otro lado”, comentó.

Los medicamentos regulados por el gobierno son los que más fallan en los anaqueles de las farmacias, y registran un nivel de escasez de 50 por ciento, según datos de la Federación Farmacéutica Venezolana.

Pero no solo escasean los medicamentos de enfermedades crónicas. El desabastecimiento afecta todo tipo de productos médicos, desde las gasas y los antibióticos hasta las cremas para quemaduras, analgésicos y las pastillas anticonceptivas.

De gran preocupación son los medicamentos para la diabetes y la hipertensión.

Olivares explicó que en Venezuela tradicionalmente se venían realizando entre 200 y 400 procedimientos de “stents” para mejorar la circulación sanguínea de aquellos pacientes con alto riesgo sufrir infartos o derrames cerebrales.

“En todo lo que va de año, solo se han colocado cinco. No se han podido colocar más, porque no hay”, comentó Olivares.

“Esto quiere decir que más de 100 venezolanos, que probablemente había que operar, ya perdieron su vida, producto de un infarto, o ya les dio un ACV [Accidente Cerebrovascular], o están condenados a morir de un infarto o quedar en estado vegetativo porque no hay cómo hacer ese procedimiento”, dijo.

Y a nivel de diagnostico, la situación no es mucho mejor dado al colapso de los centros ambulatorios de la misión Barrio Adentro.

Según Olivares, el 60 por ciento de esos centros, conocidos como CDIs, han dejado de operar, aún cuando el gobierno venezolano continua enviándole a Cuba cerca de 100,000 barriles diarios de petróleo para pagar por esos servicios.

Pero León Natera señala que la inoperancia de esos centros es aún mayor.

“De esos 6,000 módulos del programa, apenas operan 1,200. Muchos de ellos están cerrados o nunca los abrieron. Están llenos de basura, o son usados por indigentes para vivir allí”, comentó León.
 
Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: