Recorte de presupuesto afectará a controladores aéreos del sur de la Florida

Eso se vuelve un problema de seguridad, dijo Marc Henderson, portavoz del Aeropuerto Internacional de Miami, agencia del Condado que también supervisa el de Opa-Locka.
El Nuevo Herald | Marzo 2 de 2013
M. Finch II y D. Hanks
dhanks@MiamiHerald.com

Los aviones corporativos podrían quedar desvalidos bajo un plan para cerrar torres de control en los aeropuertos menores del sur de la Florida para ahorrar fondos federales debido a los recortes automáticos de gastos que entraron en vigor el viernes.

Las torres del Aeropuerto de Opa-Locka en Miami-Dade y el de North Perry en Broward apagarían sus luces en abril, obligando a los pilotos privados a navegar por sí solos a las pistas sin ayuda de controladores aéreos. Los aeropuertos son populares entre los aviones corporativos, los propietarios de aviones privados y otros que vuelan aviones demasiado pequeños para poder usar los aeropuertos internacionales de Miami y Fort Lauderdale-Hollywood.

Los cierres son parte de un plan a nivel nacional del Departamento del Transporte para sacar a los controladores aéreos de los aeropuertos pequeños, en lo que la Administración Federal de Aviación (FAA) recorta $600 millones de su presupuesto de $48,000 millones. Los recortes de la FAA son una pequeña parte de los $85,000 millones que se eliminarán este año del presupuesto nacional bajo el llamado “secuestro” financiero.

Funcionarios federales de transporte dijeron que no habría problemas de seguridad, ya que los aviones pequeños aterrizan normalmente en aeropuertos sin torres de control. Incluso el de Opa-Locka cierra su torre todos los días a las 9 p.m., aun cuando continúan aterrizando aviones toda la noche.

Pero la ausencia de torres durante las horas pico en Opa-Locka, muy popular entre los aviones corporativos y los ejecutivos viajeros, podría estremecer un punto élite de viajes aéreos en la región, así como desordenar la operación de las escuelas de vuelo, los aviones que vuelan banderas publicitarias, operadores de zepelines y otras compañías que dependen de los aeropuertos pequeños. Además, aumenta el riesgo de choques en el aire si dos pilotos no se comunican adecuadamente en un acercamiento que en este momento es vigilado por controladores aéreos profesionales.

“Eso se vuelve un problema de seguridad”, dijo Marc Henderson, portavoz del Aeropuerto Internacional de Miami, agencia del Condado que también supervisa el de Opa-Locka.

Henderson dijo que los aviones privados probablemente se desviarían al Aeropuerto Ejecutivo de Fort Lauderdale, que no está en la lista de 189 torres a cerrar por la FAA a partir del 1 de abril. El Aeropuerto de Tamiami, popular entre los pilotos privados, tampoco está en la lista.

Dos compañías, Robinson Aviation y Midwest Aviation, tienen contratos de servicios de control aéreo en estos momentos con la FAA en casi 200 aeropuertos en todo el país, contratos que serían eliminados bajo los recortes de la FAA. Robinson administra las torres en Opa-Locka y North Perry, situado en Pembroke Pines.

Los cierres de torres en aeropuertos pequeños son probablemente el elemento más dramático de recortes más amplios a los fondos federales destinados a la red de aviación del país, en que se planean además semanas laborales reducidas para los controladores aéreos e inspectores de seguridad en el MIA, Fort Lauderdale-Hollywood y los demás aeropuertos importantes del país.

Jim Marinitti, presidente de la sección del sur de la Florida del sindicato de Controladotes Aéreos Nacionales, dijo que los recortes en los turnos pagados obligarán a los aeropuertos grandes a restringir significativamente el número de aviones que pueden despegar y aterrizar cada hora. Dijo que se planea que los controladores perderán 11 días de pago entre abril y septiembre, lo cual obligará a grandes cambios en cómo operan las torres principales.

El departamento de aviación de Broward planea apelar el cierre de North Perry en Pembroke Pines, alegando la complejidad de sus exigencias. Cinco escuelas de aviación operan desde el aeropuerto, además de compañías que despliegan banderas de publicidad detrás los aviones y de operadores de zepelines. Si a esto se añade la ubicación del aeropuerto, en el medio del espacio entre las terminales aéreas de MIA y del aeropuerto de Fort Lauderdale-Hollywood, existen posibilidades de que los controladores aéreos con contrato federal estén trabajando el próximo mes.

“Es un par de ojos adicionales en la torre que nos van a faltar”, dijo Ismael Bonilla, subdirector del departamento de aviación del Condado Broward. “Yo también soy piloto. Es muy difícil cuando no se tiene ese par de ojos adicionales que te brinda la torre”.
Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: