DEPORTIVAS CARACOL con Horacio Giofreé

Las noticias deportivas nacionales e internacionales
Caracol 1260 | Junio 28 de 2013
Ancelotti haría que CR7 se quede

Carlo Ancelotti puede ser un gran obstáculo para el Manchester United en su intento por llevar a Cristiano Ronaldo de vuelta a Old Trafford, pues si hay alguien que le puede ayudar a conseguir el tan ansiado Balón de Oro que se le ha escapado año tras año, es el técnico italiano.
El flamante entrenador del Real Madrid, acostumbrado a coleccionar verdaderas joyas del futbol mundial llevándolas a lo más alto, se mostró feliz al poder contar con el astro portugués en el selecto club y no está dispuesto a desprenderse de su nuevo diamante tan fácilmente. La cautela de Ancelotti al referirse a sus nuevos jugadores se acabó en cuanto se tocó el tema Cristiano Ronaldo.

"Ahora pertenece a la lista de grandes jugadores a los que he entrenado, como Zidane, Ronaldo o Ronaldinho", expresó Ancelotti durante su presentación como nuevo técnico del Real Madrid el pasado miércoles, dejando ver que "es un honor" tenerlo como su pupilo.

Mientras los rumores apuntan a una reunión del jugador portugués con su antiguo club, misma que de acuerdo a información de El País podría tener lugar en los próximos tres días, Florentino Pérez insiste en que el jugador no saldrá del equipo. De acuerdo a dicha publicación, Manchester United ofrecería una prima de 50 millones al jugador si no renueva su contrato y sale libre en 2015.

Las negociaciones por la renovación del jugador se encuentran estancadas desde hace meses, pues Florentino Pérez no quiere ceder de más al considerar que el club ha tenido ya suficientes consideraciones con el jugador.

Cristiano Ronaldo, quien gana aproximadamente 10.5 millones de euros al año, tiene además el total control de los derechos de imagen en aquellos contratos firmados antes de 2009, su llegada al club, algo inusual para los jugadores del Real Madrid. Asimismo, Ronaldo tiene el 20% de las ganancias netas de los contratos publicitarios contraídos después de esa fecha, mientras Madrid tiene el 60% y la empresa de Jorge Mendes, su agente, el 20% restante. Ronaldo quiere una mayor tajada y considera, de acuerdo a diversas fuentes, que un sueldo menor a 20 millones de euros anuales sería insuficiente. Madrid, por su parte, ofrece sólo 14 millones por una renovación hasta 2018.

Dichas negociaciones por su renovación se han convertido en un verdadero dolor de cabeza para ambas partes desde hace un mes. Sin embargo, Florentino Pérez se mantiene firme en su idea de conservar al jugador, al ser "su activo más importante", según declarara el pasado lunes y es ahí donde entrará Carlo Ancelotti a hacer labor de convencimiento.

Más allá de los millones en ganancias, que no dejan de tener un gran peso para el jugador, su ambición más grande, en cuanto a logros individuales se refiere, es ganar el Balón de Oro.

El galardón le ha eludido en tres ocasiones seguidas y con amargura ha visto cómo su gran rival, Lionel Messi, se lo arrancaba de las manos. El último, el de 2012, fue el que más le escoció, pues consideraba sus logros con el Real Madrid en la campaña 2011-2012, su temporada más goleadora hasta la fecha, argumento suficiente para llevarse la distinción.

Poco después, el portugués empezó a mostrar su "tristeza" públicamente, y en algún momento se atribuyó a la falta de apoyo institucional en la búsqueda del Balón de Oro. El desencanto al ver la batalla perdida influyó también en gran medida en su distanciamiento de José Mourinho, su antiguo entrenador, relación que seis meses después terminó casi tan dañada como la del técnico con el resto del plantel. Cabe destacar, que a su llegada al club, Mourinho era el principal defensor de Cristiano Ronaldo ante los ataques a su personalidad y supuesto 'egoísmo' en la cancha. Tres años después, Mourinho acabó por desmitificar al jugador que "cree que lo sabe todo".

Pero Ancelotti es la cara opuesta de la moneda. Su carácter le ha ayudado a lidiar con los jugadores más difíciles y sacar el mayor rendimiento posible de ellos; hasta Zlatan Ibrahimovic, quien no es precisamente el más dócil, ha manifestado su admiración por "el mejor técnico que he tenido".

Quizás de la mano del italiano, Cristiano Ronaldo vuelva a encontrar su eje y la "felicidad" en Madrid. Quizás, con él, pueda poner sus manos en el reconocimiento que lleva escapándole al menos tres años.

España jugará la final ante Brasil tras ganar a Italia en los penaltis

España accedió a la final soñada de la Copa Confederaciones, en Maracaná ante Brasil, tras poner de su parte una vez más el factor fortuna en la tanda de penaltis final (7-6), tras un gran duelo sin goles ante Italia, que volvió a demostrar que es la selección que más hace sufrir a la Roja.

Cinco años después el destino tenía deparado otro momento imborrable para la generación de oro del fútbol español. De nuevo Italia y unos penaltis. Como en los cuartos de final de la Eurocopa 2008 el día que España se liberó y desató su época dorada. Otro empate sin goles. Con más sufrimiento por el perfecto planteamiento de Italia que se topó con Iker Casillas y acabó llorando su mala fortuna en suerte última, con Navas de héroe sentenciando una tanda de penaltis perfecta hasta el fallo del central Bonucci.

España tuvo un desgaste inhumano. Convertido en referencia mundial por sus éxitos, saltó al césped con tal oficio que ningún rival le intimida. Son sus enemigos los que modifican su identidad para buscar el camino de hacer daño a los campeones. Italia lo consiguió en el primer partido de la última Eurocopa. Prandelli tenía la formula. Más aún cuando comprobó que dejarse llevar por una apuesta valiente en la final le costó una goleada.

Italia cambió su dibujo. Eliminó espacios poblando el centro del campo con un 3-4-2-1. Atacó con velocidad, siempre por el costado con superioridad numérica sobre Arbeloa y Jordi Alba. Las ayudas de Pedro y Silva no llegaron. Ninguno jugaba cómodo en ataque como para desdoblarse en defensa. La exigencia comenzó a ser máxima.

La personalidad de España le lleva a querer la pelota con indiferencia del nombre del rival que tenga enfrente. La buscó de inicio, cuando Pedro avisó con un disparo cruzado. Desde los primeros compases se vio que Italia tenía muy clara la lección. Conoce de memoria las virtudes de un rival que le ha amargado sus últimos torneos. Colocación perfecta para asfixiar en la elaboración, robo y salida en velocidad. Maggio era su baza.

Los minutos y la falta de ideas generaron ansiedad. España se adentraba en la precipitación. Añoraba el protagonismo de Iniesta que no encontraba líneas de pase, con Fernando Torres en uno de esos días en los que se convierte en una isla en punta. El escenario se posicionaba a favor de Italia. Fue cuando Sergio Ramos lideró la defensa y emergió la figura de Iker Casillas.

Una mala temporada, meses sin jugar, no borran de la memoria de Casillas sus momentos de brillantez. La crítica apareció en una carrera sin sobresaltos y supo silenciarla. Cuando sufría por la impotencia de sus compañeros vio como comenzaron a llegarle en oleadas. Con un primer aviso a balón parado que cabeceó Maggio arriba y un disparo cruzado de Gilardino.

La solidaridad defensiva de la Roja comenzaba a ser clave. Por momentos se añoró la figura de Xabi Alonso. Hacía falta un centrocampista de contención. Casillas demostró que mantiene intactos los reflejos a los 17 minutos. Otra vez Maggio a espaldas de Alba. Su testarazo en carrera lo respondió veloz Iker. Cada minuto llegaba un susto. De Rossi volvía a rematar una falta. Marchisio le imitaba desde el punto de penalti.

El guión de la película había tenido un giro inesperado. España necesitaba el balón, parar el ritmo. Cuando atacaba corría riesgos, no llegaba a defender. Inferior en capacidad física y añorando la figura de falso nueve que asumió Cesc. La movilidad de esa variante habría descolocado al rival pero el problema muscular de Fábregas lo impedía.

Italia no sufrió pero se estrelló en Casillas. A los 36 minutos dejó una de esas paradas salvadoras que dan partidos. Maggio estaba en todas y su cabezazo colocado se encontró la estirada del capitán cuando el balón se encaminaba a la red.

Los campeones del mundo y Europa se tambaleaban pero nadie pudo dudar de ellos. En su peor momento ante el único rival que le ha hecho sufrir, apareció Torres para rozar el gol en una acción individual. Xavi tocó el balón y el 'Niño' recibió de espalda, se marchó con calidad y su disparo de zurda se fue cruzado.

Los equipos pedían el descanso. Casillas sacó los puños a un disparo de De Rossi para cerrar una primera parte de aviso italiano. La segunda no podría ser peor para la Roja. Se rebajó el ritmo. Es lo que provoca un partido a las cuatro de la tarde con 32 grados y un alto nivel de humedad.

Prandelli vio a España en el alambre y fue a por ella. Al descanso quitó un central, Barzagli, para meter un medio, Montolivo. En la partida de ajedrez reaccionó Del Bosque metiendo un extremo. Llegaba el momento de Navas, como ocurre en cada gran torneo con un jugador que desequilibra.

Fue un soplido de aire fresco para España, que debió buscarle más. Desequilibró siempre y Buffon comenzó a intervenir. Tras un disparo al lateral de la red de Iniesta, el primer tiro entre palos de la Roja llegó en el minuto 58 cuando navas chutó abajo.

El panorama había cambiado pero a España le faltaba un plus en lo físico. Lo intentó Iniesta tirando de orgullo. Con algo más de espacios dejó jugadas marca de la casa, encarando rivales y dejándolos atrás. Lo vio claro para chutar a los 64 minutos pero ejecutó mal, con Navas solo para marcar.

El cansancio marcaba el bonito duelo de fuerzas. Se levantó Italia por momentos. A balón parado. Con Pirlo como perfecto ejecutor. Tras varios intentos, Chiellini remató a la red. Pero fue España la que acabó perdonando. Una duda en la salida de Buffon la desaprovechó Pedro y Piqué lanzó a las nubes un pase atrás de Navas.

Llegaba la prórroga y España impuso su potencial. Lo hizo tras el mayor susto, un latigazo al poste de Giaccherini a los tres minutos del inicio. Los palos, aliados siempre de Casillas. Se levantó la Roja, con protagonismo para los centrales en las ocasiones. Piqué tuvo dos, Ramos otra y se desgañitó pidiendo a Howard Webb un empujón cuando iba a rematar un saque de esquina.

Hasta sin fuerzas Iniesta rescata el virtuosismo. Picó un balón a la espalda del rival, donde Alba apareció con velocidad para enganchar un disparo que rozó el travesaño. Rondaba el gol España ante una Italia sin fuerzas. Y no cesó en su intento en la segunda parte de la prórroga, cuando Italia firmó los penaltis.

Mata la tuvo desde la frontal y la suerte dio la espalda con un disparo lejano de Xavi que Buffon desvió a mano cambiada y repelió el palo. El portero italiano se creció en el final, sacando abajo un disparo cruzado de Navas. El recital de los últimos compases no encontró el premio. Levantó al público que tanto silbó a España y acabó ovacionando su entrega. Javi Martínez perdonó y llegaban los penaltis.

Cinco años después del momento que cambió la historia. Del día que Casillas enterró los fantasmas del pasado. En esta ocasión el protagonismo no era para él. Candreva desató una tanda perfecta chutando a lo Panenka. Ningún lanzador fallaba. Los nervios se desataban. Tras seis aciertos el central Bonucci disparó a las nubes. Era la hora de Navas y no falló. España estaba en una nueva final. Tiene en su mano reivindicar el estilo que domina el mundo ante Brasil y en Maracaná. Con un día menos de descanso y tras un esfuerzo inhumano. El factor fortuna volvió a caer de su lado.
Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: