Sin dinero y desesperado ex espía cubano que se infiltró en Hermanos al Rescate

Pero ahora el hombre que una vez fue uno de los espías más ilustres de la isla, no tiene dinero. Y quiere vender su preciado reloj y su casa en La Habana.
Caracol 1260 | Octubre 3 de 2012
Tracey Eaton
Florida Center for Investigative Reporting

El teniente coronel Juan Pablo Roque usaba su Rolex con orgullo, el único orgullo de un doble agente cubano que una vez trabajó para el FBI.

Pero ahora el hombre que una vez fue uno de los espías más ilustres de la isla, no tiene dinero. Y quiere vender su preciado reloj y su casa en La Habana.

“Necesito el dinero”, confesó Roque en su entrevista más extensa en más de 15 años.

Su historia ilustra la vida incierta que espera a los espías cubanos que quedan al descubierto. Pero también es un recordatorio de las extensas y exitosas actividades de espionaje de Cuba, incluso ahora, 21 años después del final de la Guerra Fría.

Roque, ex piloto de combate con una figura digna de Hollywood, nadó hasta la Basa Naval de Guantánamo en 1992, declarando su oposición a Fidel Castro.

Se convirtió en piloto de Hermanos al Rescate, un grupo dedicado a sobrevolar las aguas del Estrecho de la Florida en busca de balseros. Pero entonces asombró a todos en 1996 al regresar a Cuba un día antes que un caza MiG de Cuba abatiera a dos avionetas civiles del grupo de exiliados cubanos.

Ahora con 57 años y viviendo con su novia en un apretado apartamento de La Habana, Roque dice que lamenta que cuatro personas murieran en el incidente del 24 de febrero de 1996.

“Si pudiera viajar en una máquina del tiempo”, dijo, “sacaría a esos muchachos de los aviones en que fueron derribados”.

Los cuatro fallecidos fueron Carlos Costa, Mario de la Peña, Pablo Morales y Armando Alejandre Jr.

Maggie Khuly, hermana de Alejandre, dijo que nunca se ha hecho justicia.

“Hablando a nombre de las familias, mi familia en particular, estamos esperando el día en que Roque se enfrente a un tribunal de Estados Unidos por su encausamiento pendiente”, declaró Khuly, quien vive en Miami y es arquitecta.

Espía por espías

El derribo de las avionetas llevó las relaciones entre Cuba y Estados Unidos a un nuevo nivel mínimo y provocó que el entonces presidente Bill Clinton firmara la Ley Helms-Burton, que arreció las sanciones económicas contra Cuba.

Desde entonces, las relaciones entre Estados Unidos y Cuba siguen profundamente frías. El presidente Barack Obama alivió algunas restricciones de viaje a la isla tras asumir el cargo, pero ha hecho poco por aliviar la tensión. De hecho, funcionarios estadounidenses han trabajado regularmente para subvertir al régimen, gastando más de $200 millones en programas para promover la democracia en Cuba desde 1996.

Espías cubanos en Miami y La Habana observan estos esfuerzos cuidadosamente y algunas veces los frustran.

En el 2009, las autoridades cubanas arrestaron a Alan Gross, un subcontratista de Maryland que trabajaba para la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos y que fue arrestado mientras llevaba equipos sofisticados de comunicaciones por satélite a la isla. Las autoridades cubanas lo condenaron a 15 años de prisión en el 2011.

Por su parte, las autoridades cubanas dicen que están dispuestas a canjear a Gross por agentes cubanos arrestados en la Florida después que el FBI desarticuló la Red Avispa de espionaje en septiembre de 1998.

Cuatro de esos agentes siguen en prisiones estadounidenses. Un cuarto pasó 13 años en prisión y ahora está en libertad, pero no puede regresar a Cuba hasta que cumpla tres anos de libertad condicional en Estados Unidos.

Los agentes son conocidos como los Cinco. Durante 14 años han estado en el centro de una masiva campaña de propaganda de Cuba, que los consideran héroes que defendían su patria. Sus nombres son muy conocidos en la isla y hay imágenes de ellos en vallas publicitarias y edificios.

Las actividades de espionaje de Roque fueron tan significativas como cualquiera de los Cinco Cubanos, pero regresó a la isla a una vida en las sombras.

Sin embargo, las autoridades estadounidenses no lo han olvidado y algunos exiliados cubanos exigen que el gobierno de La Habana lo devuelva para que enfrente cargos.

Un encausamiento federal acusó a Roque en 1999 de no inscribirse como agente extranjero y de confabularse para estafar a Estados Unidos.

A preguntársele sobre los cargos, Roque suspira. Afirmó que el gobierno cubano tenía derecho a defender su espacio aéreo, pero que él no debe ser considerado responsable de las muertes.

“Yo no tengo la culpa. Yo no hice nada indebido. Yo no ordené que mataran a nadie”, declaró. “La decisión de derribar los aviones fue una decisión del gobierno soberano de Cuba. La decisión de derribar las avionetas fue tomada por sus constantes incursiones aéreas, violaciones del espacio aéreo”.

Pero algunos críticos cuestionan su sinceridad.

“Si Roque está tan convencido de su inocencia, entonces que se entregue, se someta a juicio y limpie su nombre”, afirmó Thomas Van Hare, coautor de Betrayal ( Traición), un libro del 2009 sobre el derribo de las avionetas.

“Es un parásito”, agregó el otro autor del libro, Matt Lawrence.

José Basulto, líder de Hermanos al Rescate, comentó que es difícil saber si Roque sabía de antemano del derribo, pero que Roque “fue clave” en el incidente y que “no hay nada que perdonar sobre eso”. Sencillamente es culpable.

No hay duda de que Roque es una de las figuras más odiadas en el sur de a Florida después de los hermanos Castro. Es el espía que se escapó. Y después de un video casero que salió a relucir en YouTube en el 2011, donde se le ve cantando, bebiendo alcohol y saludando a su madre en España, los exiliados cubanos lo criticaron duramente.

“El hijo de perra reaparece”, proclamaba el video.

“La cucaracha es el principal culpable de la muerte de cuatro valientes de Hermanos al Rescate”, expresó un comentario. “Si le pongo la mano encima lo torturo”.

“Es un hombre bien parecido”, expresaba otro comentario. “Pero es una pena que sea el ser humano que es”.

Aislado en Cuba

“El doble cubano de Richard Gere”, como han llamado a Roque, aprendió a volar cazas MiG en la antigua Unión Soviética.

Pronto se convirtió en el favorito de la comunidad exiliada de Miami. La Fundación Nacional Cubano Americana, incluso financió sus memorias, The Deserter ( El Desertor), en que cataloga a funcionarios cubanos de “gordos comunistas” y “bebedores de cerveza”.

En las fotos del libro se le ve junto a legisladores anticastristas como el senador demócrata Robert  Menéndez, de Nueva Jersey, y la representante republicana Ileana Ros-Lehtinen, de la Florida.

Roque recuerda esos días con una mezcla de nostalgia y arrepentimiento.

Confesó que ahora está solo en Cuba y que extraña a sus familiares en Estados Unidos.

“Allí tengo a mis tres hermanos, mis tíos y mis primos. Tuve una relación magnífica con ellos mientras estuve allí”.

Alejandro Roque, de 48 años, dice que no ha tenido contacto con su hermano mayor desde 1996. Y agrega que incluso entonces no concordaba con las ideas de su hermano.

“La situación mundial es compleja y con frecuencia los ideólogos no distinguen entre los gobiernos y los pueblos… los bandidos y las víctimas”, indicó Alejandro Roque.

Al preguntársele si tenía algo de qué arrepentirse, Juan Pablo Roque dijo que quisiera haber hecho más por impedir el derribo de las avionetas.

“Quizás ahora… yo trataría de tener un papel mucho más fuerte en las cosas que sucedieron”, comentó. “Trataría de jugar un mejor papel. Si mi papel fue bueno o malo, hay que dejar que la gente decida. Que los que me quieran juzgar me juzguen”.

Roque sigue convencido de que Cuba tenía el derecho a defenderse de las organizaciones exiliadas en la Florida. Un salvadoreño que dijo que exiliados cubanos le pagaron para colocar bombas en Cuba, cumple una condena de 30 años por un atentado en el que murió un turista italiano en La Habana en 1997. Roque opina que los exiliados estaban decididos a provocar en Cuba un caos que justificara una intervención militar de Estados Unidos.

“Todavía hay grupos que quieren una confrontación, que quieren sangre. Quieren tres, cuatro, cinco días para matar”, declaró Roque.

Antiguos miembros de Hermanos al Rescate reconocen que ocasionalmente dejaban caer panfletos políticos sobre La Habana, pero dijeron que su principal misión era humanitaria. A principios de los años 1990 realizaron cientos de misiones sobre el Estrecho de la Florida y detectaron a más de 17,000 balseros cubanos, ayudando así a salvar vidas. Alegan que Roque mintió sobre el grupo al FBI, presentándolo como un grupo extremista interesado en realizar actividades de sabotajes en la isla.

“No conozco a nadie, a ninguno que volara en las misiones de Hermanos al Rescate, que tuviera en su alma otra razón que no fuera salvar vidas”, dijo Matt Lawrence, el autor del libro. “El señor Roque y el resto son espías, y mienten como espías que son”.

Roque quiere que Estados Unidos y Cuba cesen las hostilidades y normalicen las relaciones. Sueña con ver a pilotos de combate de Estados Unidos, Cuba, Vietnam y Rusia reunirse para compartir ideas.

“Espero que ese momento llegue y que podamos sentarnos a una mesa a fumarnos la pipa de la paz”, aseguró. “Bueno, yo no fumo, pero la tendré en la mano. Con placer, con mucho placer lo haré”.

Sin dinero y desesperado

Ana Margarita Martínez no cree una palabra, y no podría ser de otra manera. Como parte de su elaborado disfraz, Roque se casó con ella en 1995, sólo para abandonarla con sus dos hijos menos de un año después.

“Si usted busca la definición de un sociópata, lo describe muy bien”, declaró Martínez.

“El pensó que iba a ser alguien en Cuba, y no es nadie. Probó la libertad en Estados Unidos y ahora no tiene ninguna. Ni siquiera puede decir que siente un temor real de repercusiones. Le vendió su alma al diablo y ahora está pagando un alto precio. Le tengo pena”.

Pero Van Hare, quien es uno de los autores del libro sobre Roque, no comparte esa pena. “Un agente de inteligencia que queda al descubierto y se le identifica públicamente, esencialmente se queda sin trabajo. No lo siento por él. Escogió su camino en la vida y no hay duda de que conocía absolutamente cómo se “retiran” los agentes de inteligencia en Cuba y lo poco que reciben como resultado”.

Roque reconoce que ajustarse a la vida en Cuba desde su retiro forzado a los 40 años ha sido “muy, muy brutal”. Considera el tiempo que pasó en la Florida sus “mejores cuatro años como profesional. Y de repente, como dicen los pilotos, todos los motores de apagaron”.

“Me hubiera gustado continuar volando. Me hubiera gustado tener un trabajo vinculado con lo que he aprendido. Pero bueno, no fue así”.

Hubiera podido ser peor. Roque hubiese podido terminar en prisión en Estados Unidos.

“Pensé en eso varias veces”, dijo. “Lo único que me salvó espiritualmente fue no estaba haciendo nada malo”.

Le sorprendió el nivel de agresividad con que las autoridades estadounidenses persiguieron a otros miembros de la Red Avispa.

“Pensé que los iban a soltar rápidamente, que los iban a subir a un avión hacia Cuba”.

El líder de la red, Gerardo Hernández, fue condenado a dos cadenas perpetuas. Eso fue “groseramente injusto”, subrayó Roque, porque Hernández ni siquiera se acercó a ninguna de las organizaciones del exilio. “Gerardo no estaba absolutamente en nada. No participó en nada, en nada”.

Roque está libre, pero no enteramente contento. Dijo que echa de menos el estilo de vida de Estados Unidos: “la disciplina, el amor al trabajo”.

“Yo hice muchos trabajos. Asfalté calles, trabajé con afroamericanos. Yo les caía muy bien. Cada vez que me preguntaban de dónde era, les decía que era cubano. Entonces me preguntaba si eso estaba cerca de Alaska. Pero sentí mucha solidaridad con ellos.

“Asfaltamos calles a las 10 de la noche. Trabajamos toda la noche. Era un trabajo muy duro”.

Las cuadrillas de trabajo no son tan disciplinadas en Cuba, donde los obreros colocan el asfalto “a las 10 de la mañana, al mediodía. Un camión lo aplasta, y otro más. El trabajo es muy chapucero”.

Roque dio que trabajó duro en Estados Unidos, pero “uno ve los resultados y eso me gustó mucho”.

Desempleado ahora, Roque consideró que lee lo más que puede sobre ciencia, aviación y el cosmos. Hace ejercicios con regularidad y prefiere el levantamiento de pesas y las barras paralelas, un régimen que aprendió en la Unión Soviética.

Dio que si tuviera que irse nadando otra vez a la Base Naval de Guantánamo —unos 6 kilómetros, o 3.7 millas— no lo dudaría.

“No exagero si le digo que puedo hacerlo ahora sin ningún problema. Me encanta nadar”.

Roque declinó revelar el precio de la casa de dos pisos y tres habitaciones que está vendiendo. La casa era de sus padres y tiene un jardín trasero lleno de plantas tropicales y frutales.

El Rolex del antiguo espía es un GMT Master II, un modelo diseñado para pilotos con ayuda de Pan Am Airways en los años 1950.

“Lo tenía puesto todo el tiempo”, afirmó su ex esposa en Miami. “Nunca entendí cómo pudo comprarse un Rolex. Después me di cuenta que lo compró con el dinero que el FBI le pagó como informante”.

Un GMT Master II usado se vende en $4,500 y más en eBay, pero Roque espera que le den más en una subasta.

“Creo que algún coleccionista americano estaría interesado en comprarlo. Alguien a quien le guste James Bond”.

El Florida Center for Investigative Reporting es una organización sin fines de lucro apoyada por contribuciones de fundaciones e individuos. Para más información, visite fcir.org.



2 Comentarios
Página 1 de 1
  • 1 
2 Scuomraa56 | hace 32 semanas Lets go to cuba .something i have always been ieeernsttd in before mcdonalds wrecks it .etc, etc. so any trips coming up?let us know. thanks, kristin 5032276460 mike 5037815676 we are spending most of our time in the lower columbia river on puget island where we have a home, come on down. Responder
1 Br2x3uciro | hace 32 semanas Thats the best answer of all time! jmho Responder
  • 1 
Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: