Republicanos empiezan a buscar candidato alternativo a David Rivera

Todo el mundo en una reunión política de este fin de semana hablaba de esto, dijo Moreno, quien declinó mencionar nombres de las personas que asistieron a la reunión de los republicanos.
AP | Octubre 2 de 2012
Manny Garcia y Marc Caputo
mcaputo@MiamiHerald.com

La posibilidad de que el atribulado representante federal David Rivera sea formalmente acusado o de que pierda su elección ha hecho que los republicanos comiencen a alistar a potenciales sucesores para que recuperen la banca en el 2014 en caso de que los demócratas la ganaran.

La presión ha ido en aumento durante un mes aproximadamente, pero se desbordó la semana pasada luego de que una serie de reportajes de The Miami Herald y El Nuevo Herald documentaran que un candidato sospechoso de realizar actividades de campaña ilegales relacionado con Rivera se ha vuelto contra el representante.

La semana pasada, un grupo de republicanos de Miami comenzó a considerar posibles futuros candidatos, quienes pueden incluso desafiar a Rivera en el 2014 si él ganara las elecciones en noviembre.

A la cabeza de la lista están: Jeb Bush Jr., hijo y homónimo del popular ex gobernador; y la senadora estatal Anitere Flores. Otros nombres incluyen a Marili Cancio, una abogada que desafió a Rivera en la primaria republicana del 2010; el ex senador estatal Alex Díaz de la Portilla, quien aspira a la Cámara de Representantes estatal, y Carlos Curbelo, miembro de la Junta Escolar de Miami-Dade.

No se pudo contactar a alguno de ellos para que hicera comentarios, excepto a Cancio, quien dijo que “cualquiera que esté en la contienda derrotará a Joe García. No podemos permitirnos tenerlo en el Congreso”.

Pero el propio asesor político de confianza de Rivera está preocupado.

“David enfrenta una tarea verdaderamente hercúlea para mantener en orden su campaña”, dijo Darío Moreno, un profesor de ciencias políticas en la Universidad Internacional de la Florida que hace encuestas para Rivera.

“Todo el mundo en una reunión política de este fin de semana hablaba de esto”, dijo Moreno, quien declinó mencionar nombres de las personas que asistieron a la reunión de los republicanos.

Para empeorar las cosas de Rivera, The Miami Herald obtuvo el viernes un sondeo llevado a cabo por el encuestador republicano McLaughlin & Associates que mostró que Rivera perdía ante el demócrata Joe García por 33-43 por ciento.

La ventaja de 10 puntos porcentuales está fuera del margen de error de un 4.9 por ciento para el estudio de 400 posibles votantes que se realizó en el recién diseñado Distrito 26, que va desde Kendall a Cayo Hueso. Una encuesta demócrata anteriormente en el mes mostró a García con una ventaja de 9 puntos.

La encuesta republicana podría dañar la ya anémica recaudación de fondos de campaña de Rivera, y eso a su vez podría hacerle difícil contratar personal de campaña.

“McLaughlin es el encuestador del Partido Republicano, y es muy bien conocido y respetado”, dijo Moreno, haciéndose eco de comentarios del consultor político David Custin, quien ha encabezado los esfuerzos para derrotar a García en las dos anteriores contiendas para el Congreso.

“Parece mal para Rivera”, agregó Custin.

Sin embargo, Moreno dijo que en este momento, Rivera cifra sus esperanzas en dos puntos: “La impopularidad de Joe con los votantes cubanos exiliados. Joe aún tiene un gran problema cubano. Segundo, es demasiado tarde para que los republicanos recluten a un candidato en este momento tardío para que retenga la banca”.

Rivera dijo el lunes a América Noticias del canal 41 que ha estado anteriormente atrás en las encuestas y sin embargo, ha ganado.

El ha negado haber hecho algo incorrecto.

“Ninguna agencia federal ha dicho o confirmado que estoy bajo una investigación federal”, dijo Rivera a América Noticias.

Rivera también acusó a García de estar bajo investigación, aunque no citó a ninguna agencia federal, y que fuentes federales dijeron que The Miami Herald no está en lo cierto. “Esto es obviamente una mentira de un hombre muy desesperado cuyo partido está tratando de encontrarle un sustituto”, dijo Jeff García, un portavoz de la campaña de García.

Los líderes republicanos tratan de determinar quién podría dar un paso adelante si Rivera deja su cargo antes de las elecciones del 6 de noviembre, incluso si su nombre permaneciera en la boleta.

El más cercano aliado de Rivera, el senador federal Marco Rubio, también ha estado manteniendo su distancia de Rivera. Ambos siguen siendo amigos y poseen juntos una casa en Tallahassee que entró brevemente en ejecución hipotecaria en el 2010, cuando ambos ex representantes estatales aspiraron a oficinas más altas.

Rivera ya no asiste a eventos de alto perfil con el senador o con el candidato presidencial Mitt Romney, quien celebró un evento en el distrito de Rivera en el que el representante federal fue el único republicano de alto rango que no estuvo presente.

Rivera también estuvo ausente el lunes del restaurante Versailles para un mitin de campaña del representante republicano Connie Mack, quien contiende para el Senado federal contra el titular demócrata Bill Nelson.

El evento en el Versalles estuvo encabezado por Rubio y la representante federal Ileana Ros-Lehtinen.

Rubio ha expresado anteriormente su incomodidad con una investigación federal por separado que ya lleva un año sobre Rivera, que surgió de un pago secreto de $500,000 de un canódromo.

Rivera negó haber hecho algo incorrecto en el caso y en su último incidente, que involucra a un novato político desconocido llamado Justin Lamar Sternad, quien aspiró contra García en la primaria demócrata del 14 de agosto.

Durante la contienda, Sternad cargó repetidamente contra García, al enviar un correo que repetía una línea de ataque de Rivera sobre el divorcio de García.

Sternad envió al menos una docena de diferentes tipos de correos a decenas de miles de votantes.

Los costos de imprimir los correos, seleccionar los recipientes y enviarlos nunca fueron originalmente informados por Sternad – una violación potencial de las leyes de financiamiento de campaña que requieren que los candidatos al Congreso mencionen sus contribuciones y gastos.

Dos vendedores a la campaña –John Borrero, de Rapid Mail & Computer Services; y Hugh Cochran, de Campaing Data– dijeron que Rivera dirigió la operación de Sternad. Borrero agregó que Rivera ayudó a dirigir un pago en efectivo por $7,800 por un correo, y la amiga cercana del representante, Ana Sol Alliegro, –quien dirigió la campaña de Sternad– envió sobres con efectivo.

Borrero y Cochran han hecho declaraciones y entregado pruebas a agentes anticorrupción pública del FBI.

Rivera ha atacado la integridad de los dos testigos, quienes han trabajado para Rivera y Rubio en campañas anteriores.

Rubio ha defendido el trabajo y la integridad de ambos.

“Los conozco. Ellos llevan un largo tiempo en la política”, dijo Rubio. “Siempre he tenido tratos positivos con ellos”.

Rubio agregó que no sabía nada sobre el último caso de Rivera.

“Obviamente, él es un amigo”, dijo Rubio. “Siempre le deseamos lo mejor”.

Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, Fl - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: