Otra víctima de inyecciones para los glúteos en establecimiento de Miami

Me dio por toser, y escupía sangre, dijo García. Tenía los pulmones bien parados. Como en el caso de Torres, la sustancia que le inyectaron migró a través del torrente sanguíneo a los pulmones, y eso le causó una hemorragia pulmonar.
El Nuevo Herald | Junio 14 de 2013
MARIA PEREZ
MPEREZ@ELNUEVOHERALD.COM

Suyima Torres, la joven de 28 años que murió tras someterse a un tratamiento cosmético en Cuerpos Health & Aesthetic en Miami no fue la primera paciente que sufrió problemas después de haber recibido inyecciones para aumentar el tamaño de sus glúteos en ese establecimiento, que sólo tenía licencia para practicar masajes.

Dos semanas antes de que Torres muriera, Dailén García, una joven de 20 años residente de Miami, tuvo que ingresar en el hospital por una hemorragia pulmonar tras pasar por el mismo procedimiento. Según García y su abogado, Jorge P. Gutiérrez Jr., la joven estuvo ingresada casi tres semanas en cuidados intensivos en el Baptist Hospital.

De acuerdo con Gutiérrez, la joven tiene daños permanentes, no ha podido volver a trabajar, respira con dificultad y sufre una infiltración en la retina que le causa manchas oscuras en la visión. “Sólo caminar me fatiga”, dijo García. “Pero sobre todo es mi vista. No puedo manejar”.

García, que trabajaba como manicurista y tiene un hijo de menos de un año, encontró la página web de Cuerpos Health & Aesthetics tras buscar clínicas de tratamientos cosméticos y vio que quedaba en el mismo centro comercial en el que ella trabajaba, en la suite 206-B del bloque 8410 de West Flagler.

Fue durante su tercera sesión, cuando se sintió mal por primera vez, y se lo dijo a Ruth Planas, dueña del establecimiento.

“Me dijo que eso era porque no había comido”, dijo García. “Cuando bajé a mi trabajo, no me sentí bien. Veía todo oscuro”.

García llamó a su pareja, quien la llevó al Baptist Hospital.

“Me dio por toser, y escupía sangre”, dijo García. “Tenía los pulmones bien parados”. Como en el caso de Torres, la sustancia que le inyectaron migró a través del torrente sanguíneo a los pulmones, y eso le causó una hemorragia pulmonar.

García, que fue identificada inicialmente por los canales Telemundo51 y NBC6, dijo que a ella le explicaron que le estaban inyectado Artefill, un sustancia aprobada por la Dirección de Alimentos y Fármacos (FDA) e indicada para rellenar las arrugas nasolabiales, las que aparecen entre el lóbulo de la nariz y la comisura de los labios.

Pero Gutiérrez, que está investigando el caso para presentar una demanda, afirma que eso es imposible. Sostuvo que el supuesto médico le inyectó a García 950 ml. del líquido en cada glúteo, y que si hubieran usado Artefill, el tratamiento debería haber costado al menos $400,000, según médicos con los que hablaron. García afirmó que pagó en total unos $4,000 por las tres sesiones a las que se sometió.

García dice que durante la última sesión, el supuesto médico venezolano que le ponía las inyecciones, y a quien las autoridades están buscando, le comentó a la dueña del establecimiento que el precio de la sustancia que le estaban inyectando había subido en Venezuela y que tenían que ver si podían conseguirlo de otra manera.

El problema de las mujeres que sufren efectos secundarios tras someterse a tratamientos cosméticos en clínicas que no cumplen con las regulaciones es más extendido de lo que se piensa, según el cirujano plástico de Miami Bernabe Vázquez, miembro de la Sociedad Estadounidense de Cirujanos Plásticos.

“Es un milagro que no son más frecuentes las fatalidades”, señaló. “Es un problema común, casi epidémico en esta ciudad”.

Vázquez dijo que cada semana pasan por su consulta de tres a cinco pacientes que sufren inflamación, dolor, infecciones, o incluso secreción del líquido inyectado a través de la piel tras someterse a tratamientos cosméticos en establecimientos que no cumplen con las normas sanitarias. El cirujano dijo que aparecen en su consulta con pánico y avergonzadas, ya que, muchas veces, no le comentaron a nadie sobre el procedimiento.

El cirujano afirma que muchas mujeres no quieren o no pueden pagar los precios de un tratamiento más seguro. Respecto del aumento de glúteos, el cirujano afirma que lo correcto es rellenarlos con grasa del propio paciente extraída de otras partes del cuerpo. Pero Vázquez señala que ese tipo de procedimientos cuestan entre $5,000 y $10,000, y necesitan realizarse en un quirófano, con la presencia de un anestesista y un cirujano plástico.

A precios más reducidos, afirmó Vázquez, lo único que se suele inyectar a las pacientes son siliconas. El cirujano afirma que cuando las siliconas empezaron a cobrar mala fama, este tipo de establecimientos empezaron a llamar biopolímeros a las siliconas, pero que en realidad se trata del mismo tipo de sustancias.

“No es solamente en el glúteo, se las ponen también en la cara”, dijo Vázquez

Los problemas de inyectar sustancias como la silicona para aumentar el tamaño de los glúteos pueden ser de dos tipos, según el cirujano. Durante la inyección, esa sustancia puede entrar en el torrente sanguíneo, lo que causa casi siempre una embolia pulmonar. Pero también puede ocurrir después del tratamiento, incluso años más tarde, que la sustancia inyectada cause una inflamación, o incluso pueda salir a través de la piel.

Según Vázquez, no se puede hacer mucho para solucionar los problemas causados por estos tratamientos cosméticos. La mejor forma de evitarlos es la prevención, acudir siempre a clínicas con licencia con profesionales certificados. Aceptar un procedimiento más barato en clínicas sin licencia, afirmó el cirujano, “es un contrato con el diablo”.

Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: