Optimismo con cautela por la economía del sur de la Florida

Miami pudiera tener una nueva tendencia en la contratación en este nuevo año.
El Nuevo Herald | Enero 2 de 2014
Martha Brannigan y Evan S. Benn
ebenn@MiamiHerald.com

Douglas Hanks, Martha Brannigan y Evan S. Benn The Miami Herald

Los precios de las casas en el sur de la Florida seguirán subiendo, pero no tan dramáticamente como hasta ahora.

Los empleadores continuarán creando puestos de trabajo, pero aún enfrentan vientos desfavorables.

Una fusión de aerolíneas traerá más visitantes internacionales y carga a Miami. Pero esas mejoras comerciales quizás se borren por la caída del precio del oro.

En casi cada sector, la perspectiva económica del sur de la Florida para el próximo año es una mezcla de cauteloso optimismo.

Los analistas señalan al buen cierre del 2013 como una señal de que el empuje positivo continuará en el 2014. Pero moderen las expectativas, alertan, de que este año restuare la prosperidad que existía antes del 2007 en la región.
Bienes raíces

La impresionante recuperación del mercado de la vivienda en el sur de la Florida durante el 2013 silenció a la mayoría de los escépticos.

La llegada del 2014 revelará cuánta fuerza le queda aún a la recuperación de la vivienda.

Prácticamente, cada uno de los que observa el mercado de la vivienda de la región duda en que el precio de las casas en Miami-Dade y Broward aumente tanto como ya lo hizo el año pasado. En lugar de saltos de precios de dos dígitos en un año, los analistas del mercado esperan este año incrementos de una sola cifra.

“Hay algunos vientos desfavorables en el sector de la vivienda con los que vamos a tener que lidiar en el 2014”, señaló Sean Snaith, director del Instituto de la Competitividad Económica de la Universidad Central de la Florida. “Los precios subirán de nuevo, pero el ritmo va a disminuir”.

Las razones son muchas.

Las grandes ganancias para las casas y los condominios en el sur de la Florida en los pasados dos años han echado a un lado muchos inversionistas al escasear las gangas. Eso deja al mercado de la vivienda más dependiente de los verdaderos usuarios finales.

“Va a ser una prueba de la habilidad del sur de la Florida para hacer la transición de Blackstone”, dijo Snaith, refiriéndose a la gigantesca firma de inversiones que se hizo de miles de casas para alquilar “a Mr. y Mrs. Black”.

Grandes políticas nacionales también conspiran para desacelerar el mercado de la vivienda, incluyendo al del sur de la Florida .

Las nuevas regulaciones bancarias que se desprenden de la nueva ley Dodd-Frank probablemente obstaculicen la disponibilidad de hipotecas.

La retracción de la Reserva Federal de su programa de compra de bonos producirá tasas de interés más altas, que harán la compra de casas menos asequible. Y la implementación de la Ley de Cuidados Médicos Asequibles levantará más incetidumbres, apuntó Snaith.

A la vez, los compradores del sur de la Florida tendrán probablemente una mayor selección de casas y condos, lo que pudiera limitar las guerras de ofertas que recientemente se hicieron comunes en un inventario apretado.

Además, los que andan a la caza de una nueva burbuja en el mercado de la vivienda de la Florida pudieran tener que esperar un largo tiempo.

Los expertos creen que la situación del préstamo es completamente distinta a lo que fue antes de que estallara la última burbuja en el Sur de la Florida. Muchas propiedades se vendieron en efectivo e incluso las hipotecadas implicaban niveles más altos de equity de los prestatarios mejor calificados.

“La situiación financiera es la que impide que esto se convierta en una burbuja”, dijo Snaith. “No tenemos ya ese caramelo que había antes”, durante el último auge hipotecario.

El empleo

Miami pudiera tener una nueva tendencia en la contratación en este nuevo año.

Mientras que el 2013 continuó con la recuperación iniciada en el 2010, el ritmo se rezagó en la mayor parte del año. En noviembre, el mes más reciente para el cual se dispone de datos, los empleadores de Miami-Dade habian añadido 10,400 empleos en el 2013, comparados con 15,000 en la más pequeña economía de Broward.

Los reportes de empleo del otoño trajeron cifrás más alentadoras. El crecimiento del empleo se disparó en Miami-Dade a una tasa anualizada del 5 por ciento, la mayor desde abril del 2012, de acuerdo con el Buró Federal de Estadísticas Laborales. Si esas ganancias no se pierden en los meses entrantes, el 2014 pudiera ser el año que por fin pase de la recuperación a una expansión, al eliminar el déficit de 60,000 empleos del sur de Florida desde su pico de 1.9 millones de posiciones en las plantillas antes de la recesión (en agosto del 2007).

“Tengo un pronóstico más efectivo que hace uno o dos meses – principalmente por las señales de políticas económicas más racionales que vienen de Washington”, dijo Robert Cruz, el economista oficial de Miami-Dade. “Si tenemos relativamente buenas cifras de nóminas para diciembre, creo que tendríamos suficiente confianza como para esperar una aceleración significativa del mercado de trabajos en el 2014”.

Pero el colapso del mercado de la vivienda parece influir grandemente en la recuperación del sector del empleo en el sur de la Florida.. Mientras que la venta de las casas existentes se ha reanimado y los precios suben, la construcción de nuevas viviendas aún no ha rebotado lo suficiente como para mover la aguja indicadora del empleo en el sur de la Florida.

La Universidad Central de la Florida predice un crecimiento de un 2 por ciento del empleo para el sur de la Florida en el 2014. Esa es una cifra respetable, dado que la universidad prevé que el Sur de la Florida terminará reportando una tasa de crecimiento de sólo un 1.5 por ciento en el 2013.

Moody’s califica a Miami-Dade con un comportamiento por debajo del estándard en las contrataciones del 2014, con un pronóstico de crecimiento del empleo de un 1.8 por ciento en las plantillas. Eso está por debajo del pronóstico regional de un 2.2 por ciento y del nacional de un 2 por ciento, para no mencionar el crecimiento del empleo de un 2.4 por ciento que Moody’s predice para las plantillas de Broward.

“Miami tiene una deuda colgante más sustancial, y el apalancamiento de las viviendas le impedirá crecer tan rápido como en el país”, dijo Chris Lafakis, un economista de Moody que sigue al Sur de la Florida. Traducción: Las hipotecas bajo el agua aún contienen el gasto.

Y el empleo gubernamental se mantiene el mayor ancla para el empleo, con el sector público de Miami Dade por debajo en unas 5,000 posiciones con respecto a hace apenas un año.

Las pequeñas empresas también añadieron empleos en el 2013, pero no los suficientes para restaurar el nivel de contratación del 2007, de acuerdo con la no partidista Federación Internacional de Empresas Independientes. El índice de optimismo más reciente de la federación mostró que los dueños de pequeños negocios informaron de un incremento en la preocupación sobre el costo y la disposición de seguros para los
empleados.

“También hay un indicio de que los patrones están recibiendo una idea de lo que puede significar Obamacare para los costos laborales”, dijo el economista jefe de la federación, Bill Dunkelberg, del estudio. “Habrá una mayor fuente de ansiedad e incertidumbre en el 2014”.

Víctoria Villalba, presidenta de la firma de dotación de personal Victoria & Associates con sede en Doral dijo que no espera nada más que un crecimiento modesto en el año nuevo. Ella vio crecer sus ventas en alrededor de un 4 por ciento en el 2013. pero esperaba un desempeño más fuerte al comenzar el año.

“Estamos viendo recuperación en todos los sectores”, dijo Villalba. “Pero ha sido lenta”.

Turismo

Los empleos en turismo continuaron creciendo en el 2013 en el Sur de la Florida, como ha ido sucediendo constantemente desde el 2009.

La Oficina de Convenciones y Visitantes del Gran Miami informó de 110,500 empleos en hoteles, restaurantes y otras posiciones que dan servicio a la industria del turismo, un aumento de un 3.5 por ciento con respecto al 2012.

Y los dólares del turismo continúan en aumento. Las tasas de hoteles se elevaron en el 2013 y deben continuar haciéndolo en el año nuevo, de acuerdo con Scott Berman, jefe del grupo de Hospitalidad y Ocio en EEUU en PricewaterhouseCoopers en Miami.

La tasa promedio de un hotel en Miami Dade fue de $174.05 en octubre, el mes más reciente en que existen dados disponibles, de acuerdo con Smith Travel Research. Eso representa un aumento de un 7.9 por ciento con respecto al año anterior. Las tasas de ocupación también crecieron en el mismo período, al alcanzar un 77.8 por ciento.

“Cuando se excede del 70 por ciento de ocupación, la economía básica nos dice que se puede incrementar los precios debido a la alta demanda”, dijo Berman. “Las expectativas son que las tasas de ocupación se mantengan fuertes y los consumidores pueden esperar tener pagar más por los hoteles en el gran Miami”.

Mientras los hoteles de Miami Beach cargan las mayores tasas por habitación en el área, Berman dijo que mantiene un ojo puesto sobre las aperturas de nuevos hoteles en el downtown, Brickell y cerca del Aeropuerto Internacional de Miami. El dio crédito al aeropuerto por hacer a Miami más accesible a los viajeros internacionales.

“Al abrir nuevas rutas de vuelo, particularmente en América Latina, eso es muy útil para la empresa de hostelería”, dijo Berman.

Berman destacó que la fusión de American Airlines con US Airways podría agregar rutas entre Miami y Asia que traerían viajeros de negocios y turistas con grandes cantidades de dinero.

“Esa es realmente una región robusta, y deseamos hablar de segmentos que gastan dinero, los chinos están entre los que más”, dijo Berman.

“Considerado todo esto, nuestro punto de vista es que el mercado seguirá creciendo”.

Comercio

El recientemente aprobado trato AA-US Airways, que creará la mayor aerolínea del mundo, también debe expandir la atracción de Miami como un centro de carga. Se espera que la fusión aumente los embarques entre Miami y Amsterdam, Atenas, Tel Aviv, Venecia y otras ciudades.

Pero Ken Roberts, cuya WorldCity, con sede en Coral Gables, compila y analiza datos de comercio, alertó que los potenciales incrementos comerciales producto de la fusión de las aerolíneas podrían verse afectados por la caída del valor del oro y otros factores.

“Los días de fáciles ganancias comerciales parecen estar, al menos para el término corto al mediano, terminados”, dijo Roberts. “No sólo tenemos demasiado “material”, sino que ahora compramos tabletas y teléfonos inteligentes en vez de computadoras. Ellos son menos caros y más ligeros, lo que tiene un impacto en las cifras de importación-exportación”.

Roberts dijo que la economía del Sur de la Florida necesitará tiempo para recuperarse del estallido de la “burbuja dorada”. La región se benefició cuando los inversionistas “se fueron en manada hacia el oro como una cobija de seguridad” durante la crisis económica, agregó.

“El valor del oro subió y todos, desde las compañías que venden equipos de minas ... a los dueños de minas en México y Colombia ... a compañías de logística que embarcaban el oro tan pronto podían, se beneficiaron”, dijo Roberts.

Mucho de esa carga pasó a través del Aeropuerto Internacional de Miami, que se convirtió en el 2012 en el principal destino de la nación para la importación y exportación de oro, dijo Roberts.

“Ese no sería el caso en el 2013”, continuó. “El comercio del Sur de la Florida está pagando ahora el precio por [la burbuja del oro], y continuará pagándolo en el 2014.

Consumidores

La crisis hipotecaria y la crisis de contrataciones acostumbraban a ser los principales culpables tras la profunda caída en la confianza de los consumidores en la Florida. Pero en años recientes, Washington ha sido el principal en ser culpado.

El cierre del gobierno en octubre hizo bajar la confianza en el Estado del Sol, con el índice de confianza de la Universidad de la Florida cayendo más rápido que en ningún momento desde abril del 2011 (cuando Estados Unidos se aproximaba a la crisis del techo de la deuda de ese año.

Pero Chirs McCarty, el economista detrás de la investigación de confianza de la universidad, ve un año menos preocupante por delante en lo que se refiere a la capital de la nación.

“Hay menos drama en Washington”, dijo McCarty. “Parece como que Washington será menos un factor de confianza aquí en la Florida”.

El acuerdo bipartidista del presupuesto alcanzado en diciembre parece haber sacado de la mesa política otro cierre del gobierno. Y mientras el más reciente límite del techo de la deuda está de nuevo en el horizonte fiscal, los observadores de Washingon se muestran menos resignados a la inevitabilidad de otro momento de política arriesgada que afecta por igual a los mercados y los consumidores.

Aún así, McCarty ve la habilidad de la caída en las viviendas influyendo en el 2014. Los precios residenciales subieron como la espuma en el 2013 - hasta un 15 por ciento en 12 meses en el informe de octubre del Case-Shiller para el Sur de la Florida que se dio a conocer el martes. La mayoría de los analistas predice cuando más que se igualen esos precios el próximo año, con el mercado normal incapaz de sostener ese tipo de velocidad.

Si el impulso se hace más lento, el ritmo está llevado a servir como un control de la realidad para los dueños de vivienda que pueden haberse visto atrapados en el frenesí hipotecario del 2013.

“Los que esperan que el valor de su casa regrese a donde estaba en el 2006 o el 2007 antes de vender”, dijo McCarty “van a tener que hacerlo un rato”.

Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: