Odiado o adorado, el senador Ted Cruz piensa en la Casa Blanca

Para los de línea dura, sin embargo, Cruz tiene el historial y la desfachatez para seguir su propio camino. Cada escéptico o enemigo parece añadirle atractivos.
El Nuevo Herald | Octubre 30 de 2013
DAVID LIGHTMAN
/MCT IOWA

Ted Cruz, de la zona central del país, es una curiosidad carismática para muchos republicanos, un disidente elocuente y muy buscado en contra todo lo que tenga que ver con Washington.

Pero, entre las figuras del establishment y los iniciados de Washington, el senador de Texas es prácticamente un paria, ridiculizado por colegas dentro de su propio partido, y un verdadero regalo para los demócratas, quienes ven inmensos beneficios en retratarlo como el símbolo de un Partido Republicano de un conservadurismo radical y con la cabeza en las nubes.

Todas estas descripciones tienen sentido, y es por eso que Cruz es tanto un poderoso contendiente político como alguien cuyo futuro parece ser limitado.

Aunque sólo ha ocupado su cargo desde enero, él visitó Iowa la semana pasada por tercera vez para hablar en una de las grandes cenas del partido estatal. Luego se fue a cazar faisanes con republicanos del área. Estas son maneras seguras de hacer saber al mundo de la política que estás considerando postularte a la presidencia, ya que la junta política de ese estado ha sido en los últimos tiempos la primera prueba para la nominación.

Cruz, de 42 años, consiguió en Iowa lo que se propuso: despertar el interés de los republicanos que dedican tiempo y dinero a la causa del partido. El presidente del partido A.J. Spiker puso a Cruz en la primera fila de los potenciales candidatos republicanos para el 2016, conjuntamente con el senador de Kentucky Rand Paul y el gobernador de Nueva Jersey Chris Christie.

POTENCIAL POLITICO

Kevin Hall, activista del partido y columnista del website TheIowaRepublican.com, consideró que Cruz tiene potencial: “Él habla con sentido común, tiene carisma, y los republicanos están locos por alguien que pelee duro”.

Pero a muchos no les gustaría alguien con un estilo tan agresivo, como el discurso maratón de 21 horas y 19 minutos de Cruz el mes pasado en contra de la Ley de Atención Médica Asequible. Es significativo que los conocedores sitúen a Christie en la lista de posibles candidatos para el 2016, ya que su aparente impaciencia en contra de la pureza ideológica y en pro de tener resultados podría parecer inusual entre los conservadores que dominan el partido.

Cruz provoca interés, no obstante, porque los republicanos en estos momentos todavía tempranos están abiertos a alguien que pueda enardecerlos: hace muchos años que eso no les pasa con un candidato potencial a la Casa Blanca. Los conservadores de línea dura nunca se entusiasmaron con Mitt Romney en el 2012 o John McCain en el 2008, y su búsqueda de una alternativa se quedó corta por muchas razones. Piensen, si no, en Rick Santorum, Newt Gingrich o Rick Perry.

Para los de línea dura, sin embargo, Cruz tiene el historial y la desfachatez para seguir su propio camino. Cada escéptico o enemigo parece añadirle atractivos.

El presidente del Partido Demócrata de Iowa Scott Brennan alegó que Cruz se dedica rutinariamente a una “extorsión política extrema”.

Cuando el gobernador de Iowa Terry Branstad habló el viernes antes que Cruz en la cena Ronald Reagan del partido, pasó la mayor parte del tiempo elogiando la labor de los gobernadores republicanos, y apenas mencionó a Cruz. De regreso en Washington, Cruz pareció divertirse durante semanas en provocar a McCain y otros baluartes del partido, quienes lo criticaron públicamente.

UN BRAVUCON CON SEGUIDORES

A muchos republicanos del centro del país les encantan las bravuconerías de Cruz.

“Hay tan pocas personas de principios que, cuando se ve a una, te parece fantástica”, dijo Joel Kurtinitis, analista informático de West Des Moines.

Cruz se jacta de sus credenciales de hombre de humilde origen, citando a su padre, un cubano que estuvo preso bajo la dictadura de Fulgencio Batista. Su padre huyó de Cuba en 1957, “sin un centavo y sin hablar una palabra de inglés”, según la biografía de su hijo. Él es ahora pastor en Dallas.

Ted Cruz llegó a ser procurador estatal de Texas. El año pasado, con la ayuda de activistas del movimiento Tea Party, él se enfrentó al establishment republicano de Texas y venció con gran ventaja al candidato al Senado ungido por el mismo, el vicegobernador David Dewhurst.

Fue posiblemente el mayor revés del año, ilustrando cómo el apoyo y el dinero del establishment tradicional pueden ser vencidos por el candidato correcto que galvanice un movimiento popular.

Muchos republicanos quieren ver esa energía volcada en una campaña nacional, ya que consideran que Washington es un lugar inflado y con demasiada gente haciéndose mutuamente el juego, sea cual fuere su partido.

Pero el discurso de Cruz en Iowa mostró además por qué él molesta tanto a otros republicanos. Él criticó duramente a colegas republicanos que votaron a favor de terminar con el reciente cierre del gobierno. Él comparó a la administración de Obama con la del presidente Jimmy Carter, aun cuando las tasas de interés e inflación actuales son insignificantes, mientras que bajo Carter aumentaron a dobles dígitos.

Y los discursos enardecedores no son garantías de estrellato. La historia de las recientes elecciones presidenciales está llena de candidatos que atrajeron grandes multitudes entusiasmadas durante algunas semanas – el general retirado Wesley Clark en el 2004 y el gobernador de Texas Rick Perry el año pasado, para sólo nombrar a dos – quienes pasaron enseguida al olvido.

Incitar a una muchedumbre entusiasmada y demostrar el entendimiento y la seriedad para llegar a la presidencia son cualidades muy diferentes, y Cruz está todavía muy lejos de probar que posee estas últimas.

Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: