Los vecinos de Havana Palms en la Pequeña Habana se tienen que mudar

Ese es el consenso entre los propietarios en un complejo de condominios en La Pequeña Habana que deben abandonar sus viviendas el lunes, por órdenes de la Ciudad de Miami.
El Nuevo Herald | Abril 1 de 2013
Melissa Sanchez y Brenda Medina
msanchez@elnuevoherald.com

Mudarse a un albergue no es una opción aceptable.

Ese es el consenso entre los propietarios en un complejo de condominios en La Pequeña Habana que deben abandonar sus viviendas el lunes, por órdenes de la Ciudad de Miami.

Pero tampoco tienen los recursos para alquilar un apartamento mientras sigan pagando sus hipotecas, y algunos no tienen familiares con quienes se puedan mudar. Por ahora, muchos dijeron que prefieren quedarse en los condominios a pesar de las condiciones peligrosas.

“Somos personas trabajadoras, mi mamá y yo, y tú me dices que nos vayamos a un albergue. No quiero discriminar, pero me están insultando”, dijo Jimmy Hernández, quien pagó $184,000 por un condominio de dos recámaras que comparte con su madre. “No quiero arriesgarme a quedarme, pero si no tengo a dónde ir, ¿qué hago?”.

Hay 32 condominios en Havana Palms, de los cuales más de una decena todavía pertenecen a propietarios. Al menos tres viviendas han sido abandonadas por sus dueños, incluso un condominio donde se cayó el piso de la sala en enero.

Fue por este incidente que la Ciudad de Miami declaró que la estructura es insegura y representa un peligro a los residentes. Desde enero, las autoridades municipales han pedido un plan formal de reparación a la asociación de propietarios, una entidad legal a la cual ninguno de los residentes pertenece. El inversionista Constantino Cicchelli, quien compró 14 de los condominios en el 2011, controla la asociación.

Cicchelli ha presentado una evaluación de un ingeniero que detalla los problemas estructurales, pero no ha entregado un plan para repararlos. En realidad, la asociación no cuenta con los fondos para realizar los arreglos. Desde antes de que Cicchelli llegara a Havana Palms, muchos propietarios habían dejado de pagar sus mensualidades a la asociación por desconfianza en a los empresarios inmobiliarios que previamente controlaban esta entidad.

Esta semana, Fernández dijo que ya no puede ofrecer otra extensión porque teme por la seguridad de los residentes.

“Ya no hay absolutamente nada más que puedo hacer”, dijo Fernández el jueves, durante una reunión con los propietarios. “Se tienen que mudar el lunes”.

Durante esa misma reunión, varios representantes municipales escucharon las quejas de los propietarios, que pidieron ayuda para mudarse a apartamentos, mientras buscan un arreglo con los bancos a quienes le deben sus hipotecas. Tanto la Ciudad como el Condado Miami-Dade ha dicho que se perdonarán los préstamos gubernamentales que muchos propietarios recibieron para comprar los condominios.

Pero no existe ayuda financiera para reubicar a los propietarios a apartamentos.“Si hubiese algo ya lo hubiera mencionado”, dijo Alfredo Durán, subjefe del Departamento de Desarrollo Comunitario y Económico de Miami. “Lo siento”.

La situación es distinta para alrededor de una decena de inquilinos que también viven en Havana Palms, lo cual ha causado resentimiento entre algunos propietarios. Cicchelli alquilaba la mayoría de sus condominios a personas que reciben subsidios de Volunteers of America, un programa que paga una porción del alquiler a personas que antes vivían en albergues, que son discapacitados, o que padecen de enfermedades psiquiátricas.

En semanas recientes, Volunteers of America ha estado reubicando a estos inquilinos.

“Por lo menos tengo en lugar en donde ir”, dijo Dina Hall, quien ha vivido en Havana Palms por más de dos años con la asistencia de Volunteers of America. “Pero la gente que compró aquí están atrapados aquí”.

Al menos tres inquilinos pagaban su alquiler directamente a la empresa que administra las propiedades de Cicchelli. Algunos de estos podrían calificar por un programa de asistencia de la Ciudad para evitar que se queden en la calle. Los fondos de este programa no se pueden utilizar para ayudar a propietarios.

Otro inquilino más dijo que depende del Plan Ocho y que está buscando un nuevo apartamento que acepte el programa federal.

Durante el fin de semana, varios propietarios dijeron que habían visitado apartamentos en la zona, pero que siguen esperando que la Ciudad o el Condado les ofrezca otra solución aparte de mudarse a un albergue. Algunos tienen planeado reunirse con el alcalde de Miami, Tomás Regalado, el martes, y dijeron que no se mudarán hasta después de escuchar sus consejos.

Mario Pineda, su esposa Genny y su hijo de 13 años sí se mudarán este fin de semana.

“No es recomendable quedarse. Aunque la Ciudad no tome la medida que ha tomado, yo por mi parte la tomaría”, dijo Pineda. “El piso se está despegando del rodapié”.

Por ahora, su familia se alojará con unos amigos que viven en un apartamento de una habitación en La Pequeña Habana. Serán seis personas bajo un techo.

Pineda espera que sea una situación temporal. Están buscando un apartamento económico, mientras sigan pidiendo un arreglo con su banco. No ha perdido la fe.

“Tenemos un poquito de salud, y tenemos el deseo de seguir luchando”, dijo


Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, Fl - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: