La última visita de Kennedy a Florida

Kennedy fue un ídolo para los negros de EEUU
El Nuevo Herald | Noviembre 18 de 2013
EVAN S. BENN
EBENN@MIAMIHERALD.COM

En una breve pero intensa visita al sur de la Florida en la semana de su muerte, el presidente John F. Kennedy estrechó manos con partidarios y bebió whisky con editores de diarios. Y prometió volver.

“Regresaré el año próximo y pronunciaré un discurso más largo”, dijo Kennedy a una multitud de 4,000 personas reunidas hace 50 años en el Aeropuerto Internacional de Miami.

Fue el lunes 18 de noviembre de 1963, y sería su última visita al condado Miami-Dade.

Kennedy había pasado la mañana en Tampa y el día anterior en West Palm Beach, donde asistió el domingo a misa en la Iglesia Católica St. Ann.

Kennedy no era ajeno al sur de la Florida. Pasó tiempo mientras crecía en el complejo de su familia en Palm Beach. Como Presidente, hizo siete visitas a Miami-Dade.

Era un Dade mucho más pequeño en la década de 1960. El condado era entonces el hogar de menos de un millón de personas. Hoy, más de 2.5 millones viven aquí.

Kennedy fue también un visitante frecuente del Orange Bowl, al asistir como Presidente electo al partido Missouri-Navy en 1961, y de nuevo en enero de 1963, para el encuentro Oklahoma-Alabama.

Hizo su asistencia más famosa al estadio en diciembre de 1962, al hablar ante 35,000 exiliados cubanos, incluyendo los prisioneros de guerra de la Brigada 2506 que encabezaron la desafortunada invasión de Bahía de Cochinos tras la cual Kennedy luchó por liberarlos de las prisiones de Fidel Castro. Ellos le entregaron su bandera de combate, que Kennedy prometió regresar algún día a una Cuba libre.

“Recuerdo verlo desde las gradas en las que estaba sentada con mi familia”, dijo Teresita Rodríguez Amandi, de 60 años. Tenía 10 años en ese momento, y había salido el año anterior de Cuba junto con sus padres.

“Fue un día muy importante para nosotros. Era la primera vez que veía al Presidente ante mis propios ojos”.

Once meses después, cuando el jet presidencial de Kennedy tocó tierra al anochecer de ese lunes en 1963 en el Aeropuerto Internacional de Miami, un equipo de avanzada estaba bien preparado para su visita. Una amenaza de bomba provocó que se asignaran 250 agentes extra de la Policía de Metro y de Miami al servicio presidencial.

Cuando llegó el momento de comer, agentes seleccionaron para Kennedy al azar entre docenas de platos, uno de carne asada, lo que redujo la oportunidad de que alguien envenenara la comida del Presidente.

A pesar de las precauciones, la visita final de Kennedy a Miami mostró fallos en su protección.

Kennedy hizo algunos comentarios en la terminal de Delta en el aeropuerto y entonces caminó hacia el grupo de personas, estrechando la mano de docenas de entusiastas.

El pulso de la multitud hizo que una cerca de seguridad comenzara a ceder. Un agente del Servicio Secreto alcanzó al Presidente y lo guió a través de la cerca que los agentes de Policía luchaban por impedir que se cayera. Kennedy se mantuvo en su camino.

“Un minuto”, dijo Kennedy a los agentes. “Quiero hablar con estas personas”.

Luego de más saludos de manos, Kennedy y su séquito siguieron hacia Miami Beach. El propósito de su visita: pronunciar un discurso ante la Asociación Interamericana de Prensa. Uno de los invitados al banquete era Lee Hill, miembro de la Sociedad y editor de The Miami Herald en aquel momento.

Kennedy compartió ampliamente con los periodistas latinoamericanos asistentes. Señaló que dos ex primeros ministros peruanos se habían convertido en editores de periódicos.

“Eso reafirma el dicho que en este país dice que ‘si no puedes vencerlos, únete a ellos’”, bromeó el Presidente.

Kennedy habló al grupo de unas 1,000 personas acerca de mantener al comunismo fuera de América Latina. Tres veces durante su discurso Kennedy se refirió a una eventual caída de Fidel Castro, y en cada ocasión el público rompió en un sostenido aplauso.

El Presidente se reunió por unos minutos en privado antes del banquete con cuatro cubanos veteranos de Bahía de Cochinos.

Kennedy tomó un helicóptero de Miami Beach en dirección al aeropuerto, poco más de tres horas después de haber aterrizado en el sur de la Florida. El Air Force One levantó el vuelo a las 9:14 p.m. con dirección a Washington.

Esa fue su última partida de la Florida.

Este artículo incluye comentarios de Public Insight Network, una comunidad en internet de personas que están de acuerdo en compartir sus opiniones con The Miami Herald y WLRN. Conviértase en una fuente de MiamiHerald.com/insight.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2013/11/18/1617085/la-ultima-visita-de-kennedy-a.html#storylink=cpy
Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: