Joe Carollo niega haber creado ‘ambiente tóxico’ en Doral

Luigi Boria se ha mantenido callado en general desde el despido del exadministrador de la ciudad.
El Nuevo Herald | Mayo 9 de 2014
Joe Carollo podrá haber perdido su trabajo la semana pasada como administrador de la Ciudad de Doral, pero la imagen de la comunidad se vio de nuevo fuertemente afectada cuando la olla de presión de la política de la ciudad estalló de nuevo en una explosión de riñas internas y acusaciones infundadas.

En esta ocasión, la vicealcaldesa Christi Fraga encabezó una carga por despedir a Carollo, ex alcalde de Miami de carácter franco, culpándolo de crear “un ambiente tóxico” en el Ayuntamiento que ha empujado a irse a 20 empleados durante el último año, incluyendo algunos directores de departamento.

Por su parte, Carollo ha dicho que los empleados se fueron porque la Ciudad no podía permitirse pagar sueldos competitivos, muchos encontraron mejores oportunidades en otras partes, y la constante inestabilidad política del Concejo de la Ciudad les hacía difícil el trabajo.

Documentos obtenidos por el Miami Herald muestran que 20 empleados de alto nivel se fueron de la Ciudad, pero todos no lo hicieron por las mismas razones o en las mismas circunstancias. Algunos se fueron por empleos mejor pagados en otras ciudades o mejores oportunidades profesionales, según sus encuestas de partida y cartas de renuncia.

Por ejemplo, después de que el ex abogado de la Ciudad de Doral Jimmy Morales se convirtió en administrador de la Ciudad de Miami Beach en abril del 2013, él reclutó a algunos de los directores de departamento del Doral para que trabajaran con él. Con objeto de trabajar más cerca de su casa, el ex director de obras públicas del Doral Eric Carpenter se fue ese mes a dirigir obras públicas en la Playa. El ex viceadministrador de la Ciudad Mark Taxis se fue a asumir un puesto similar en la Playa.

Algunos de los formularios de salida de los 20 empleados señalan que Doral ofrece sueldos más bajos y menos beneficios que otras ciudades. Otros mencionaron razones médicas o que se iban a retirar.

Una de las partidas más recientes y más notorias fue la de Nathan Kogon, quien llevaba nueve años como director de planificación y zonificación del Doral. El renunció en febrero para empezar a trabajar como subdirector del Departamento de Recursos Regulatorios y Económicos del Condado Miami-Dade.

El pudo haber sido el sucesor de Carollo, ya que el alcalde Luigi Boria se reunió con él para hacerle la oferta la semana pasada. Tras haber estado considerando aceptar la semana pasada, Kogon se arrepintió.

Kogon dijo al Miami Herald que, aunque el personal a cargo de las operaciones diarias del Doral es talentoso, los interesantes retos de su nuevo trabajo y las peleas políticas en el Consejo del Doral lo decidieron a conservar su puesto.

“Con las influencias políticas y las riñas internas, me pareció que no podría administrar de una manera que yo considere apropiada”, dijo.

A él le preocupó que cualquiera que ocupe el puesto de administrador tendrá los mismos problemas con sus jefes: los cinco miembros del Concejo de la Ciudad.

“No creo que el concejo como tal entienda realmente su papel político”, dijo Kogon. “El concejo decide qué aspecto tendrá el barco y a dónde va. El administrador de la Ciudad es el piloto de ese barco. El se asegurará de que esté bien engrasado, y se asegurará de que se mantenga a flote. Lo que el concejo quiere es hacer es decidir dónde va el barco y quieren pilotarlo, pero ellos no saben pilotar ese barco”.

El se hizo eco de un elogioso aval a Carollo que él hizo en su carta de renuncia cuando dijo que él había disfrutado de una buena relación de trabajo con el administrador.

El jueves, Fraga dijo que el administrador era responsable de mantener la retención laboral bajo cualquier circunstancia, porque las renuncias dejan mucho que decir sobre la Ciudad y sobre el desempeño del administrador. Ella agregó que gran parte de la inestabilidad provenía de la tensión entre Boria y Carollo.

“Se sabe que la mayoría de ellos sintieron la inestabilidad”, dijo. “Aquí teníamos un alcalde que estaba tratando de despedir al administrador cada vez que le daban una oportunidad”.

Debido a lo difícil de sus relaciones, ella dijo que uno de los dos tenía que irse.

“Y si yo no me puedo deshacer de uno de ellos, me voy a deshacer del otro’, dijo.

Carollo sostuvo que él protegía constantemente a sus directores de la influencia inapropiada de los concejales, aun cuando acabó pagándolo luego con su despido.

Boria se ha mantenido callado en general desde el despido de Carollo, y sólo ha dicho que espera un mejor futuro en el Doral mientras la Ciudad solicita candidatos al puesto de administrador.

Este último capítulo del novelón político del Doral tiene como telón de fondo la disfunción acumulada en el Ayuntamiento de la Ciudad durante el año pasado: acusaciones e insultos intercambiados durante las reuniones del concejo, que duraban el día entero, el despido inesperado del ex abogado de la Ciudad John Herin, un intento anterior por deshacerse de Carollo, y la controversia sobre un acuerdo inmobiliario que involucra terrenos que eran propiedad de los hijos de Boria.

En una ciudad de alrededor de 50,000 habitantes con impuestos bajos a la propiedad, hermosos parques y una próspera comunidad empresarial, los embrollos políticos han sido a menudo el centro de atención. El núcleo del caos político del Doral fue el deterioro de la amistad — y la relación profesional — de Boria y Carollo.

En enero del 2013, Boria causó ondas de choque en los círculos políticos del sur de la Florida cuando seleccionó expresamente a Carollo, ex alcalde y comisionado de Miami conocido por no tener pelos en la lengua, como administrador del Doral. Carollo había servido de consultor a Boria durante parte de su campaña a la alcaldía en el 2012.

La nominación recibió la aprobación unánime del Concejo, trayendo de vuelta a Carollo a la vida pública como administrador primerizo de una ciudad.

Pero la relación no tardó mucho en agriarse.

Entre críticas generales de su papel en un proyecto inmobiliario que había sido propiedad en parte de sus hijos, la amistad se echó a perder. (La comisión de ética del Condado concluyó finalmente que Boria no podía votar al respecto, pero que él no había infringido el código de ética.) Boria propuso inesperadamente despedir a Carollo en octubre, pero no consiguió los votos. Fraga y las concejales Bettina Rodríguez-Aguilera y Ana María Rodríguez dieron a Carollo un voto de confianza y lo urgieron a dar su opinión.

En una reunión posterior, Carollo tuvo la oportunidad de expresar acusaciones de conducta impropia contra Boria en relación con el proyecto de sus hijos y supuestas contribuciones de campaña ilegales.

Desde su despido, Carollo ha criticado públicamente a Boria en los medios de prensa en español por sus supuestos vínculos con el gobierno de Venezuela a través de clients de negocios que se beneficiaron de acuerdos con las agencias del gobierno.

Al preguntársele por qué estaba haciendo pública esa información ahora, Carollo dijo que los vigilantes en los medios de prensa y el gobierno no habían hecho su trabajo.

“Los dos pilares de la democracia son las investigaciones mediáticas y, del otro lado, las agencias de investigaciones del gobierno”, dijo. “Cuando ellas comienzan a derrumbarse, es que hay corrupción”.
 
Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: