Inmigrantes en Miami celebran votación en el Senado

La votación del lunes no fue la última sobre la propuesta bipartidista, pero sí la primera que muestra que el proyecto de ley tiene suficiente respaldo en el Senado.
El Nuevo Herald | Junio 25 de 2013
ALFONSO CHARDY
ACHARDY@ELNUEVOHERALD.COM

El proyecto de ley bipartidista para legalizar a mas de 11 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos pasó el lunes una importante prueba, tras recibir una holgada votación a su favor en el Senado.

“Pasó, gracias a Dios”, expresó Julio Padilla, quien observaba la votación con un pequeño grupo de inmigrantes que se había congregado en su casa en la Pequeña Habana.

Padilla y los otros inmigrantes aplaudieron cuando la pantalla de televisión mostró la cuenta final: 67 votos a favor y 27 en contra.

El resultado, que limita el debate sobre una importante enmienda, constituyó la primera prueba de fuego de la propuesta patrocinada por un grupo de ocho senadores demócratas y republicanos, incluyendo Marco Rubio, republicano cubanoamericano de West Miami.

Según expertos, el voto muestra que el proyecto de ley es viable y que probablemente obtendrá el respaldo final del Senado.

El proyecto de ley otorgaría estatus de inmigrante provisional registrado (RPI, por siglas en inglés) a los inmigrantes indocumentados que entraron ilegalmente a través de la frontera con México o llegaron con visa y se quedaron mas allá del tiempo autorizado.

Padilla, de Honduras, entró en 1992 con una visa para trabajar en cruceros, pero al expirar el permiso se quedó viviendo en Miami ilegalmente. Luego logró conseguir estatus de protección temporal (TPS, por su siglas en ingles) que ha estado renovando desde 1998.

Si la propuesta de ley del Senado se convierte en ley, el TPS se eliminaría para inmigrantes como Padilla que regresarían a su estatus original de indocumentados, pero estarían en disponibilidad de solicitar el estatus RPI de inmediato.

Es por eso que Padilla, su esposa y varios vecinos en la misma condición se congregaron a presenciar el voto a sabiendas de que su futuro como posibles residentes o ciudadanos de este país estaba en juego.

“Esto podría beneficiar, si se hace ley, a miles de personas que no tienen documentos legales”, dijo Mayra Nájera, una vecina de Padilla que es de Guatemala. Nájera era otra de las personas que siguió el voto por la televisión.

La votación del lunes no fue la última sobre la propuesta bipartidista, pero sí la primera que muestra que el proyecto de ley tiene suficiente respaldo en el Senado.

Una votación de más de 60 senadores a favor garantiza que el debate sobre la propuesta se limitaría a un máximo de 30 horas más, lo que significa que un voto final sobre la reforma migratoria en esa Cámara podría tener lugar antes de que los senadores salgan de Washington para el receso del día feriado el 4 de Julio.

Si el voto hubiera sido de menos de 60 senadores, el debate bien podría haberse prolongado durante varias semanas o meses, y mostraría que el apoyo a la propuesta no es tan amplio como se pensaba, y que incluso podría fracasar.

Si el margen de 67-27 se mantiene cuando se lleve a cabo la última votación esto significa que la propuesta tiene grandes probabilidades de triunfar, al menos en el Senado.

El Senado requiere un mínimo de 51 votos para aprobar un proyecto de ley, pero 60 votos o más garantizan que el debate sea limitado.

El líder de la mayoría del Senado, Harry Reid, demócrata por Nevada, programó el voto del lunes cuando el personal de su oficina concluyó la semana pasada que la propuesta bien podría superar los 60 votos, con el respaldo de ambos partidos.

Más de una docena de senadores republicanos votaron a favor de la medida el lunes.

El voto se enfocaba sobre una enmienda de los senadores republicanos Bob Corker de Tennessee y John Hoeven de Dakota del Norte, a través de la cual se reforzaría la frontera con México como parte clave del proceso de legalización de los indocumentados.

La enmienda Corker-Hoeven otorgaría más recursos para reclutar unos 20,000 nuevos agentes de la Patrulla Fronteriza, la instalación de más segmentos del muro en la frontera, así como la utilización de “drones” para vigilar la franja fronteriza.

El voto sobre la enmienda fue diseñado para atraer el mayor número de republicanos que desean un énfasis sobre la seguridad fronteriza. Los expertos del Senado han pronosticado que si más de 60 senadores apoyaban la enmienda, esto significaría que un mismo número respaldaría el proyecto cuando llegue la hora del voto final.

Pero una eventual aprobación por parte del Senado no convertiría el proyecto en ley de inmediato, que deberá posteriormente conseguir la aprobación de la Cámara de Representantes, que bien podría elaborar su propia propuesta.

De suceder eso, los representantes de ambas Cámaras tendrían que ir a una conferencia de reconciliación donde tratarían de llegar a un acuerdo sobre ambas versiones.

Luego si emerge una propuesta conjunta de ambas Cámaras, esta tendría que ser aceptada y firmada por el presidente Barack Obama para que entre en vigor como ley.

Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, Fl - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: