FBI investiga desaparición de dinero en Sweetwater

Además, el alcalde José M. Díaz afirmó que también hay un faltante de dinero de los pagos por la recuperación de vehículos remolcados en la ciudad tras arrestos policiales.
El Nuevo Herald | Octubre 30 de 2013
MELISSA SANCHEZ
MSANCHEZ@ELNUEVOHERALD.COM

El alcalde de Sweetwater dijo el martes que las autoridades federales están investigando la desaparición de miles de dólares en efectivo de un cuarto de evidencia policial.

Además, el alcalde José M. Díaz afirmó que también hay un faltante de dinero de los pagos por la recuperación de vehículos remolcados en la ciudad tras arrestos policiales.

“Que yo sepa son miles de dólares”, dijo Díaz. “Yo no sé quién era responsable por ese dinero”.

Las revelaciones de Díaz ocurrieron durante una conferencia de prensa convocada para presentar un nuevo escuadrón de patrulla en bicicleta, en un intento de borrar las “sombras” que han caído sobre la Ciudad en recientes meses.

Agentes del FBI arrestaron en agosto al entonces alcalde Manny Maroño, junto con el alcalde de Miami Lakes y dos cabilderos durante una operación encubierta por acusaciones de recibir sobornos de una empresa fantasma.

De acuerdo con un documento presentado el martes en la corte federal, Maroño y uno de los cabilderos, Jorge Forte, planean cambiar sus declaraciones de inocentes a culpables por un cargo de conspiración para cometer fraude durante una audiencia el 12 de noviembre en Fort Lauderdale. Ambos enfrentan sentencias de hasta cinco años en la prisión federal.

Mientras tanto las autoridades federales están investigando los vínculos entre policías o funcionarios de Sweetwater y la empresa de grúas Southland The Towing Company, que hasta febrero operaba bajo un acuerdo verbal en esa ciudad. De acuerdo con fuentes municipales, las autoridades están averiguando si algunos policías han recibido sobornos a cambio de pasarles negocios a la empresa.

Maroño aparecía como dueño de la empresa hasta el 2009, aunque un año después seguía representándola durante negociaciones con la ciudad de Doral. El Nuevo Herald y CBS 4 han investigado las conexiones de Southland en Sweetwater desde hace meses.

Además, a principios de septiembre el sargento interino Reny García y el detective Octavio Oliu fueron suspendidos de sus cargos como parte de una investigación federal, de acuerdo con fuentes. Una semana antes, el FBI también arrestó al detective William García por cargos de fraude con tarjetas de crédito y robo de identidad.

“Las autoridades han descubierto tantas indecencias aquí que ni es chistoso”, dijo Díaz, quien rehusó entrar en detalles. “Ahora lo que estamos intentando hacer es servir al público y no cometer abusos”.

CUARTOS DE EVIDENCIA

Díaz explicó que el dinero desaparecido del cuarto de evidencia había sido confiscado durante arrestos en Sweetwater.

“Si ves un sobre que dice $500 o $1,000 y lo abres y está vacío, significa que hay dinero perdido”, dijo Díaz.

El hombre a cargo de supervisar la evidencia para el Departamento de Policía de Sweetwater cuando aparentemente se inició la investigación era Catalino Rodríguez, un veterano del departamento que renunció el 7 de octubre —la misma noche en que fue nombrado al cargo de comisionado municipal.

“Yo no sé nada de eso [...] Mi conciencia está limpia”, dijo Rodríguez. “Claro que yo no he robado nada”.

Rodríguez dijo a El Nuevo Herald que a principios de octubre, dos policías de reserva y un empleado civil entraron al cuarto de evidencia sin anunciar sus intenciones, y empezaron a sacar la evidencia. Rodríguez creía que seguían las directivas del nuevo alcalde, y se sintió ofendido al no ser informado sobre sus acciones.

“Había drogas, dinero, armas. Todo esto lo pusieron en los pasillos”, dijo Rodríguez. “Si faltan miles de dólares quizás deben investigar por qué sacaron la evidencia del cuarto ese día”.

La semana pasada se dio a conocer la existencia de un almacén secreto donde algunos detectives habían guardado evidencia, incluyendo carteras y ropa, y varias máquinas usadas para detectar billetes falsos. Rodríguez aseguró que no sabía de la existencia de ese almacén, ubicado en una propiedad alquilada por la ciudad.

DINERO DE LAS GRÚAS

No está claro cuánto dinero ha desaparecido del cuarto de evidencia o de las multas cobradas a las personas que buscan recuperar vehículos remolcados en Sweetwater.

Por varios años, la persona dentro del Departamento de Policía que se hacía cargo de contar el dinero cobrado en multas municipales por los vehículos remolcados era el entonces jefe de la policía, Robert Fulgueira, quien dejó su cargo la semana pasada. De acuerdo con recibos revisados por El Nuevo Herald y CBS-4, la policía de Sweetwater solía llamar a las grúas de Southland en casos que variaban desde arrestos por drogas hasta conducir con una licencia suspendida.

Las personas que buscaban recuperar sus vehículos de Southland tenían que pagar primero una multa de $500 en efectivo a la Ciudad de Sweetwater, monto que recientemente fue reducido a $250.

De acuerdo con Rodríguez y documentos públicos, lo siguiente era el proceso para recibir los pagos: los billetes se envolvían en una copia del recibo y luego eran depositados en un buzón postal dentro de la sede del Departamento de Policía.

Dos personas tenían llaves para el buzón: Rodríguez y Fulgueira, quien no respondió a un mensaje de El Nuevo Herald el martes.

Según Rodríguez, Fulgueira era quien principalmente recogía los tres o cuatro pagos que entraban cada semana.

Luego de contar el dinero, Fulgueira le entregaba el monto junto con el recibo al subjefe, Roberto Ochoa, quien entonces lo depositaba en el Departamento de Finanzas.

Sin embargo, Fulgueira se separó el 2 de octubre de su participación en este proceso y asignó a Ochoa a revisar los pagos. Inmediatamente después, Ochoa estableció nuevas directivas departamentales para aclarar cuándo era justificable remolcar un vehículo durante un arresto. Entre las justificaciones permitidas: si el vehículo constituye evidencia clave para el arresto.

De acuerdo con Ochoa, ni un solo caso desde entonces ha justificado la necesidad de llamar a la empresa de grúas.

El nuevo jefe de la policía Jesús “Jesse” Menocal dijo que las nuevas directivas evitan posibles confusiones entre los agentes.

“Cuando no hay una organización, siempre hay espacio para el caos y todo tipo de prácticas disfuncionales”, dijo Menocal. “Hay que establecer reglas para que la gente no tenga una excusa por haber hecho las cosas indebidamente”.

Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, Fl - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: