Familia pide ayuda para capturar a asesinos de niño de 10 años

Lynn Ma madre de Aaron Vu, quien murió tras ser baleado por dos delincuentes que trataron de robar el salón de belleza de la familia. Su esposo, Hai Nam Vu, también fue herido en el atraco.
El Nuevo Herald | Noviembre 25 de 2013
CARLI TEPROFF
CTEPROFF@MIAMIHERALD.COM

Aaron Vu le pidió este mes a su mamá que no lo avergonzara al traerle un pastel de cumpleaños a la escuela. El iba a cumplir 10 años y no quería que sus compañeros en la Academia Northwest Christian supieran que era más joven que ellos.

Lynn Ma, su madre, lo sorprendió de todos modos. Ella y su esposo Hai Nam Vu trajeron a casa un pastel helado y donas espolvoreadas, después de un largo día en su salón de belleza. Era el 6 de noviembre.

Ese fue el último cumpleaños que celebró.

El viernes, Aaron murió después de ser baleado por ladrones armados que atacaron el popular negocio de sus padres, Hong Kong Nails, en el noroeste de Miami-Dade justo cuando la familia se preparaba para terminar el día y llevar a Aaron a comprar sus regalos adicionales de cumpleaños. Vu fue baleado en el hombro izquierdo. Un ex infante de Marina que se crió en Portland, Oregon, antes de mudarse al sur de la Florida donde él y su esposa entraron en el negocio del cuidado de uñas, se mantenía el domingo en cuidados intensivos. Su madre, Ha Pham, dijo que se estaba sentando y los médicos esperaban trasladarlo a un dormitorio regular en los próximos días.

Pero fue Aaron, un niño amable con una vida llena de promesas el que ocupa la mente de la familia.

“El es un niño muy amoroso, muy juguetón, muy cariñoso”, dijo el domingo una llorosa Ma.

En el patio trasero, la familia ampliada se reunió con la esperanza de consolar el dolor de una madre, mientras clientes preocupados también pasaron por allí. En Miramar, donde vive la familia, conmocionados vecinos recordaron al cariñoso y divertido niño que a menudo veía el video con la canción Beat It de Michael Jackson en YouTube y hacía sus mejores pasos de baile.

“No puedo sentir nada”, dijo Ma, mientras alternaba entre el silencio y las lágrimas. “No tengo palabras”.

“Era realmente bueno”, dijo Abbyomi Johnson, de 19 años, quien a menudo observaba a Aaron y sus dos hermanos más jóvenes. “Era un niño divertido”.

Hasta el domingo, la policía no había hecho aún un arresto en el caso. Sólo dijo que el intento fue claramente un robo y que los asaltantes huyeron a toda velocidad del salón en el 14832 de la Séptima Avenida del Northwest en una camioneta Dodge Ram.

El sábado, la policía recorrió el noroeste del Condado Miami-Dade con fotos de los ladrones que entraron en la tienda a eso de las 7:30 p.m. También dieron a conocer un video de supervisión de la tienda que mostró a uno de los asaltantes con su cabeza cubierta con una camisa roja; el otro no escondió su cara.

La cinta muestra que ambos hombres entraron por la puerta de cristal abierta de la tienda mientras la empujan y luego saliendo, Durante la salida, uno de los hombres armados, que usaba una camisa negra, blue jeans y una cinta roja en la cabeza, hizo un disparo. Su rostro no estaba cubierto.

Los clientes y los extraños mostraron su aprecio en las afueras de la tienda de uñas, creando un lugar de recordación con osos de peluche, flores y globos. Había como 400 de ellos.

“El peor dolor es perder un hijo”, dijo ella. “No queremos que ninguna familia tenga que pasar por lo que nosotros estamos pasando ahora”.

El viernes empezó como cualquier día en la casa Vu. Aaron despertó y fue a levantar a su mamá como siempre lo hizo, cerca de las 6:30 a.m.

Pronto, él, su hermana de 8 años y su hermano de 5 salieron camino a la escuela. El desayuno lo hicieron en McDonald’s. El pidió el burrito, su favorito, con un smoothie de mango.

“Yo siempre lo acompañó hasta adentro”, recordó ella, agregando que le pidió $5 para comprar papitas. Entonces dijo, “Recuerda llevarme a Target”.

El viaje a Target estaba planeado para esa noche, donde Aaron tenía pensado buscar el resto de sus regalos de cumpleaños.

“Nunca sucedió”, dijo ella llorando. “Yo le iba a comprar cualquier cosa que quisiera”.

Una popular especialista de uñas cuyos clientes empiezan a hacer fila a las 5:30 a.m., la vida de Ma giraba en torno a sus niños. Hace unos años con la idea de pasar más tiempo con Aaron, ella recortó sus horas y días de trabajo en el salón. A los clientes no les molestó. Venían desde tan lejos como South Dade preguntando por “Lynn” y haciendo referencia al diseño de manos gratis que habían visto en su Instagram

Adentro, ella recordaba todos sus nombres, les preguntaba sobre sus vidas y les contaba sobre los más recientes de Aaron y sus hermanos. Los dos niños más jóvenes estaban en el salón ese día igual que otros niños de los clientes que habían venido para que ella o Vu hicieran sus uñas, puesto que se acercaban las festividades de Thanksgiving.

“Mi mamá estaba adentro. El le apuntó a la cabeza con un arma. Estoy agradecido de que ella esté viva”, dijo un cliente que dejaba un enorme oso de peluche con globos en el monumento recordatorio. “Habían niños que tuvieron que ver eso”.

La policía le pidió a la familia que no hablara acerca de lo que había sucedido en el salón. En su lugar, hablaron sobre Aaron, un niño al que le encantaba bailar, dibujar, comer panquecas y proteger a sus hermanos. Un niño que siempre pensó en los demás.

Dos días antes de su muerte, Aaron llamó a su abuela en Portland y le deseo un feliz cumpleaños. Se tomó la libertad de planificar una visita durante el verano para él y sus dos hermanos menores, recordaron su tía y su abuela, sonriendo al contar la historia de como incluso trató de planear el itinerario. El mismo día, escribió una carta al director de sus escuela en donde escribió “Feliz cumpleaños, Sra. Brady. Gracias por todo lo que ha hecho por mi”, dijo su madre.

“El tenía toda su vida por delante”, dijo Pham.

Su madre dijo, “Las cosas que le prometí no las he hecho”.

La policía ha publicado una recompensa de $3,000 por información que lleve al arresto en el caso. Cualquiera que tenga información relacionada con el tiroteo puede contactar a CrimeStoppers por el 305-471-8477 o 866-471-8477.

También se puede compartir información a través de www.crimestoppersmiami.com. Seleccione “Give a Tip” o envíe un mensaje al 274637. Escriba CMSD y la información.

La reportera del Miami Herald Jacqueline Charles contribuyó con este reportaje.

Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: