Escuche un nuevo round de la pelea entre Raúl Martinez y Carlos Hernández

Hoy en De Regreso a Casa
De Regreso a Casa | Enero 14 de 2014
Inmuebles municipales sin nombres de políticos


El alcalde de Hialeah, Carlos Hernández, solicitará el martes al Concejo de esa ciudad aprobar tres resoluciones para eliminar de cuajo el nombre de inmuebles municipales bautizados hace varios años en honor al ex alcalde Raúl Martínez, a su esposa Angela, y al ex senador Roberto Casas, un aliado político de Martínez.


“Voy a llevar estas resoluciones para remover el nombre de estas personas de las propiedades de la Ciudad”, dijo Hernández. “Si las resoluciones son aprobadas, los nombres serán retirados inmediatamente”.


Hernández indicó que la medida permitirá la eliminación del nombre de Raúl Martínez de la sede central del municipio, un edificio de cuatro pisos ubicado en el 501 Palm Avenue.


Además se borrará el nombre de Angela Gardens en un edificio municipal de 18 apartamentos rentados a ancianos de bajos recursos ubicado en el 695 de la calle 2 del oeste. El nombre de este edificio de tres pisos fue establecido el 5 de octubre del 2005 en honor a la esposa del ex alcalde Martínez, Angela, durante la administración de este, dijo Hernández.


El tercer caso es el de un parque de poco más de dos acres ubicado en la avenida 33 del oeste y la calle 79, el cual fue bautizado en el 2003 en honor al ex senador Roberto Casas. En el 2011, Casas ofreció su respaldo político a la candidatura de Martínez, cuando este competía contra Hernández en las elecciones para la alcaldía.


Martínez, quien prefirió no realizar mayores comentarios sobre el tema, sólo calificó la medida de una “bajeza de un delincuente” en clara referencia al alcalde.


Hernández se limitó a decir que: “Raúl Martínez puede tener su opinión pero el pueblo lo conoce muy bien [...] ya he hablado suficiente de él y no vale la pena seguir haciéndolo”.


Por su parte, Casas, de 82 años, dijo que la medida era una “bobería” de Hernández motivada por un revanchismo político que acentúa la división de una comunidad en vez de enfocarse en unirla.


“Quizás en el futuro salga un alcalde que no tenga la roncha que tiene este hombre”, dijo Casas. “Ahora él tiene el poder en la mano y el control de un Concejo cuyos miembros sólo hacen lo que él dice, y eso está muy mal, no hay un balance de poderes”.


Hernández rechazó que la iniciativa se trate de una revancha personal contra sus principales enemigos políticos.


“Esto no tiene nada que ver con una revancha contra nadie”, aseguró Hernández. “Todo esto es la respuesta a un pedido del pueblo. La gente en la calle me lo pedía y en varias ciudades se ha visto esta molestia ya que luego de que algunas autoridades son electas empiezan a bautizar parques y calles con sus nombres. Eso no debe ser así”.


El alcalde enfatizó que la medida de eliminar los nombres de Martínez, su esposa Angela, y el de Casas de propiedades municipales se complementa con la Ordenanza de Preservación Histórica aprobada en noviembre con el voto unánime de los siete miembros del Concejo. Esa ordenanza prohibió el futuro bautizo de toda infraestructura municipal con nombres de autoridades vivas o el de sus familiares.


La presidenta del Concejo, Isis García-Martínez, ha dicho que el reconocimiento del legado de una persona que asume un cargo público debe realizarse “al final de toda una vida”.


Poco después de conocerse la ordenanza, Martínez dijo que la iniciativa de Hernández era un intento de borrar parte de la historia de Hialeah. Martínez, quien gobernó esa ciudad por más de dos décadas, enfatizó que su administración ha sido la etapa de mayor desarrollo en la ciudad con la construcción de numerosa infraestructura pública, entre ellas parques, calles, comedores públicos y viviendas para ancianos de bajos recursos.


Hernández y Martínez formaban parte de un mismo núcleo político. Incluso, en el 2008 cuando Martínez aspiró al Congreso, Hernández respaldó su candidatura mientras otros políticos de marcaron sus distancias.


Sin embargo, en noviembre del 2011, Martínez compitió contra Hernández para la alcaldía. Cinco meses antes, Hernández había asumido el cargo de manera interina debido a que Julio Robaina renunció para aspirar sin éxito a la alcaldía condal.


Según Martínez, la Ciudad había recortado drásticamente los horarios de atención de parques, bibliotecas y estaciones de policía, entre otros servicios, debido a la mala administración municipal. La campaña municipal agudizó la rivalidad entre ambos políticos.


Para Casas, el alcalde Hernández tiene un doble discurso ya que por un lado arremete contra sus opositores, pero por el otro fue capaz de bautizar parte de la Calle 10 del este de Hialeah con el nombre de Banah Sweet Way, en honor a Banah Sugar, una empresa azucarera perteneciente a Alex Pérez, un ex convicto por narcotráfico.


“Mi honor está intacto, soy una persona honesta y eso lo sabe la comunidad”, dijo Casas. “No tengo una vida de escándalos, ni mi nombre ha sido vinculado a casos de narcotráfico, pero Banah Sugar sí”.
Hernández indicó que, de aprobarse las resoluciones, la mañana del jueves se organizará una cuadrilla de obreros municipales para remover los nombres de Martínez, su esposa y Casas de los inmuebles municipales.

Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, Fl - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: