EEUU moviliza sus recursos en busca de los autores de los atentados de Boston

De acuerdo con esta organización, los grupos patrióticos han alcanzado niveles récord en 2012 y han experimentado un crecimiento del 813 % en los últimos cuatro años.
EFE | Abril 16 de 2013
Las autoridades de Estados Unidos están movilizando imponentes recursos para esclarecer los atentados ocurridos ayer en Boston, los primeros en suelo estadounidense desde los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, y que han conmocionado al país.

Al menos tres personas resultaron muertas, entre ellas un niño de ocho años, y más de 140 fueron heridas, de ellas 17 en estado crítico, como resultado de dos bombas que explotaron en un breve lapso cuando el célebre maratón de Boston se encaminaba a su final.

Hasta el momento, no hay detenidos ni sospechosos y las autoridades no se han atrevido, al menos oficialmente, a calificar el suceso de "ataque terrorista", aunque todo indica que las explosiones son la expresión indudable de un "acto de terror".

El presidente estadounidense, Barack Obama, en un mensaje ayer desde la Casa Blanca se limitó a prometer a la nación que "todo el peso de la justicia" caerá sobre los responsables, pero admitió que el Gobierno no sabía quién había sido ni por qué había ocurrido.

"Todavía no sabemos quién lo hizo ni por qué. Y la gente no debería extraer conclusiones hasta que no tengamos todos los hechos. Pero que nadie se equivoque", advirtió Obama.

"Iremos hasta el final. Averiguaremos quién lo ha hecho y por qué lo ha hecho. Todo el peso de la ley caerá sobre cualquier individuo o grupo responsable de esto", aseguró.

El Buró Federal de Investigaciones, el FBI, ha asumido la dirección de las pesquisas, en las que también participan otras agencias federales como la Oficina para el Alcohol, el Tabaco, las Armas de fuego y Explosivos (ATF) y el Departamento de Seguridad Nacional, así como la Guardia Nacional y las policías estatal y local.

El papel protagonista del FBI confirmaría, según los observadores, que las autoridades siguen la pista de un acto criminal de naturaleza terrorista, aunque podría ser de origen tanto interior como exterior.

Según las primeras averiguaciones, las bombas utilizadas fueron pequeños artefactos, pero mientras no se determine el tipo de explosivo utilizado no se dilucidará si el ataque fue obra de algún individuo o grupo autóctono o de una organización extranjera.

En sus primeras comparecencias ante los medios, la policía de Boston indicó que no se habían recibido amenazas ni advertencias previas a las mortíferas explosiones.

Los atentados se producen en un momento en el que los estadounidenses están inmersos en un apasionado debate sobre el control de las armas de fuego, tras la matanza ocurrida a mediados de diciembre en la escuela elemental de Newtown, Connecticut, en la que perecieron una veintena de niños y varios de sus profesores, acribillados a balazos por un joven desequilibrado que terminaría suicidándose.

En el pasado, los intentos del Gobierno de poner límites a la circulación de las armas de fuego entre la población, sobre todo de las más mortíferas como los rifles de asalto, ha dado pábulo a los grupos nacionalistas más extremistas que defienden, incluso violentamente, el derecho a llevar armas en este país.

Según recordaba hoy el diario The Washington Post, la perspectiva de una legislación federal sobre las armas de fuego ha exacerbado la actividad de los grupos "patrióticos" más violentos, de acuerdo con un reciente informe del Southern Poverty Law Center, un centro especializado en el seguimiento de estos grupos.

De acuerdo con esta organización, los grupos patrióticos han alcanzado niveles récord en 2012 y han experimentado un crecimiento del 813 % en los últimos cuatro años.

EE.UU. no había visto escenas como las de Boston, cuerpos ensangrentados, miembros desgarrados y expresiones de aturdimiento y dolor, desde los atentados perpetrados por Al Qaeda el 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono en Washington.

Pero el origen de las bombas de Boston podría estar mucho más cerca.

En una carta dirigida al Secretario de Justicia, Eric Holder, el mes pasado, el Southern Poverty Law Center alertaba de que, como en el período anterior al atentado de Oklahoma, se asiste a una multiplicación de las amenazas por parte de estos grupos que temen que el Gobierno acabe arrebatándoles sus armas.

Por estas mismas fechas, un 19 de abril de 1995, un terrorista americano, Timothy McVeigh, hacía estallar un camión bomba ante un edificio federal en la ciudad de Oklahoma y acababa con la vida de 168 personas.
Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: