‘Dreamer’ de Florida es liberado tras cruzar frontera

Aunque sea sin papeles estoy feliz de haber regresado, dijo Javi.
El Nuevo Herald | Octubre 2 de 2013
BRENDA MEDINA
BMEDINA@ELNUEVOHERALD.COM

Javi está casi de regreso al lugar que llama su hogar.

El lunes, Javier “Javi” Galván, de 16 años y quien creció en Jacksonville, cruzó la frontera de México a Estados Unidos y se entregó a las autoridades de inmigración en Laredo, Texas, junto a otros 31 jóvenes. El grupo pidió asilo humanitario.

Los jóvenes, acompañados de tres padres que cruzaron con sus hijos, fueron trasladados a un centro de detención para los indocumentados. Unas horas más tarde, Javi, su padre Javier Galván, y otras seis personas obtuvieron la libertad condicional “por razones humanitarias”, debido al “alto interés público” en sus casos, según documentos de las autoridades de inmigración.

La operación es parte de una campaña de la Alianza Nacional de Jóvenes Inmigrantes (NIYA), que reta las políticas migratorias del presidente Barack Obama, quien ha hablado de la importancia de reunificar familias mientras las deportaciones van en aumento. En agosto, tres jóvenes indocumentados viajaron a México y regresaron con seis más que habían sido deportados o habían salido del país voluntariamente en años recientes. Todos recibieron libertad condicional mientras piden visas humanitarias.

Ahora se les conoce como los “Dream 9”.

Todos estos jóvenes crecieron en Estados Unidos y calificarían para el llamado DREAM Act, un proyecto de ley que abriría un camino a la ciudadanía a aquellos indocumentados que fueron traídos al país cuando eran niños. Este proyecto ha estado estancado por más de una década en el Congreso.

“Me sorprendió mucho que me liberaran el mismo lunes”, confesó Javi, en entrevista telefónica desde Laredo. “Ahora me preocupan los otros jóvenes que vinieron conmigo. Ellos también se merecen ser liberados porque, al igual que yo, solo quieren regresar a casa”.

Javi estará de camino a Jacksonville en autobús o tren junto a su padre el miércoles. En esa ciudad vivió desde los 3 años, cuando sus padres lo trajeron ilegalmente por la frontera desde Morelia, Michoacán. El joven se enteró de que no tenía papeles cuando terminó la escuela intermedia y empezó a buscar información sobre la universidad.

Luego en el 2011, los Galván, quienes para entonces habían tenido dos hijos más en Estados Unidos, regresaron a Michoacán porque las abuelas de Javi estaban gravemente enfermas. Fue la primera vez que Javi pisara su tierra natal en una década. Pero en Morelia, Javi sufrió acosos, asaltos y hasta amenazas de muerte por parte de sus compañeros de escuela preparatoria. Hace unos meses abandonó la escuela e intentó en tres ocasiones regresar a EEUU con sus padres, cruzando el río Bravo y caminando por el desierto. No tuvo éxito.

Mohammed Abdollahi, uno de los líderes de NIYA, dijo que la liberación de algunos del grupo de 32 que cruzó la frontera el lunes demuestra las grietas en el sistema migratorio actual.

El año pasado, el gobierno federal empezó a permitir a los llamados ‘dreamers’ hacer una solicitud por alivio temporal contra la deportación. Además en el 2011, el entonces director de la Policía de Inmigración y Aduana (ICE) le pidió a sus agentes usar discreción a la hora de arrestar y deportar a personas sin antecedentes criminales.

Pero las deportaciones de indocumentados jóvenes sin antecedentes criminales continuaron.

“Aunque algunos califican para protección bajo ciertas reglas, siguen siendo deportados sin que nadie se entere”, dijo Abdollahi. “Es solo ahora que sus casos se hacen públicos que las autoridades deciden dejarlos regresar”.

Agregó: “¿Por qué unos casos son más importantes que otros? Deben liberarlos a todos”.

El riesgo que corren los jóvenes al cruzar la frontera y entregarse a las autoridades es que pueden volver a ser deportados. Además, otros activistas temen que la acción de NIYA pueda tener un impacto negativo en un proyecto bipartidista de reforma migratoria que beneficiaría a los más de 11 millones de indocumentados en el país.

Pero para la gente que logra volver, como Javi y su padre, esa opinión carece de importancia. Ahora el joven por lo menos puede ir a la escuela, educarse y eventualmente ayudar a la familia.

“Aunque sea sin papeles estoy feliz de haber regresado”, dijo Javi.

1 Comentarios
Página 1 de 1
  • 1 
1 Okrxpghy | hace 26 semanas Deep thinking adds a new dioisnemn to it all. Responder
  • 1 
Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: