Chofer que estrelló autobús en aeropuerto de Miami no escuchó alertas de pasajeros

Hernández indicó que Ferreiro llevaba trabajando un par de meses en la compañía y había sido recomendado por otro chofer.
EFE | Diciembre 3 de 2012
Enrique Flor, Brenda Medina y Anna Edgerton
eflor@elnuevoherald.com

Segundos antes de intentar ingresar por un paso a nivel en el Aeropuerto Internacional de Miami, el chofer del autobús en el que murieron dos personas y quedaron heridos 30 miembros de una congregación de Testigos de Jehová, ignoró no sólo las señales de límite de altura sino las advertencias de los propios pasajeros, reveló el domingo la hija de una sobreviviente.

La joven, que pidió que no se le identificara, indicó que su madre le relató cómo varios pasajeros intentaron persuadir al chofer para que retrocediera.

“Cuando vieron que se iba a meter por debajo del puente, las personas que estaban en la parte delantera del autobús le dijeron al chofer que estaba yendo por un camino que no debía”, dijo la joven a una reportera de El Nuevo Herald. “Incluso le pidieron que diera marcha atrás, pero él no hizo caso y se estrelló”.

Serafín Castillo, de 86 años, y Francisco Urena, de 56 años, fallecieron el sábado luego de que el techo del autobús de 11 pies de altura se empotrara violentamente contra la viga de concreto bajo la cual pueden pasar sólo vehículos con menos de 8 pies y 6 pulgadas de altura.

El autobús era conducido por Ramón Ferreiro, de 47 años y quien sólo sufrió heridas leves. Ferrero conducía un Van Hool de 1999, de la empresa Miami Bus Service.

Ferreiro podría enfrentar cargos de negligencia criminal, salvo que los reportes de toxicología muestren que se encontraba bajo la influencia de alcohol o drogas.

La posibilidad de demandas civiles contra la compañía y el conductor dependerán del tipo de contrato que se haya firmado con la congregación, dijo Michael Milton, un abogado especializado en accidentes de vehículos.

Milton precisó que el aeropuerto, administrado por el Departamento de Aviación del Condado Miami-Dade, tendría inmunidad ante las potenciales demandas civiles. Sin embargo, agregó que si las señales son consideradas insuficientes o erróneas, podrían estar sujetos a cargos de negligencia operacional.

El domingo, vecinos de Castillo criticaron que Ferreiro haya decidido pasar por una vía señalizada con tres enormes carteles que establecen el límite de altura de los vehículos para ingresar a la zona de vuelos de arribo del aeropuerto.

“Me cuesta creer esta tragedia”, dijo Oswaldo Mesa, un camionero y vecino de Castillo. “Por más novato que sea un chofer, me resulta increíble que ese hombre haya decidido pasar por ahí. El debió aguantarse, no debió seguir”.

La dueña de Miami Bus Service, Mayling Hernández, dijo que no sabía si Ferrero era consciente de la altura del autobús.

“Eso se lo tienes que preguntar a él”, dijo Hernández a una reportera de The Miami Herald.

Hernández indicó que Ferreiro llevaba trabajando un par de meses en la compañía y había sido recomendado por otro chofer.

“Cualquier persona que maneja puede sufrir un accidente, en cualquier trabajo ocurre”, agregó Hernández. “Este fue su trabajo y él tuvo un accidente”.

En el parque de hogares móviles Li’l Abner, en Sweetwater, donde vivía Castillo, éste fue recordado como una persona querida y respetada en la comunidad.

“A pesar de su edad era un hombre muy activo y se hacía querer porque siempre estaba dispuesto a ayudar a los demás”, aseguró Clara Pupo, una cubana que desde hace cinco meses rentaba una habitación en el hogar móvil de Castillo. “Me dolió muchísimo enterarme de esta tragedia”.

Nacido, en La Habana, Castillo se encontraba retirado tras dedicar la mayor parte de su vida al giro de la reparación de viviendas en Estados Unidos, aseguró Pupo.

Otra vecina, Lissette Mastrapa, manifestó que uno de los dos hijos de Castillo, Tomás, llegó al parque de hogares móviles el sábado por la tarde. Mastrapa se sintió extrañada por la visita ya que sabía que Castillo había salido temprano hacia una asamblea general de los Testigos de Jehová, en West Palm Beach.

“Cuando me dijo que su padre había sido una de las víctimas del accidente del aeropuerto, me quedé en shock”, manifestó Mastrapa. “El era una persona buena, muy servicial, que no merecía algo así”.

El domingo, afuera de la modesta casa de Castillo se encontraban varios vehículos estacionados, pero nadie atendió la puerta.

En Kendall, afuera de la casa de la otra víctima, Urena, también se encontraban estacionados varios vehículos de parientes y amigos de la familia, pero se disculparon de ofrecer declaraciones a la prensa. Su cuñada Sonia Taveras se limitó a decir que los únicos autorizados a hablar eran los hijos: Anarshile y Frank.

Urena, de origen dominicano, se encontraba casado con Norma Taveras. Desde hace casi seis años trabajaba en el departamento de atención al cliente de la cadena de tiendas Nordstrom, de acuerdo con su cuenta en Facebook.

En el templo a donde asistían Castillo y Urena, denominado Salón del Reino de los Testigos de Jehová, en el 11699 de West Flagler, no se ofreció ningún servicio religioso el domingo. El local estaba cerrado con candados, aunque la reja del estacionamiento se encontraba abierta. Hasta la tarde, permanecían 28 autos de miembros que habían acudido a la asamblea religiosa en West Palm Beach.

Urena fue uno de los 15 pacientes que fueron trasladados de emergencia al Hospital Jackson Memorial, el resto fue conducido a otros cuatro hospitales. A pesar del esfuerzo de los cirujanos, Urena falleció. Otros dos se encuentran en condiciones críticas, ocho estables y cuatro fueron dados de alta el sábado.



Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, Fl - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: