Broward y Miami-Dade reorganizan distritos electorales

Los votantes de los precintos atestados se sentían frustrados, dijo Sharief.
El Nuevo Herald | Julio 15 de 2013
Amy Sherman
asherman@MiamiHerald.com
Amy Sherman The Miami Herald

Los funcionarios electorales de Broward y Miami-Dade están reorganizando cientos de distritos electorales con el objetivo de reducir las largas filas de votantes que plagaron las elecciones presidenciales de noviembre pasado y pusieron en entredicho al estado.

En Broward, Brenda Snipes, la supervisora de elecciones del Condado, inició el proceso en junio, con el objetivo de completar el trabajo antes de septiembre, más de un año antes de la elección para gobernador del 2014.

En Miami-Dade, la oficina de elecciones del Condado espera presentar un nuevo plan sobre los precintos a los comisionados del Condado a principios del 2014, dijo la vocera Christina Blanco. En Broward, Snipes es una funcionaria electa, por lo que los comisionados del Condado no tienen que aprobar su plan, y ella no tiene planes inmediatos de buscar la opinión del público.

Miami-Dade había planeado la reorganización de sus precintos antes de las elecciones del 2012, pero la retrasó debido a la preocupación de que los votantes asignados a los nuevos precintos se confundieran en el día de la elección presidencial. En vez de eso, los votantes de muchos precintos hicieron filas durante varias horas esperando para votar.

Ambos condados, que tienen más de 1 millón de electores cada uno, tienen cerca de 800 precintos. Algunos se combinan en la misma ubicación.

The Miami Herald pidió entrevistar a Snipes, pero se le dijo que ella estaba fuera de su oficina esta semana. Su portavoz, Mary Cooney, dijo que el objetivo principal de la oficina es encontrar una solución para los grandes precintos y, posiblemente, combinar los pequeños, “pero aun no se ha comenzado a trabajar con ninguna de ambas categorías”.

Miami-Dade tiene como objetivo tener un límite de 2,500 votantes por precinto. En el 2012, alrededor del 19 por ciento de los precintos del condado de Miami-Dade superaba esa cifra, y el mayor –South Kendall Community Church, en Country Walk– tenía 8,303.

Broward cuenta con cerca de dos docenas de precintos con más de 3,000 electores. Sus precintos más poblados se encuentran en la parte occidental del condado. Junto con la extensión de la boleta y otros factores, los desbordantes precintos dieron lugar a algunas largas líneas de electores en noviembre, a pesar de que una gran parte de los electores votan ahora mediante el voto ausente o por votación anticipada, en lugar de hacerlo en el día de la elección.

El proceso de rediseñar los precintos y redistribuir a los votantes no es fácil: Se trata de examinar el registro de votantes y las estadísticas de participación electoral en cientos de precintos con el objetivo de reducir las líneas de votantes.

Decenas de miles de votantes de Broward y Miami-Dade podrían ser asignados a votar en un precinto diferente al que tenían antes. Sin embargo, los votantes se mantienen en sus mismos distritos y el proceso de revisión no va a cambiar quién representa a los votantes en el Congreso, la Legislatura o en las oficinas locales.

Broward estableció un contrato de $36,000 con International Computer Works para ayudar con el proceso. Miami-Dade no planea utilizar a un proveedor externo.

Después de las elecciones del 2012, el secretario de Estado de la Florida, Ken Detzner, mencionó a Miami-Dade y Broward entre un puñado de condados que tuvieron un “desempeño inferior” en la elección.

En promedio, en Miami-Dade, el tiempo de espera fue de 73 minutos después del cierre de las urnas a las 7 p.m. Fue de 25 minutos en Broward, según un estudio reciente de los precintos en todo el estado, del que fue coautor el profesor de ciencias políticas Daniel Smith, de la Universidad de la Florida.

Es una práctica común de las oficinas electorales el rediseñar los precintos después de la redistribución de distritos. Una gestión a fondo para volver a trazar los distritos en ambos condados se realizó en el 2002. Desde entonces, el número de votantes registrados ha crecido en más de 200,000 en Broward.

La oficina de Snipes no tiene planes para recoger nuevas opiniones públicas para el proceso de rediseñar los precintos, aunque puede basarse en la información que escuchó de los votantes y los diversos grupos y comités como consecuencia de la elección. Miami-Dade planea realizar varias audiencias públicas, aunque ninguna ha sido programada aun.

Aunque Snipes no necesita la aprobación de la Comisión del Condado para su plan de rediseñar los precintos, esto podría surgir durante las negociaciones presupuestarias.

En la solicitud de presupuesto de Snipes a la Comisión del Condado en mayo, ella pidió dinero para contratar a un nuevo especialista en cartografía SIG y $16 millones en equipamiento para comprar nuevos escáneres de votación, modems para los precintos, casillas de votación y otros equipos para el día de las elecciones o para los sitios de votación anticipada. No está claro si los comisionados aprobarán su solicitud completa cuando voten sobre el presupuesto en septiembre, pero algunos lo han cuestionado.

“Todo el mundo quiere más dinero”, escribió en un tweet la comisionada Stacy Ritter, del condado de Broward, durante un taller sobre el presupuesto realizado en mayo. “Sí, las cosas están mejorando, pero no tanto ni tan rápido”.

En una entrevista, el comisionado Marty Kiar cuestionó si Snipes podrá añadir más precintos si el Condado no le concede su solicitud de presupuesto para más equipos.

La comisionada Barbara Sharief, de Miramar, en el condado de Broward, representa a parte del condado que tenía algunos de los mayores precintos electorales. El día de las elecciones, un precinto recibió a tantos votantes que se quedó sin boletas, dijo. En la biblioteca de Miramar, en la jornada electoral, “se podía ir allí en cualquier momento a tiempo, y encontrar de 500 a 700 personas”, dijo.

Los votantes de los precintos atestados se sentían frustrados, dijo Sharief.

“Hubo personas que se salieron de la línea, que dijeron que habían estado aquí por tres horas y no estaban en esa línea”, dijo.
Lori Edwards, presidenta de la Asociación de Supervisores de Elecciones de la Florida, que es supervisora en el Condado de Polk, calificó la reorganización de los votantes en los precintos como “un mal necesario”.

“A los votantes no les gusta el cambio”, dijo. “Cada vez que se mueve la línea de un precinto, las cosas se vuelven más convenientes para algunas personas y menos convenientes para otras”.

Patricia Mazzei, reportera de The Miami Herald, contribuyó a esta historia.

Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: