A referendo el estadio de los Dolphins

El referéndum está supeditado a una legislación estatal que la Cámara de la Florida o en el Senado tienen aún que aprobar.
El Nuevo Herald | Abril 11 de 2013
Patricia Mazzei y Douglas Hanks
pmazzei@MiamiHerald.com
Patricia Mazzei y Douglas Hanks The Miami Herald

La Comisión de Miami-Dade aprobó el miércoles pedir a los votantes que se aumenten los impuestos a los hoteles para costear una renovación del estadio de los Miami Dolphins, un subsidio de $289 millones que el alcalde Carlos Giménez dijo que abre nuevos caminos en cuanto a la forma en que el gobierno subsidia a las instalaciones deportivas.

El voto establece lo que el jefe de elecciones del condado dijo que sería el referéndum más rápido que se haya celebrado en Miami-Dade, pues los votantes considerarán el 14 de mayo un plan que sólo se dio a conocer en detalle la noche del martes. La urgencia se debe a la competencia entre Miami Gardens y Santa Clara, California, por ser la sede del Super Bowl 50, que la Liga Nacional de Fútbol asignará a más tardar el 22 de mayo.

“Le debemos a la comunidad la posibilidad de decidir lo que desee”, dijo la presidenta, Rebeca Sosa. “Eso va a eliminar un poco los dolores del pasado”.

Casi cinco horas de discusión trajeron pocas sorpresas, pues se esperaba que los comisionados aprobaran el plan aprobado por Giménez, que llegó al cargo en gran parte gracias a su oposición en el 2009 a la construcción del nuevo estadio de los Marlins de Miami, financiado en su mayor parte con fondos públicos. La reacción contra dicho acuerdo dominó el miércoles, pues los comisionados
señalaron en varias ocasiones las diferencias entre el acuerdo con los Marlins y el plan propuesto por el Estadio Sun Life.

Algo que da una medida de las persistentes consecuencias políticas es que pasaron 90 minutos antes de que alguien se decidiera a pronunciar la palabra “Marlins”, aunque hubo amplias referencias al “otro acuerdo”.

El día trajo una peculiaridad: Giménez había exigido anteriormente que el dinero de los impuestos se otorgara sólo si la NFL daba a Miami Gardens el hito del 50 Super Bowl, o el 51 como un premio de consolación. Ambas sedes serán otorgadas por los propietarios de la NFL el 22 de mayo, una semana después del referéndum.

Los ejecutivos de la NFL se resistieron, y uno de los asesores del alcalde dijo que ese era el último punto significativo en las negociaciones, que se extendieron hasta cerca de la medianoche del lunes. El miércoles, el presidente ejecutivo de los Dolphins, Mike Dee, reveló que los funcionarios de la liga se oponían a permitir que Miami-Dade vinculara los fondos para el estadio con la adjudicación de un juego específico, por lo que el texto de la boleta para el referéndum se cambió a aprobar el aumento de los impuestos, siempre y cuando a Miami se le otorgue algún Super Bowl en mayo.

Dee dijo que el plan original podría hacer que los dueños de la NFL sintieran que Ross había “contaminado la integridad del proceso”.

Sin embargo, Giménez y al menos un comisionado dijeron que no verían con buenos ojos que la NFL otorgara inesperadamente al Sun Life un Super Bowl posterior. “Yo no quiero el 52”, dijo el alcalde.

Los comisionados emitieron dos votaciones: una para establecer la elección especial, y la otra para dar la aprobación condicional al acuerdo sobre la renovación.

El referéndum está supeditado a una legislación estatal que la Cámara de la Florida o en el Senado tienen aún que aprobar.

Votaron por el referéndum, en una votación de 9 a 2: Sosa y los comisionados Bruno Barreiro, José “Pepe” Díaz, Sally Heyman, Barbara Jordan, Jean Monestime, Dennis Moss, Javier Souto y Juan C. Zapata. Votaron en contra los comisionados Esteban “Steve” Bovo y Xavier Suárez. La vicepresidenta Lynda Bell y la comisionada Audrey Edmonson estaban fuera de la ciudad.

La votación para aprobar el acuerdo fue de 8 a 3, pues Zapata cambió a “no”.

Ese voto fue preliminar, en espera de la aprobación de los votantes y de dos votaciones adicionales de la comisión acerca de aumentar la tasa de los impuestos a los hoteles, del 6 por ciento al 7 por ciento. La segunda de esas votaciones, que tendrá lugar después del referéndum pero antes de la reunión de los dueños de la NFL, incluiría la primera y única audiencia pública .

No hubo ningún foro público el miércoles, aunque los grupos vinculados a la operación —los Dolphins, el comité anfitrión del Super Bowl y la Oficina de Visitantes y Convenciones del Miami Metropolitano— expresaron su opinión.

Miami-Dade proporcionaría al equipo de fútbol cerca de $7.5 millones al año, para un total de $289 millones de dólares durante 26 años. Los Dolphins le reembolsarían al condado entre $112 millones y $120 millones en 30 años.

Giménez dijo que el condado se beneficiaría, porque los Dolphins han acordado traer una serie de importantes eventos deportivos, entre ellos cuatro Super Bowls, en los próximos tres decenios, o pagar hasta $120 millones en multas en 30 años.

“Estos eventos son una inyección de energía para nuestra economía local y representan un claro retorno de las inversiones”, dijo.

Pero unos pocos comisionados elegidos durante la secuela del acuerdo con los Marlins, cuestionaron el sentido de dar fondos públicos a un estadio que es propiedad privada de un multimillonario, el urbanizador Stephen Ross.

“Es hora de reconsiderar si estos impuestos se deben utilizar para este tipo de propósitos”, dijo Suárez. “Muchos residentes de la Florida se están cansando de rescatar a grandes franquicias”.

Bovo sostuvo que someter la propuesta a los votantes proporcionaría una cobertura política a la comisión. “Somos un poco como Poncio Pilato, lavándonos las manos en el asunto”.

Bovo y Zapata también expresaron preocupación acerca del lenguaje de la boleta, sugiriendo que había sido redactado para favorecer la aprobación del acuerdo. Por ejemplo, Bovo dijo que la redacción que habla de impuestos “adicionales” a los hoteles debe modificarse a “un aumento” de los impuestos.

“Lo que me sigue dando vueltas en la cabeza, es que esto fue escrito por un encuestador”, dijo Zapata. Después, Gimenez dijo tajantemente que los abogados del condado redactaron el lenguaje de la boleta para que reflejara con “precisión” el acuerdo.

Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: