BLOGS

Los Roques, un archipiélago bello y salvaje

En la bahía siempre hay embarcaciones y sobre un morro el faro, guía de los navegantes.
Enrique Cordoba | Abril 22 de 2013
ENRIQUE CÓRDOBA
ESPECIAL/EL NUEVO HERALD

El avión de18 pasajeros partió del aeropuerto de La Guaira y en un abrir y cerrar de ojos ya estábamos aterrizando casi sobre el mar en la pista del Gran Roque, puerta de entrada y de servicios de los 44 islotes o cayos y 250 bancos de arenas y recifes coralinos.

La primera imágen que se encuentra al descender del avión es de naturaleza salvaje y un mural en madera que dice: “El martes 6 de diciembre de 1842 llegó a la salina de Los Roques la goleta “Constitución” la cual traía de Colombia a Venezuela los restos del Libertador Simón Bolivar.

Esta nave permaneció anclada hasta la tarde del 12 de dicho mes, cuando en compañía de la corbeta “La Circe” y los bergantines “Caracas” y “Albatross” zarpó hacia La Guaira”.

Los viajeros caminamos bajo el fuerte sol y un cielo azul, por un sendero de arena coralina acompañado del sonido y la brisa del mar. Al lado, unos caserones de zinc haciendo las veces de oficinas de la terminal áerea y filas de pasajeros emocionados que van y vienen; y, a la vuelta de la esquina: El Gran Roque.

No hay grandes edificios ni cosas artificiales, sino un pueblo laberíntico, apacible y de unas cuantas calles. Residen 1,000 habitantes afortunados que viven en casas de una sola planta, a la sombra de palmeras, almendros y cocos.

Para el alojamiento, no hay que buscar hoteles de lujo sino muchas posadas acogedoras y cómodas de cinco o seis habitaciones. Tienen las paredes del frente pintadas en tonos alegres y en colores pastel.

Ya instalado lo inmediato es salir con curiosidad a inspeccionar los alrededores y hablar con los moradores: desde la puerta del hospedaje el paisaje invita al relax: oleaje, lanchas, yates y un centenar de alcatraces y aves marinas.

“Solamente esta isla y la de Krasky están pobladas”, dijo en el puerto el piloto de un bote. “Las más importantes son Francisqui, Nordisqui y Madrisqui, pero se mantienen desiertas, salvo en temporada de pesca, que es cuando se organizan expediciones de grupos y se montan campamentos o rancherías”, explicó.

En la bahía siempre hay embarcaciones y sobre un morro el faro, guía de los navegantes.

El catamarán está listo para salir y visitar las islas vecinas, nadar y tostarse al sol. Es posible nadar de un islote a otro por canales de agua transparente. Opcional: pesca, snorkeling o buceo para explorar el mar.

Este es un lugar extraordinario por la inmensa extensión de mar tranquilo, lagunas, cayos, playas blancas, aguas cristalinas y las múltiples especies marinas.

A la hora de comer el menú es variado: langostas, cangrejo, meros, chipichipi, picúas y pargos acabados de salir del mar.

Tiene razón quien dijo que Los Roques es un lugar para visitar antes de morir.•

Se puede viajar con www.costamar.com
Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Sobre el Autor Enrique Cordoba
Sobre el Blog Enrique Cordoba
Síganos en Twitter
Archivo
Octubre 2014
DLMMJVS
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031
Suscribase a este sitio añadir este sitio a RSS
Publicidad
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: